EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Elecciones concurrentes

Marcial Rodríguez Saldaña

Noviembre 01, 2007

No habrá reforma de Estado en Guerrero, cuando menos en esta legislatura; se ha perdido una gran oportunidad histórica para
nuestra entidad federativa de realizar una reforma integral de todas sus instituciones políticas, la cual quedará pendiente para
otra mejor ocasión. La mesa de la reforma a los poderes públicos inexplicablemente sigue en receso por falta de convocatoria de
su coordinador vitalicio, el diputado Fermín Alvarado Arroyo, pues el acuerdo del pleno de la mesa de sesionar todos los
miércoles lo canceló arbitrariamente para darse tiempo de presidir la Comisión Permanente, supeditando su interés personal al
de la reforma del Estado. Así pasará a la historia.
Lo que esperamos cuando menos que sí se concrete es la reforma electoral, por una parte porque es una demanda imperiosa de
la ciudadanía y por otra por ser un mandato de la Constitución federal.
Los poderes públicos y partidos políticos de Guerrero han convenido en general un proyecto de nuevo Código Electoral; son
muchos los temas de la reforma que analizaremos progresivamente, uno de ellos el de llevar a cabo las elecciones en una sola
jornada electoral.
En un estudio que realizamos de los últimos 20 años de elecciones en Guerrero de 1986 al 2006, se concluye que entre
elecciones locales y federales hubo 17 jornadas electorales, lo que da una cifra de que los electores guerrerenses tenemos una
elección cada año y mes y medio. ¡Es demasiado! Además del gasto que esto representa en un estado con tantas necesidades en
educación, salud, comunicaciones y servicios fundamentales, las constantes elecciones distraen a los poderes públicos de sus
responsabilidades y se ocasiona un desgaste a la propia sociedad. Esto es parte de lo que nos han heredado los gobiernos del
pasado en Guerrero, pues a ellos les tocó diseñar este sistema de elecciones.
¿Qué hacer? Corregir los errores del pasado, y por ello se ha insistido y ojalá se logre entre otros acuerdos, un nuevo sistema de
elecciones concurrentes en nuestro estado. El problema y el debate que hoy se presenta consiste en la fórmula para realizarlo; las
principales propuestas se concentran en las siguientes:
1.- La que contiene el proyecto de nuevo código electoral que fue enviado por la mesa de la reforma electoral a la mesa central
de alto consenso, en donde se plantea que haya elecciones concurrentes hasta el año 2015, lo cual implica que la siguiente
legislatura dure tres años con diez meses, que los Ayuntamientos tengan un periodo de tres años con nueve meses y que el
siguiente gobernador sea electo por un periodo de cuatro años y seis meses.
Con esta propuesta habría una elección para elegir a la siguiente legislatura y a los ayuntamientos el primer domingo de octubre
del 2008; una segunda elección el primero de julio del 2009 para elegir diputados federales; una tercera elección el primer
domingo de febrero del 2011 para elegir al siguiente gobernador por un periodo de cuatro años y medio; una cuarta elección
para elegir diputados federales, senadores, diputados locales, ayuntamientos y presidente de la República el primer domingo de
julio del 2012; y una quinta elección el primer domingo de julio del 2015 para elegir al gobernador por seis años, a los diputados
locales y federales y a los ayuntamientos.
2.- La otra propuesta consiste en que haya una elección en octubre del 2008 para elegir la legislatura y los ayuntamientos por un
periodo aproximado de tres años con nueve meses; una segunda elección se haría el primer domingo de julio del 2009 para
elegir diputados federales; y una tercera elección el primer domingo de julio del 2012 en donde se elegirían a todos los
representantes populares.
Esta propuesta implica el que haya un gobernador interino o constitucional en Guerrero, por un periodo de un año y medio que
comenzaría el primero de abril del 2011 al 1º. de octubre del 2012.
Respecto de esta propuesta se han hecho comentarios dignos de reflexionar en dos aspectos: el jurídico constitucional, al señalar
que la Suprema Corte de Justicia de la Nación podría invalidar la reforma como lo ha hecho en otros estados como Michoacán, en
donde se propuso que hubiera un gobernador interino; sin embargo, hay que argumentar que las resoluciones de la SCJN se
emitieron antes de que se aprobaran las reformas a la Constitución federal en donde se establece un mandato a las legislaturas
de los estados para que adecuen su legislación y haya elecciones concurrentes con las federales.
En consecuencia, la SCJN en caso de una acción de inconstitucionalidad en contra de la reforma electoral en Guerrero, tendría que
analizar y ceñirse a este mandato de nuestra Carta Magna.
El segundo argumento es el financiero, mediante el cual se expone que se gastarían más de 200 millones de pesos en una
elección de un gobernador constitucional; sin embargo y suponiendo sin conceder que no se pueda nombrar un gobernador
interino y se tenga que elegir a un gobernador constitucional por un año y seis meses, como ya señalé en esta formula de
elecciones concurrentes hasta el 2015 habría cinco elecciones, mientras que en la concurrencia de jornadas electorales hacia el
2012 sólo habría cuando más cuatro.
Una tercera opción es que con el esquema de la propuesta numero dos, se elija a un gobernador constitucional el primer
domingo de febrero del 2011 por un periodo de cuatro años y medio.
¿En cuál sistema se gastaría más, en el de cuatro o en el de cinco elecciones? ¿Cuál es el que más le conviene a Guerrero?

[email protected]