EL-SUR

Jueves 26 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Estados Unidos abandona oficialmente el Acuerdo de París

Octavio Klimek Alcaraz

Noviembre 14, 2020

 

El mundo entero ha estado observando las elecciones estadunidenses, al día siguiente de las elecciones, el pasado miércoles 4 de noviembre, entró en vigor lo que anunció el actual presidente republicano Donald Trump hace mucho tiempo e inició formalmente hace un año: la retirada de Estados Unidos del Acuerdo Climático de París. Estados Unidos es el primer y hasta ahora único país que abandona el acuerdo climático. Para los activistas de la protección del clima, los resultados son trascendentes, ya que el candidato demócrata Joe Biden quiere deshacer esa retirada si gana.
Es conocido que el presidente Donald Trump ha revertido muchas políticas públicas en favor de la protección del clima y el medio ambiente desde que asumió el cargo en enero de 2017. La decisión de Trump de abandonar el Acuerdo de París se ha señalado como una catástrofe para la protección climática global. El hecho de que Estados Unidos salga del Acuerdo y sea el país con las segundas mayores emisiones de gases de efecto invernadero del mundo tiene, naturalmente, un fuerte efecto simbólico. La idea detrás de esto es que todos los estados que han firmado el Acuerdo, a diferencia de Estados Unidos, estén comprometidos realmente con la protección climática. La salida podía ser una señal devastadora para miles de millones de personas. Pero la preocupación por un efecto dominó no se ha hecho realidad. Hasta ahora ningún estado ha seguido el ejemplo de Estados Unidos.
Por fortuna, hasta ahora todo indica que Joe Biden será el próximo presidente a partir de enero de 2021. Biden había anunciado que se volvería a unir al Acuerdo Climático de París y tendrá como objetivo de hacer que la economía estadunidense sea climáticamente neutra para 2050, lo que significa es que no se emitan más gases de efecto invernadero adicionales a la atmósfera. La Unión Europea también quiere volverse climáticamente neutra para 2050.
Por ello, tal vez más que la fecha de la salida del Acuerdo, es el día anterior, el de la elección presidencial. Con una victoria republicana y otros cuatro años de Trump en la Casa Blanca, será difícil lograr los objetivos climáticos del Acuerdo de París.
Recuérdese que en 2015, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en París, la comunidad mundial acordó limitar el cambio climático a muy por debajo de los dos grados Celsius de aumento global. Un año después, suficientes estados habían ratificado el acuerdo para que entrara en vigor. Ciertos detalles de aplicación aún se están negociando hoy.
Aunque 189 estados y, por lo tanto, casi toda la comunidad mundial ha ratificado el Acuerdo de París, de facto no existe en gran medida protección climática en el mundo. Hasta ahora, los planes de los estados para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de ninguna manera han sido suficientes para lograr el objetivo de los dos grados. Las consecuencias de la crisis climática se pueden sentir en todo el mundo, incluido un aumento del nivel del mar, un mayor riesgo de sequías, olas de calor, tormentas e inundaciones severas, pero también el derretimiento de los glaciares y el hielo en los polos o la muerte de los arrecifes de coral.
En París, la comunidad internacional acordó reducir todas las emisiones de gases de efecto invernadero a partir de 2015 para cumplir los objetivos de temperatura. Pero en 2019, las emisiones globales de gases de efecto invernadero aumentaron a un nuevo nivel récord. Aunque seguramente habrá una reducción significativa de las emisiones en 2020, esto no será el resultado de políticas nacionales exitosas de protección del clima, sino únicamente el resultado del colapso de la economía global como resultado de la crisis económica de la pandemia de Covid-19. Posiblemente habrá algunas excepciones, pero en general no se observan medidas rápidas de protección climática estructurales para reemplazar la economía basada en la adicción a los combustibles fósiles.
Si Joe Biden es presidente, Estados Unidos podrá volver a unirse al Acuerdo con bastante facilidad. La nueva administración estadunidense sólo tendrá que enviar una carta al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y 30 días después Estados Unidos estaría de nuevo a bordo. Así, que esperemos pronto buenas noticias para el mundo a principios del 2021.