EL-SUR

Lunes 29 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Elección presidencial 2018 y alianzas

Marcial Rodríguez Saldaña

Junio 15, 2017

Aún cuando todavía no concluyen los procesos electorales en los estados de Coahuila y México, en razón de que están en la etapa de impugnaciones que permitan limpiar estas elecciones y anularlas en donde hayan existido irregularidades, se ha desencadenado el debate y la acción política sobre el proceso electoral del año siguiente, en donde se habrán de elegir mil 589 ayuntamientos, 16 alcaldías de la Ciudad de México, 24 juntas municipales en Campeche, 67 síndicos en Chihuahua, nueve gobernadores –incluido el jefe de gobierno de la capital del país–, 300 diputados federales 128 senadores y el presidente de la República que concentra la atención de la opinión pública.
1.- Uno de los temas que más se debaten en estos días es el de las alianzas rumbo al proceso electoral del 2018, a partir de la decisión de Morena acordada en su III Congreso Nacional Extraordinario realizado el pasado domingo 11 de junio, en donde resolvió ir en alianza únicamente con el Partido del Trabajo (PT). Hay que destacar que esta determinación fue tomada en una votación libre de cada uno de los congresistas asistentes, quienes en forma abrumadora se pronunciaron en contra de ir en alianzas con otros partidos y en caso del PT hubo una parte importante de los congresistas que se opuso a la misma, sin embargo, la mayoría se expresó a favor, motivados por la decisión que tomó este partido en la reciente elección del Estado de México en donde su candidato a gobernador Oscar González Yáñez declinó a favor de la candidata de Morena, la maestra Delfina Gómez Álvarez.
2.- Es importante señalar que respecto a las alianzas hacia la elección del 2018, Morena tomó otros acuerdos fundamentales. Entre ellos se puso énfasis en deponer el sectarismo para continuar impulsando la alianza con ciudadanos y militantes de organizaciones sociales y políticas; sumar esfuerzos con ciudadanos de distintas clases sociales, campesinos, obreros, profesores, estudiantes, académicos, intelectuales, artistas, empresarios honestos, comerciantes, mujeres, jóvenes, adultos mayores y de todos los credos religiosos; seguir con los acuerdos de Unidad por la Prosperidad del Pueblo y el Renacimiento de México en todas las entidades de la república y que estén a favor de la regeneración nacional, para lo cual se convocó a una concentración masiva en el Zócalo de la Ciudad de México el próximo 3 de septiembre.
3.- La definición de las alianzas políticas en una contienda electoral por el poder político no es un asunto exclusivamente de pragmatismo convenenciero electoral, sino que es fundamentalmente de coincidencias en un proyecto político, más aun cuando en este caso, en la elección presidencial y del Congreso de la Unión en el 2018, estará de por medio el futuro del pueblo de México. De acuerdo con los resultados electorales que se han tenido a nivel local y federal desde el 2015 en donde Morena aparece como un nuevo partido político en el escenario nacional, los partidos políticos tradicionales en México (PRI, PAN y PRD) han perdido su voto duro, el voto fiel partidario; así ocurrió en Veracruz en donde el PRI que nunca había perdido ha disminuido considerablemente su electorado, o en el Estado de México en donde en esta elección perdió mas de un millón de votos respecto de los que obtuvo en la elección anterior de gobernador en 2011; o el caso del PRD en la Ciudad de México, en donde ha sido superado por Morena en dos elecciones consecutivas 2015 y 2016.
4.- El gobierno de Peña Nieto, sus aliados y sus voceros en los medios de comunicación han impulsado una fuerte campaña en contra de Morena y de su presidente Andrés Manuel López Obrador, haciendo aparecer que su política de alianzas lo lleva a un aislamiento, pero hay que precisar que una cosa es aliarse con las cúpulas de los partidos políticos que firmaron y han sostenido el Pacto por México el cual tiene metido al país en una profunda crisis moral, social y política y otra es abrir las alianzas a la sociedad civil, a las organizaciones sociales y políticas, a los ciudadanos libres, a las bases de los partidos para afrontar la contienda electoral que se avecina, en donde lo que se votará son dos proyectos de nación: uno que representan quienes son partidarios del modelo neoliberal de privatizaciones, de corrupción, inseguridad y pobreza; y otro que representará Morena de abatir la corrupción, de política social,  de seguridad, de crecimiento económico, de protección al patrimonio nacional, de oportunidades de empleo y estudio para los jóvenes de México. Entre estos dos proyectos habrá de librarse la batalla político-electoral del 2018 y quienes van a decidir no son las cúpulas partidarias, sino la inmensa mayoría de los millones de electores de la nación.

[email protected]
Twitter: @marcialRS60