EL-SUR

Sábado 21 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Equipo presidencial

Héctor Manuel Popoca Boone

Diciembre 30, 2017

A la memoria de Ernesto Che Guevara.  A 50 años de su asesinato en Bolivia. (“No quiero terminar mi vida como ministro de industrias”. “Otras tierras del mundo reclaman el concurso de mis modestos esfuerzos”)

La antípoda con la que se enfrenta un presidente electo para formar su gabinete de gobierno es, por un lado, el conformarlo con puros incondicionales, tengan o no las aptitudes necesarias. O bien, constituirlo tomando como criterios la capacidad y la habilidad requerida para desempeñar bien la encomienda asignada.
En términos generales, el gobernante gris prefiere rodearse de personas con perfil bajo, que no opaquen su personalidad y que sólo estén en la disposición inmediata de acatar instrucciones, sin la menor objeción. Para dicho mandatario, solo debe haber una sola luz… la de él. En torno a la cual todo debe gravitar. En cambio, el gobernante que se precie estadista, conforma su equipo de trabajo con gente capaz, con brillo e ideas propias, que no teme discrepar ante una consideración superior, si su criterio personal así lo indica.
El presidente Benito Juárez es el ejemplo histórico de un gobernante que supo rodearse de los mejores hombres que el país requería. En la difícil época donde le tocó reconstruir los destrozados destinos nacionales: El de la República restaurada, posterior a las guerras civiles de la Reforma y a la invasión del imperio francés. Su gabinete estuvo compuesto por colaboradores preparados, igual o más que él.
Reunió a hombres sobresalientes tanto en pensamientos (la pluma) como en artes militares (la espada). Todos con una convicción común. Los ideales de la soberanía nacional, la libertad y la igualdad, fueron la amalgama para cohesionarlos férreamente. El reto, sacar a México del atolladero en que estaba postrado.
Dichas destrezas les dio el triunfo, tanto el de las ideas (liberales vs conservadores) como el de la política por medio de las armas. En la defensa de nuestra soberanía y estabilidad nacional. La impronta del gabinete presidencial juarista de aquel entonces, marcó el devenir histórico de nuestra hoy maltrecha y vulnerada patria. Realizada por los malos gobiernos del PRI-PAN-PRD.
Del grupo de funcionarios de corte civil destacaron, entre otros: Sebastián Lerdo de Tejada, Ignacio Ramírez, Ignacio Altamirano, Matías Romero, Francisco Zarco, José María Iglesias, Ignacio Vallarta (Melchor Ocampo había sido asesinado con antelación). Del grupo de los militares sobresalieron, entre otros: Mariano Escobedo, Porfirio Díaz, Vicente Riva Palacio, Ramón Corona, Tomás Mejía, Donato Guerra, Manuel González, (Ignacio Zaragoza había fallecido antes de enfermedad).
A excepción de Benito Juárez e Ignacio Altamirano, que nacieron en la pobreza, los políticos liberales civiles pertenecieron a clase media alta. Casi siempre vivieron en centros urbanos, formándose en las principales instituciones educativas del país. En cambio, fueron de origen rural y humilde los orígenes de la mayoría de los militares liberales, cuyos blasones los conquistaron en los diversos frentes de combate donde participaron. La excepción fue el General Vicente Riva Palacio que era letrado y de alcurnia.
Por edades, el gabinete de Juárez estaba integrado por dos generaciones: los civiles que promediaban los 45 años, mientras que los militares giraban en torno a los 35 años de edad. Los de la oratoria y la escritura, tuvieron su génesis en el último período de las guerras de Independencia e inicio del Imperio de Iturbide. Los del sable y la batalla, en los tiempos turbulentos de Antonio López de Santa Ana y de la invasión norteamericana. Los civiles eran liderados por Benito Juárez. Los militares por Porfirio Díaz.
PD1. El presidente del PRD-Guerrero tiró a la basura, la historia progresista y heroica de ese partido. Sentenció que aquellos dirigentes que no apoyen la coalición con el PAN y a su candidato presidencial, Ricardo Anaya, serían sustituidos y sin derecho a aspirar a un “hueso”. Así están ahora: desfondados, naufragantes y en el desvarío total …con las manos embardunadas de sangre.
PD2. Les recuerdo que Peña Nieto y el PRI siguen manteniendo a nivel internacional una conducta abyecta y lacayuna ante el nefasto Donald Trump.