EL-SUR

Jueves 26 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Especies exóticas invasoras

Octavio Klimek Alcaraz

Marzo 17, 2018

El pasado miércoles 7 de marzo tuve el honor y gusto de participar como comentarista en la presentación del libro Principales retos que enfrenta México ante las especies exóticas invasoras. El evento, realizado en la sede del Colegio Nacional, fue organizado por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), junto con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Centro de Estudios de la Opinión Pública de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión (Cesop). Presento los comentarios en dicho evento.
Este libro es coordinado por Georgia Born-Schmidt, Felipe de Alba, Jordi Parpal y Patricia Koleff. El prólogo del libro es del Dr. José Sarukhán Kermez, coordinador nacional de la Conabio, que presenta el origen del libro derivado de las contribuciones presentadas en un taller, organizado por el Fondo de Comunicación y Educación Ambiental AC, denominado Sensibilización de legisladores en temas de especies exóticas invasoras, que se realizó los días 26 y 27 de enero en el Centro de Ciencias de la Complejidad, de la UNAM, en la Ciudad de México. Este taller, tuvo el apoyo de Conabio a través de Patricia Koleff y del Proyecto GEF-Invasoras, que coordina la Mtra. Georgia Born-Schmidt.
En palabras de los antes citados coordinadores del libro en la introducción del texto, el objetivo es contribuir a dar difusión y conocimiento de la investigación actual sobre especies exóticas invasoras. Objetivo bien cumplido.
El libro se desarrolla en 12 capítulos, que son resultado del trabajo de reconocidos especialistas en los temas de conservación de la biodiversidad, en especial las especies exóticas invasoras, tanto de instituciones gubernamentales, instituciones académicas del Proyecto GEF-Invasoras y de la sociedad civil. Enumero un total de 34 autores.
No voy a hacer una reseña de cada uno de los 12 capítulos. Pero puedo comentar, que en cada uno de los capítulos se va conociendo el quehacer respecto al tema de las especies exóticas invasoras y las preocupaciones que se generan en torno a ellas desde los diversos enfoques del quehacer de sus autores.
Me voy a permitir hacer un par de reflexiones derivadas de la lectura del libro, con el objeto de ver hacia adelante en el tema.
Primeramente, voy a quedarme para efectos de comunicación con el concepto de especie invasora de IUCN y la CBD, que cita la Dra. Koleff en su capítulo 1, este dice, que “una especie exótica que se establece en hábitats o ecosistemas naturales o seminaturales es un agente de cambio y representa una amenaza para la biodiversidad nativa”.
Pero más allá de la preocupación por las amenazas a la biodiversidad de las especies exóticas invasoras, el problema es que una especie invasora puede causar un daño no sólo a la biodiversidad, sino también a la salud humana o a la economía. Esto, si logra establecerse en un nuevo hábitat, fuera de su área de distribución original o nativa (histórica o actual).
Las causas de esta invasión son diversas, pero el factor humano es –casi siempre– su origen. Negligencia, ignorancia, mala fe de una persona o grupo de personas son la constante en la historia de las invasiones biológicas. Recuérdese que se dice en la teoría de los desastres, que estos son socialmente construidos, es decir, las especies invasoras pueden no ser dañinas en su hábitat original, pero fuera de éste sí lo son. Quien construyó el desastre a través de una invasión biológica fue el ser humano, creando las condiciones para ello. Finalmente, en términos morales, una especie no es ni buena ni mala, sólo está allí. Debemos comprender que la naturaleza no tiene una intención. Eso creo es relevante señalarlo, para comprender que lo que para nosotros es una especie invasora, en otro sitio del planeta no lo es. No estigmaticemos a las especies invasoras per se. No estaría mal reflexionar un poco más sobre los aspectos bioéticos de las especies exóticas invasoras.
Nuevas especies exóticas invasoras surgen a través de los organismos genéticamente modificados, creo que un siguiente volumen sería bueno considerar dichas amenazas a la biodiversidad nativa.
En el mismo sentido es necesario revisar y actualizar los efectos y causas de las especies exóticas invasoras en aguas interiores. Tengo presente, por ejemplo, el caso terrible del lago de Pátzcuaro con la introducción de la lobina negra (Micropterus salmoides), depredadora del pez blanco (Chirostoma estor); hasta la introducción como política pública en multitud de cuerpos de agua de carpas o tilapias en detrimento de especies acuáticas endémicas, en su momento con parásitos exóticos incluidos.
No quisiera dejar de señalar que es necesario profundizar el tema del libre comercio, que en distintos capítulos del libro se comenta. Necesitamos tener clara sus implicaciones y qué salvaguardas requerimos negociar precisamente en tiempos de la revisión del TLCAN. Esto, ante la amenaza de potenciales especies exóticas invasoras.
A lo largo del texto se recalca la necesidad del trabajo coordinado de las instituciones públicas respecto a las especies exóticas invasoras. La necesidad de mayores recursos públicos enfocados a acciones de monitoreo, de prevención y las muchos más caras de control y erradicación de especies exóticas invasoras. Por ello, esperemos, que este libro lo lean no solo los legisladores del actual Congreso y servidores públicos clave del actual gobierno, sino también lo lean los miembros de la próxima Legislatura y los servidores clave del nuevo gobierno federal. A lo largo del texto se tienen un sinnúmero de recomendaciones a atender.
Finalizaría expresando que existe una exigencia reiterada de reformas legislativas respecto a las especies exóticas invasoras. En la legislación, se necesitan nuevos instrumentos económicos, para su control mediante armas, desde el punto de vista de la salud pública y la protección civil. Hasta corregir las actuales limitaciones en la legislación de la biodiversidad de las especies exóticas invasoras. Esto es muy ilustrativo, por ejemplo, cuando se observa que se tiene una lista oficial de especies invasoras limitada por los intereses sectoriales. Existe una oportunidad ahora con la revisión necesaria en Cámara de Diputados, de la Minuta del Senado de la Ley General de Biodiversidad.