EL-SUR

Martes 27 de Septiembre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Ernst Haeckel y la ecología

Octavio Klimek Alcaraz

Abril 02, 2022

 

La ecología es actualmente un tema de extrema importancia y actualidad, tanto social como científicamente. Todo el mundo habla de ello. Es por eso por lo que trato de responder a la pregunta de qué quiso decir realmente su inventor, el zoólogo alemán Ernst Haeckel con ese concepto. Lo que vamos a descubrir es que Haeckel tenía una idea muy moderna, por no decir progresista al respecto.
Los estudiosos de la ecología generalmente no afirman que Haeckel fue el fundador de la ecología. La ciencia de la ecología tiene orígenes muy difusos relacionados con la historia natural, la botánica, la zoología, la limnología, la oceanografía, entre otras disciplinas. Sin embargo, existe un acuerdo general de que acuñó el término Oecologie, reconociéndolo como una subdivisión lógica de la biología, que proporcionó una definición razonablemente utilizable y que usó la palabra por primera vez en 1866.
La suposición, que circulaba de que H. D. Thoreau, el gran naturalista estadunidense, utilizó primeramente la expresión ecology en 1858, en un escrito a un primo en 1858 resultó ser un error de transcripción del biógrafo de confundir la palabra, cuando en realidad era geología. En inglés, la palabra aparece por primera vez como oecología, la forma ecology (en español ecología) sólo se ha utilizado desde el Congreso Botánico en Madison, en agosto de 1893, cuando se omitió el diptongo “oe”. No se omite que el termino oecología fue usado sin gran éxito años antes en la cultura y la salud de los hogares, pero no en el sentido biológico que la proporciona Haeckel.
La ecología fue vista por Haeckel y muchos biólogos del siglo XIX como una rama de la fisiología. Con sólo 32 años, Ernst Haeckel publicó su importante obra de debut de dos volúmenes, Morfología General de los Organismos (Generelle Morphologie der Organismen) en 1866: Las tres definiciones que Haeckel dio en su texto clásico se refieren a campos de la materia muy diferentes: Haeckel describe la ecología como (1) “Ciencia de la economía, de la forma de vida, de las relaciones de vida externas de los organismos entre sí, etcétera”, (2) “Ciencia de las interrelaciones entre organismos” y (3) “Ciencia de las relaciones del organismo con el mundo exterior que lo rodea” (ver datos al final).
Desde la perspectiva actual, el problema con la primera y tercera definiciones es que no permiten una demarcación clara de la ecología de la etología, porque la etología también se ocupa de las relaciones del organismo con su entorno. Más precisa a este respecto es la segunda definición, que se refiere a las “interrelaciones entre organismos”. En la definición de las interrelaciones, queda claro que la ecología tiene que ver con sistemas organizados que están por encima del nivel del organismo individual.
En sus consideraciones sobre la ecología, Haeckel mantuvo un enfoque biológico holístico, que ahora es común en la actualidad. Tomó el enfoque de Darwin, de que uno debe considerar las interrelaciones de los organismos con su entorno y otros organismos para comprender su desarrollo.
Sin embargo, Haeckel no aclara explícitamente el concepto de interrelación entre organismos. De sus definiciones, sin embargo, queda claro que calcula no sólo las relaciones mutuamente beneficiosas, sino también las relaciones antagónicas, como la competencia y las relaciones depredador-presa materia de estudio de la ecología. Al respecto y cito en traducción libre de la página 234 del volumen II de su texto pionero:
“Cada especie de organismo depende de muchas otros que viven con él en la misma localidad, que le son dañinos, indiferentes o beneficiosos. Todo organismo tiene enemigos y amigos entre los demás, los que amenazan su existencia y los que la favorecen”.
Significativamente, Haeckel habla aquí por un lado de una “especie de organismo” y por otro lado de un “organismo” que está relacionado con otros. Según Haeckel, se puede formular una interdependencia en ecología tanto para las especies (en el sentido de las poblaciones) como para los organismos entre sí.
Porque, según Haeckel, es la “interacción de cada individuo con todo su entorno lo que, como adaptación, determina sus caracteres individuales especiales” (vol. I, p. 154).
Adicional a esto Haeckel señala, que “existen interrelaciones no solo entre organismos, sino también entre un organismo y su mundo externo (vol. II, p. 8).
Es relevante señalar que Haeckel le da su nombre a esta subdisciplina biológica; sin embargo, él mismo no llevó a cabo ningún estudio ecológico. Los primeros estudios sistemáticos sobre ecología sólo aparecen 30 años después de la introducción del término por parte de Haeckel. Sin embargo, las definiciones de Haeckel todavía son efectivas hoy en día, se citan a menudo y pueden seguir considerándose como caracterizaciones abstractas aptas del campo de investigación. Sin embargo, el nuevo término de Haeckel casi no encontró resonancia en los primeros 20 años. No fue hasta 1885 con el libro del austriaco Hanns Reiter Die Consolidation der Physiognomik. Als Versuch einer Oekologie der Gewächse (La consolidación de la fisiognomía. Como un intento de ecología de las plantas), que apareció un libro con la palabra “ecología” en el título. Hasta el cambio de siglo eran casi exclusivamente los botánicos quienes daban a sus estudios el título de “ecología”; Los libros de texto de zoología que contienen la ecología como tema o incluso la tienen en el título sólo aparecen a principios del siglo XX.
Haeckel también acuño términos técnicos como “ontogenia” y “filogenia,” entre otros más. Pero debe resaltarse algo muy actual: Dos años depues de acuñar el termino ecología, en su libro Natürliche Schöpfungsgeschichte (La historia de la creación), publicado en 1868, introdujo la idea de una “edad antropozoica” para resaltar la profundidad del impacto de los humanos en el medio ambiente.
“Dado que el desarrollo del hombre y de su cultura tuvo un efecto trasformador sobre el mundo orgánico más poderoso que todos los procesos anteriores, y dado que caracteriza sobre todo a estas épocas más recientes, también podría llamarse la época humana, la época antropolítica o antropozoica” (p. 300, traducción propia).
Más de un siglo después, el químico atmosférico y Premio Nobel Paul J. Crutzen acuñó el término “antropoceno” para denotar nuestro presente geológico, época marcada por los humanos por el efecto continuo en la atmósfera de la Tierra. Para Crutzen, esto comenzó en el siglo XVIII, pero Haeckel sostuvo que la influencia humana comenzó mucho antes, con la “era de bosques cultivados”. La opinión de Haeckel se confirma por nuevas evidencias de que nuestro impacto en el medio ambiente comenzó con la agricultura, antes de la Revolución Industrial. Esto demuestra una ves más el profundo conocimiento de Haeckel sobre como funcionan los ecosistemas naturales.
El hecho de que Haeckel no esté al mismo nivel que Darwin hoy, se debe ciertamente a la supremacía de su colega británico, con quien también mantuvo una animada correspondencia. Por otro lado, Haeckel mismo aserró su monumento, porque a medida que envejecía hablaba cada vez más sobre temas políticos y sociales, por ejemplo, durante la Primera Guerra Mundial, con aportes muy cuestionables. Tras su muerte en 1919, se utilizaron las declaraciones de Haeckel sobre la eugenesia y la teoría racial, entre otras, más tarde los nacionalsocialistas para sus fines. Sin embargo, la importancia de su trabajo científico aún no se ve afectada, incluso después de 156 años.

* Definiciones de Ecología de Ernst Haeckel en 1866.
Al extender el concepto de biología a este ámbito tan amplio, excluimos el sentido estrecho y limitado en el que a menudo se confunde la biología (especialmente en entomología) con la ecología, con la ciencia de la economía del modo de vida, de las relaciones de vida externa de los organismos entre sí, etcétera. (Haeckel, E., 1866; Morfología General de los Organismos, vol. I: 8).
La ecología, la ciencia de las interrelaciones entre organismos (Haeckel, E. 1866; Morfología General de los Organismos, vol. II: 236).
Por ecología entendemos toda la ciencia de las relaciones del organismo con el mundo exterior que lo rodea, bajo la cual podemos contar todas las “condiciones de existencia” en el sentido más amplio. Estos son de naturaleza parcialmente orgánicos y parcialmente inrgánicos (Haeckel, E., 1866; Morfología General de los Organismos, vol. II: 286).
Traducción propia.