EL-SUR

Miércoles 12 de Junio de 2024

Guerrero, México

Opinión

Félix otra vez…

Arturo Martínez Núñez

Octubre 31, 2017

El nombramiento el pasado sábado, de Félix Salgado Macedonio como coordinador estatal de Organización de Morena marca el inicio del periodo de definiciones políticas en Guerrero que habrá de concluir en las elecciones del próximo primero de julio, en ocho meses.
Félix Salgado Macedonio, El Toro sin Cerca, es un político de larga trayectoria en tierras surianas desde que en 1987 se sumara al gran movimiento que encabezara el ingeniero Cuauhtémoc Ca?rdenas Solórzano.
Félix fue diputado federal, senador de la República, dos veces candidato a la gubernatura y presidente municipal de Acapulco, tras lo cual se refugió en el periodismo –que es su actividad de origen–, dirigiendo La Jornada Guerrero hasta el año pasado en que cediera la dirección general de ese diario a su hija María del Sol.
Félix Salgado es un político controvertido que puede provocar afectos o animadversiones pero jamás indiferencia. Su eventual candidatura al Senado aportará a la contienda la tracción que necesitaba Andrés Manuel López Obrador en Guerrero para convertir la delantera de las encuestas en mayoría en las urnas.
El PRI deberá de resolver en las próximas semanas la candidatura presidencial y a partir de ahí se definirán jerárquicamente el resto de las posiciones en disputa. En el caso de Guerrero se mencionan cómo posibles candidatos al Senado a Claudia Ruiz Massieu, Manuel Añorve Baños, Héctor Apreza Patrón, Alejandro Bravo Abarca y Mario Moreno Arcos.
El Frente Ciudadano tiene que resolver un galimatías en uno de los pocos estados de la república en donde los tres partidos que lo conforman tienen presencia importante: en varios estados el PAN es fuerte pero el PRD apenas existe y visceversa. En casi todos (salvo Jalisco), MC es testimonial. Sin embargo en Guerrero los tres partidos, aunque claramente aventajados por el PRD, tienen presencia y estructura territorial.
Seguramente el PRD habrá de defender las posiciones principales en aquellos estados donde es mayoría como el caso de Guerrero, pero tendrá que ir acompañado en la fórmula por alguien de los partidos coaligados. En este polo se mencionan como candidatos al Senado a Evodio Velázquez Aguirre, Beatriz Mojica Morga, Sebastián de la Rosa Peláez y Luis Walton Aburto aunque pudiera tomar fuerza la propuesta de algún ciudadano que desde fuera de los partidos aglutine al Frente.
A partir de las definiciones al Senado, los partidos habrán de conformar sus listas de aspirantes a las nueve diputaciones federales, 28 locales y 81 presidencias municipales en juego.
El tiempo nos ha alcanzado y en fechas próximas veremos un aluvión de adhesiones, renuncias, reacomodos y cargadas.
En el juego de la estrategia, aquellas fórmulas que logren descifrar los sentimientos de la gente y logren tocar las emociones populares, tendrán la capacidad de inclinar la balanza a su favor en una elección sui géneris que se antoja sumamente cerrada en cada uno de sus niveles.
Los candidatos que logren la disciplina operativa, el orden estratégico y la comunicación adecuada, tendrán ventaja por encima de los demás.
Esta es una elección de estructuras y de tierra pero en ella la comunicación eficaz y efectiva jugará un papel fundamental.
Terminaron los tiempos donde la comunicación política era un asunto de boletines y sobres color manila. La estrategia política es un arte y es a la vez una ciencia. Aquel bando que logre dominar el flujo de información positiva y consiga contener la negativa, estará en mejores condiciones de hacerse con la victoria.
Por lo pronto Morena da el primer campanazo con la incorporación de un líder que ya empezó a dar de que hablar en todas las sobremesas, columnas (libres o pagadas), redes sociales y corrillos. Si utilizamos como referencia la cantidad de dardos en contra que se han lanzado contra Félix Salgado este fin de semana, recordando bochornosos episodios en los que se vio involucrado en el pasado, podemos deducir que su nombramiento ha causado preocupación en los bandos contrarios, que buscarán, por enésima ocasión, dañar su imagen. Sin embargo, Félix aunque no está blindado ante los ataques –ningún personaje lo está– es una rara avis de la política a la que el electorado ha absuelto reiteradamente.
Guerrero será un gran laboratorio electoral: el gobierno del estado y el Congreso están en poder del PRI; el Frente gobierna Acapulco, Zihuatanejo y Ometepec; Andrés Manuel Lo?pez Obrador es el líder con mayor popularidad pero sin una estructura sólida. En Guerrero se avizora un panorama político de pronóstico reservado.
[email protected]