EL-SUR

Lunes 29 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Experiencias de Simón Bolivar

Marcial Rodríguez Saldaña

Agosto 30, 2019

 

Simón Bolívar es considerado como uno de los hombres más importantes del siglo XIX, cuya influencia ha trascendido hasta nuestros días. Se han escrito muchas biografías, obras, novelas y textos de diverso género literario para describir la vida y hazañas de este gran libertador, pero la riqueza de su vida, de su contribución a las luchas por la independencia es inagotable y nutren el análisis político contemporáneo.
1.- La convicción libertaria. Bolívar, a pesar de que desde adolescente tuvo condiciones materiales para tener maestros particulares –al pertenecer a una familia de condición económica solvente–, desde esa edad comenzó a tener la sensibilidad humana social, al darse cuenta de las injusticias que se cometían por el imperio español a través de sus funcionarios en las tierras de América. Uno de sus primeros profesores era simpatizante de la independencia y le hacía leer libros relativos a las ideas libertarias. Con el paso del tiempo, Bolívar fue consolidando su idea de la imperiosa necesidad de que todas las tierras y poblaciones colonizadas fuesen liberadas. Esa idea la mantuvo todo el tiempo, fue el eje conductor de todas sus luchas. La lección de esta postura es que cuando un ser humano tiene convicciones libertarias, al final del camino se logran sus objetivos.
2. Convicciones y complejidades. Las luchas democráticas, progresistas y libertarias, siempre comienzan contra corriente, en medio de las más complejas adversidades. Así iniciaron todas las gestas de independencia en el mundo. Se lucha contra el poder constituido, que tiene toda la fuerza militar, policiaca y económica. Sin embargo, las convicciones ideológicas y políticas libertarias son tan poderosas –porque combaten la injusticia y luchan por los derechos del pueblo– que van derrotando todas las dificultades que se atraviesan en el trayecto. Así Bolívar, comenzó su lucha con unos cuantos hombres y algunas mujeres, con muy pocas armas, en medio de las veredas, llanos inundados, montañas heladas, un ejercito realista superior en hombres y armas, pero sus convicciones y audacia militar fue superior a todas las dificultades que al final logró superar y convertirse en un gran libertador.
3.- Convicciones y traiciones. En todos los procesos libertarios hay generalmente traiciones. La miseria de algunos seres humanos, la ambición, los lleva a traicionar sus convicciones y a quienes comparten sus luchas. Bolívar tuvo a su lado militares que compartieron durante largos periodos su lucha, sin embargo a algunos de ellos les ganó la tentación del poder por el poder. Uno de ellos fue el general Santander, quien lo acompañó en casi todas las batallas, pero una vez que Bolívar lo designó vicepresidente de Colombia y él continuó su lucha para liberar a Perú, Santander lo empezó a traicionar –influido por los conservadores de Santa Fé Bogotá. Luego el general José Domingo de La Mar, quien después de haberle sido muy leal y dejarlo en el poder en Perú, lo traicionó. Luego algunos militares de alto rango, cuando Bolívar regresó de Perú a Santa Fe Bogotá, conspiraron a tal grado de que intentaron asesinarlo.
4.- Convicciones y amores. Bolívar como cualquier ser humano estuvo dotado del sentimiento mas profundo que es el amor con las mujeres. Se casó en España con María Teresa Rodríguez del Toro, quien durante su viaje a América le ganó la curiosidad y por visitar en la noche los presos para darles agua –sin comentarlo con Bolívar– estuvo a punto de ser asesinada. Después murió ya estando en Venezuela. En el trayecto de sus luchas y hazañas iba encontrando amoríos con mujeres que se encantaban del personaje. A veces Bolívar dormía en hamacas. Cuenta Gabriel García Márquez en la novela El general en su laberinto que había una mulata que era sonámbula y que la abuela la desnudaba cuando se dormía para que no saliera de la habitación, pero Bolívar la invito a pasar la noche con el en su hamaca y al amanecer la mulata le dijo soy tu esclava y Bolívar le contestó “el amor te ha hecho libre”. Otra de ellas, la más relevante, fue Manuelita Sáenz, quien después de haber sido ultrajada por un militar realista y de haber vivido en un convento, ayudó de diversas maneras a la causa libertaria, hasta que se encontró con Bolívar y lo acompañó casi hasta el final de sus días. Vivieron ahí en lo que hoy es la Hacienda Bolívar en Bogotá, Colombia, en donde en varias ocasiones llegó a salvarle la vida.

[email protected]