EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Elección presidencial en Brasil; el desafío de la ultraderecha

Marcial Rodríguez Saldaña

Octubre 11, 2018

Brasil es un país que al igual que muchos en América Latina vivió en la segunda mitad del siglo XX una dictadura militar que inició con un golpe de Estado que derrocó al presidente João Goulart el 31 de marzo de 1964 comandado por Huberto de Alencar Castelo Branco y culminó con un proceso de elección indirecta del presidente Tancredo Neves en 1985 –quien falleció antes de protestar el cargo– por lo que tuvo que asumir su lugar el vicepresidente José Sarney.
1.- A partir de esa elección, se inició un proceso de reforma del Estado que produjo una nueva Constitución en 1988, luego en 1993 llevaron a cabo un referéndum para definir si se constituían en una monarquía o república, en un régimen de gobierno parlamentario o presidencialista, cuyos resultados fueron 66 por ciento por la forma de gobierno republicana, el 10.2 por ciento par la monárquica, el 55.4 por el presidencialismo y el 24.6 por el parlamentarismo, además de erigirse en una República Federativa. En 1989 se realizó la primera elección presidencial directa resultando electo en segunda vuelta Fernando Collor de Mello frente a Inácio Lula da Silva, sin embargo Collor fue sometido por el Congreso a un proceso de investigación por corrupción y tuvo que renunciar al cargo el 29 de diciembre de 1992 asumiendo la presidencia interina el vicepresidente Itamar Franco. Posteriormente fueron elegidos presidente –dos periodos– Fernando Henrique Cardoso (1995-2003), Inacio Lula Da Silva –dos periodos 2003-2010– y Dilma Rousseff –dos periodos, 2011-2018– cuyo segndo mandato fue interrumpido en 2016 por un juicio político gestado por su propio vicepresidente –coligado en su segunda elección– Michel Temer, quien asumió en cargo presidencial como interino.
2.- El sistema electoral presidencial en Brasil prevé una segunda vuelta –siguiendo el modelo francés y de otras naciones latinoamericanas, con sus propias particularidades respecto al porcentaje de votos–- en el supuesto de que ningún candidato obtenga el 50 por ciento más uno de los votos en la primera vuelta los dos candidatos más votados van a una segunda vuelta. Hasta ahora, solo el presidente Cardoso ha sido electo y reelecto en la primera vuelta, los demás presidentes han tenido que ir a una segunda. Otra peculiaridad consiste en que los votantes brasileños eligen presidente y vicepresidente de la República al mismo tiempo, lo cual puede obligar a los partidos políticos y candidatos a formar coaliciones electorales y luego de gobierno, situación que resulta muy riesgosa en razón de que conforme a la Constitución en caso de ausencia del presidente es el vicepresidente quien asume el cargo, como acaba de ocurrir con la presidenta Dilma Rousseff –del Partido del Trabajo– que fue destituida de su encargo bajo la conspiración de su aliado Michel Temer –vicepresidente– miembro del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).
3.- En el contexto de la destitución de la presidenta Dilma Rousseff auspiciada por sus aliados en la coalición gubernamental del PMDB desde el Congreso y por su propio vicepresidente Michel Temer, que por la forma como asumió la presidencia interina se asemeja a un golpe de Estado político, este domingo se realizaron las elecciones presidenciales en Brasil, en donde pasaron a la segunda vuelta Jair Bolsonaro postulado por el ultraderechista Partido Social Liberal (PSL) en coalición con el Partido Renovador Laborista Brasileño (PRLB) y que obtuvo el 46.03 por ciento de votos; y Fernando Haddad del Partido del Trabajo (PT) aliado con el Partido Comunista de Brasil (PCdoB) que logró el 29.28 por ciento de la votación, quien tuvo que entrar a la contienda en lugar de Lula, recluido en prisión en un proceso judicial plagado de irregularidades con fuertes motivaciones políticas más que legales.
4.- La disputa por el poder político presidencial en Brasil después de la dictadura militar ha oscilado entre las fuerzas políticas de ultaderecha-centro representadas por Alianza Renovadora Nacional (ARN) con Joao Figuereido 1985; Tancredo Neves de MDB; Fernando Cardoso –centro-izquierda; Lula y Dilma Rouseeff de izquierda. El próximo domingo 28 de octubre se llevará a cabo la segunda vuelta electoral para decidir quien habrá de ser el nuevo presidente de la República Federal de Brasil, en donde nuevamente se confrontaran las fuerzas políticas de centro-derecha-extrema derecha contra la izquierda. En política y particularmente en política electoral nunca está nada escrito, por ahora las tendencias pueden favorecer al candidato de extrema derecha Jair Bolsonaro quien sostiene ideas extremistas contra las libertades y la igualdad, pero habrá que esperar qué decide la mayoría de los electores de Brasil quienes con el sufragio habrán de resolver el destino del gigante sudamericano en los años porvenir.

[email protected]
Twitter: @MarcialSaldana