EL-SUR

Martes 24 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Estrategias ciudadanas para este año

Héctor Manuel Popoca Boone

Enero 07, 2017

Para enfrentar el difícil escenario que se delinea para este año, la acción ciudadana debe encauzarse a partir de las siguientes premisas, entre otras. Primero: tener presente que nadie hará nada en favor de la ciudadanía salvo lo que ella haga por sí misma y con sus propias fuerzas. El desprestigio y deslegitimación que tienen las instituciones gubernamentales no otorgan mayor confiabilidad ni credibilidad al estar infiltradas, coludidas o desbordadas por el narco y las otras delincuencias con alta capacidad de corrupción que doblegan a gobernantes, políticos y funcionarios públicos.
No solo eso, también tronchan la ley, al policía, al ministerio público, al sistema judicial en su conjunto, bajo el designio poderoso de un caballero que es don Dinero. La denuncia pública colectiva reiterada se impone como atalaya a tales prácticas, que han llevado a su límite la gobernabilidad por la alta corrosión institucional.
Segundo: menester es combatir el temor y la incertidumbre social con la permanente promoción de la organización ciudadana activa en torno a los principales problemas que en concreto nos aquejan. La organización en colectivo y la actuación en común, en pro de mayor seguridad pública, estabilidad económica y eficiencia gubernamental, contrarresta e inhibe el miedo que paraliza, coarta y quebranta nuestra libertad de expresión, de reunión y de movilidad, además de lesionar nuestra situación patrimonial.
Tercero: ante una sociedad muy estratificada, egoísta, disgregada y afrentada, se impone pugnar por acciones colectivas de solidaridad social para lograr beneficios comunitarios; modelando dinámicas de luchas cívicas dentro de la legalidad, sin avasallar a nadie o usurpar representaciones legítimas. Hoy más que nunca debemos apoyarnos en los diversos medios de comunicación masiva ciudadana que la tecnología de la informática nos ofrece. Enlazarnos a través de las redes de conocimiento, análisis y opiniones compartidas; socializando las mejores formas de resistencia civil para enfrentar los diversos atropellos económicos, políticos y sociales. De lo que se trata es superar lo inerme que estamos como ciudadanos solitarios y aislados los unos de los otros.
Cuarto: frente a un individualismo deshumanizado valen las virtudes de la solidaridad y la fraternidad humana. Ser vigilantes y exigentes del respeto integro de todos los derechos humanos, en el marco de la preservación sustentable de nuestro planeta y por ende de nuestra especie. La indiferencia ante el sufrimiento del prójimo y el deterioro de los valores y principios éticos en torno a lo que nos circunda, nos obnubila para columbrar que las próximas víctimas de estas desgracias serán nuestros hijos y nietos.
Quinto: con el inicio de la presente crisis económica, se vuelve imperativo fomentar la economía social solidaria. Orientarnos a la adquisición de productos nacionales de pequeñas y medianas empresas. Disminuir las compras de artículos de importación. Fortalecer nuestros mercados internos. Abandonar hábitos de consumo exacerbado de lo superfluo y banal.
Lo básico es evitar el dispendio de un capital económico familiar. Fomentar el cooperativismo grupal que permita hacer ahorros progresivos que generen autoempleos productivos y posibiliten micro financiamientos blandos y de corto plazo a “changarros” familiares.
Por último pero no menos importante, es la participación decidida en los procesos democráticos electorales para cambiar a los actuales gobernantes corruptos, apátridas y lacayunos. Transformar las instituciones públicas para ponerlas realmente al servicio del pueblo y no de los mafiosos del gatillo o de cuello blanco. La vigencia de la honestidad y el buen gobierno debiera de ser exigencia permanente popular. Frente al patán de Donald Trump, nuestra dignidad nacional siempre estará por delante.

PD. ¡No al alza de la gasolina! ¡No al alza de la luz! ¡No a la carestía de la vida! ¡No a los gobernantes que traicionan al pueblo! ¡No al PRI y a sus paleros, el PAN y el PRD, que avalaron las reformas de Peña Nieto que nos re-que-te jodieron!