EL-SUR

Lunes 29 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

El PRD y su identidad

Marcial Rodríguez Saldaña

Septiembre 28, 2006

Después del desenlace formal de la elección presidencial del 2006 y de los acuerdos de la Convención Nacional Democrática que perfilan una nueva lucha por la renovación profunda de las instituciones políticas del país, el PRD entra en una nueva etapa en su vida política.
1. El PRD debe reivindicar y ratificar los principios que le dieron origen que encarnan los anhelos de las generaciones del pasado y ofrecen un proyecto idelológico y político nacionalista, democrático, popular y de justicia social, que se correlacione entre sus propuestas en las campañas electorales en las que participa con la forma de gobernar cuando el pueblo le confía el poder.
2. En Guerrero, es la hora –sin vacilaciones– de definir el rumbo del PRD. No puede haber otro camino más que el de recuperar el origen histórico de un pueblo representado por el ejemplo patriota de los insurgentes como Vicente Guerrero Saldaña, los hermanos Galeana; de los liberales como Juan Álvarez e Ignacio Manuel Altamirano, de los revolucionarios como J. R. Escudero, Genaro Vázquez y Lucio Cabañas y de cada generación como la de 1960 que derrocó al tirano Raúl Caballero Aburto.
3. Es el tiempo de que el PRD vuelva a sus raíces como un partido de izquierda, que no pierda su identidad, que no permita que connotados militantes de otros partidos, que han formado parte de gobiernos violadores de los derechos humanos como de los Figueroa y corruptos como el de René Juárez, utilicen al partido para sus ambiciones personales del poder.
4. En Guerrero, el PRD nunca ha necesitado en sus luchas ni políticas ni electorales para ganar representación popular, de personajes repudiados por la ciudadanía; más bien ésta ha confiado en el PRD precisamente por luchar en contra los gobiernos priístas señalados de corruptos y de sus funcionarios que se han servido del poder.
5. El PRD no puede dejarse arrastrar por el pragmatismo electoral, no puede ser arrasado por grupos o personajes que desde su interior abren las puertas a cualquiera, por quienes van recogiendo en el camino lo que encuentren, aun cuando se embarren las manos y hasta se las manchen de quienes han sido cómplices de sus adversarios históricos. Nada aportan al PRD quienes en otros partidos han sido repudiados por la sociedad, por el contrario mucho daño le hacen, pues esto le resta credibilidad y confianza de los electores. El PRD no debe permitir que los frutos desechados por otros partidos vengan a contaminar la nobleza de su lucha, que las manzanas de otros institutos políticos amenacen con desviar su destino.
6. El poder nunca se gana para siempre, si el PRD no corrige el camino, si no establece requisitos mínimos para impedir que ingresen al partido como militantes y luego como candidatos a cargos de elección popular personajes oportunistas rechazados por la ciudadanía, pronto va a pagar caro este grave error; si el PRD va a las contiendas electorales, se compromete con plataformas electorales y recibe la confianza del electorado y luego al llegar al poder forma gobiernos con personajes de gobiernos priístas que no tienen ningún compromiso con sus postulados, va a pagar los costos de estas decisiones.
7. El PRD se ha convertido en el partido mayoritario en Guerrero gracias a la confianza de la ciudadanía, no por los tránsfugas de otros partidos; es preferible acudir a las bases de otros partidos, a la gente del pueblo que ha sido engañada y utilizada por los saltimbanquis de la política; los personeros de otros partidos políticos no vienen al PRD para asumir sus principios, su ideología, sus postulados políticos; ellos vienen por lo que siempre los ha caracterizado, por sus intereses personales, pues cuando el PRI gobernaba y vivían del erario público, atacaban furibundamente al PRD, pero cuando en el PRI ya no les ofrecen posiciones, buscan en el PRD quien les abra cobijo para seguir medrando del poder.
8. Es la hora de la unidad de los perredistas en Guerrero, de sus fundadores, de quienes en condiciones adversas lucharon para derrocar a un régimen repudiado por el pueblo, de quienes se han sumado en el camino para compartir sus principios y han demostrado congruencia sistemática con su lucha; se avecinan nuevas contiendas, momentos de definiciones, en donde el PRD debe recuperar su identidad, con sus mejores cuadros para mantener unido al partido con la sociedad, para conservar la confianza de los electores y mantenerse no sólo como la primera fuerza política en el estado, sino convertirse en el partido que transforme las instituciones del viejo régimen para ponerlas al servicio de un proyecto de justicia social.

[email protected]