EL-SUR

Sábado 20 de Abril de 2024

Guerrero, México

Opinión

El sainete de Carlos Loret

Silvestre Pacheco León

Febrero 21, 2022

Aunque lo más álgido del debate del presidente Andrés Manuel López Obrador con el ex conductor de televisión Carlos Loret de Mola parece haber quedado atrás, en Guerrero no podemos dejar de manifestarnos contra ese personaje sin escrúpulos, capaz de hacer montajes y falsear noticias, aliado con criminales como Genaro García Luna, con tal de mantener el rating de audiencia y su popularidad como ex estrella de un canal de televisión dedicado a enajenar conciencias y a fortalecer el sistema de dominación del régimen neoliberal.
Carlos Loret se ha convertido en el peón por excelencia de la mafia en el poder cuyos estrategas han elaborado un sofisticado plan contra la 4T donde el reportero, ahora alejado de los medios televisivos para aparentar una independencia que no tiene, busca hacerse de una mayor audiencia para golpear desde ahí al dirigente del proceso transformador.
Con su reportaje carente de sustancia para sostener lo que afirma sobre un supuesto conflicto de intereses del hijo mayor del presidente con el dueño de la residencia que renta, es una burda maniobra que quiso pasar como verdad atenido a la audiencia que tiene, en un intento más de querer minar el prestigio de Andrés Manuel ahora que se realizará la consulta sobre la revocación de mandato. Y aunque los patrones de Loret saben que ni una pluma le arrancarán a ese gallo, el reportaje de Carlos Loret es un ensayo para medir el grado de penetración que puede tener una noticia falsa en el ánimo del público repetida hasta el infinito por radio y televisión durante determinado periodo de días.
Así es como la mafia del poder se va haciendo de un catálogo de recursos para escalar hasta el momento del golpe que pretende dar contra la 4T a sabiendas de que ésta resulta inofensiva para el sistema económico donde reina el capital.
Por eso son tan poquitos quienes se han quitado la máscara identificados como partidarios de Carlos Loret, apenas los beneficiarios del régimen neoliberal que cada sexenio panista o priísta hacían su botín con lo que robaban al erario público.
Su ira contra la 4T es porque el gobierno federal les ha quitado sus privilegios con los cuales ahora se beneficia a los pobres.
Claro que la mayoría de los mexicanos seguirá apoyando a AMLO quien se ha erigido en combatiente a ultranza de la corrupción y la impunidad, destinando el ahorro de lo que antes constituía el botín de la mafia del poder para repartirlo entre tanto pobre que ha generado el régimen neoliberal.
Los conservadores que son maestros en polarizar a la sociedad quieren crear las condiciones para un ataque de mayor calado que haga tambalear las instituciones tan sólidas como Carmen Aristegui, exponente de la libertad de expresión que ha sido debilitada por secundar la información a medias propalada por Carlos Loret con el claro propósito de golpear al presidente López Obrador.
Seguramente por la premura con la que se producen las noticias, Aristegui no tuvo tiempo de verificar si tenía sustento el reportaje de Loret acusando al hijo del presidente de beneficiarse económicamente aprovechándose supuestamente de un contratista de Pemex que le habría ofrecido su lujosa residencia para vivir, por facilitarle contratos de la empresa paraestatal petrolera.
Pero hecho el daño al prestigio de Aristegui que ahora se ha sumado a los opositores, ha quedado plenamente demostrado que Carlos Loret no tiene control de sus propias acciones porque está convertido en una marioneta de la mafia del poder podrido de dinero, una paga que deja muertos de envidia a los demás líderes de opinión que también se alquilan para oponerse a AMLO aunque no con tanto arrojo como el periodista de estirpe chayotera.
Para la opinión pública ya ha quedado claro que es falsa la afirmación de Loret contra Andrés López Beltrán señalado de ser beneficiario del gobierno de su padre, y por otra parte ni aquí ni en China es delito que una esposa adinerada pague la renta de una mansión para vivir con su esposo, como para poderlo acusar de eso.
Solo los puristas pueden criticar que el hijo de Andrés Manuel no lo secunde en su vida de austeridad que predica, pero eso tampoco es un delito, pues desde que cumplen la mayoría de edad los hijos se mandan solos y pueden hacer de su vida un candelero, como diría Brozo el payaso.
Pero el nuevo fraude noticioso de Carlos Loret de Mola nos debe servir de experiencia para ver lo vacío de quienes viven la vida sin principios ni valores, solo atenidos a su profunda vanidad y banalidad mientras aplaudimos la austeridad republicana descubriendo públicamente a quienes quieren ser como Loret y firman en su defensa.
Los conductores de la radio y la televisión que se han olvidado ya de que la realidad va más allá de las conferencias mañaneras, se quejan de lo reiterativo de AMLO machacando adjetivos contra los conservadores casi todas las mañanas, pero lo siguen repitiendo y sacándolo de contexto a sabiendas de que ya son pocos quienes les creen.
Es en el mismo tenor de lo ya escrito que recibí con gusto el texto que comparto y que me hizo llegar el profesor normalista egresado de Ayotzinapa, Anastacio Bailón Salas quien en la Costa Grande ha sido un referente intelectual en la historia de la CETEG.
“Carlos Loret de Mola es un ‘periodista’ al servicio de la oposición al gobierno de la 4T, cuyos reportajes que realiza a través de la plataforma Latinus, están encaminados a difamar, calumniar y denostar al presidente de la República y a su familia y cuando éste le replica a través de su conferencia mañanera, se dice perseguido y se hace la víctima argumentando que se está atacando a la libertad de expresión, de tal manera que bajo este argumento, él sí tiene el derecho de mentir, calumniar y agredir a la figura presidencial. El caso más reciente es el referido al reportaje (o mejor dicho al montaje) relacionado con la supuesta residencia que rentó en Estados Unidos el hijo mayor del presidente y que la oposición a la 4T compara con el caso de la Casa Blanca de Peña Nieto. Nada que ver, porque dicho inmueble, ni lo compró ni se lo regalaron, solo lo rentó su esposa, habida cuenta que es ella la que tiene los recursos para hacerlo. Yo no sé si eso sea delito, un acto inmoral o antiético.
Ante este despropósito, por decir lo menos, el jefe del ejecutivo federal en su respuesta a lo dicho por Loret de Mola sacó a relucir los ingresos estratosféricos que recibe este reportero al servicio de la mafia del poder económico de este país, lo cual lo desnuda como un auténtico mercenario de la información, hecho que provocó la indignación de la oposición que se solidarizó con el chayotero, diciendo que todos eran Loret, a lo que Amlo contestó “qué bueno que reconozcan que todos son como Loret, qué bueno que se hayan quitado la máscara”.
Por cierto que no supe si Carmen Aristegui también firmó ese desplegado de quienes quieren ser como Loret, pues me gustaría mejor verla rescatada de nuestro lado porque, que yo recuerde, nunca vi que Carlos Loret hubiera firmado alguno de tantos desplegados a favor de la conductora de MVS noticias cuando se le despojó arbitrariamente de su espacio, ¿o sí?