EL-SUR

Viernes 27 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Fentanilo, la droga que no queríamos ver

Silber Meza

Mayo 03, 2021

DE NORTE A SUR

Estados Unidos necesita que México detenga los envíos ilegales de fentanilo a su país. Es la droga que mata más estadunidenses. El periódico Los Ángeles Times reportó que en 2018 esta sustancia o similares químicos aniquilaron a más de 31 mil personas. Pasó de casi 10 mil a más de 30 mil en cuatro años, de acuerdo con datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de ese país (CDC).
Por el fentanilo se desató la persecución de Ovidio Guzmán López, el hijo del exlíder del Cártel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, preso en Estados Unidos. En realidad, hasta antes de este desastroso operativo conocíamos poco sobre la producción de este narcótico en México.
Un juez solicitó la orden de aprehensión en contra de Ovidio Guzmán con fines de extradición. El entonces secretario de Seguridad Ciudadana, Alfonso Durazo –ahora candidato a gobernador de Sonora–, reconoció que la razón principal de Estados Unidos era detener el tráfico de fentanilo: “Una de las razones precisamente del interés norteamericano y del sustento de la orden de extradición es precisamente la presunta vinculación de este presunto delincuente con la introducción de fentanilo a Estados Unidos”, dijo el 1 de noviembre de 2019, a pocos días del llamado Jueves Negro –o “culiacanazo”–, cuando las autoridades mexicanas detuvieron al hijo de El Chapo pero lo liberaron al verse rebasados en poderío armamentístico.
El fentanilo es un químico sumamente peligroso y potente. La organización México Unido Contra la Delincuencia (MUCD) presentó un micrositio de información sobre acciones antidroga en México. Con base en solicitudes de información, generaron una amplia base de datos sobre destrucción y aseguramiento de drogas como fentanilo, amapola, mariguana, cocaína, anfetamínicos, goma de opio y heroína.
Obtuvieron los datos de la Fiscalía General de la República (FGR), la Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Marina y la Guardia Nacional (antes Policía Federal).
El estudio muestra que 2020 es el año con mayor fentanilo asegurado, pero existen registros desde 2013. Antes de desagregar los datos de esta droga, es importante conocer algunos hallazgos del trabajo, que se puede consultar en : 1) El 99 por ciento de las destrucciones de cultivos de mariguana y amapola se concentró en nueve estados: Chihuahua, Sonora, Sinaloa, Durango, Nayarit, Jalisco, Michoacán, Guerrero y Oaxaca. 2) De febrero a abril es la época del año en que se registraron más destrucciones de amapola; de agosto a octubre, de mariguana. 3) Los aseguramientos de cocaína disminuyeron a partir de 2018. 4) Las cantidades de goma de opio aseguradas aumentaron entre 2009 y 2017, pero han decrecido significativamente desde entonces.
Los datos sobre el aseguramiento del fentanilo nos indican que es una droga que se mueve en el centro y norte de México, en especial en el noroeste: Sinaloa, Sonora, Baja California Sur y Baja California. Las 10 ciudades donde más se ha asegurado esta sustancia muy adictiva son Ensenada, San Luis Río Colorado, Venustiano Carranza, Tijuana, Culiacán, Opodepe, Mexicali, Tecate, General Plutarco Elías Calles y Nuevo Laredo.
El crecimiento de los aseguramientos es exponencial: en 2015 se registraron 16 kilos; en 2016, 11 kilos; en 2017, 102 kilos; en 2018, 341 kilos; en 2019, 152 kilos; en 2020, 372 kilos.
De acuerdo con un grupo de expertos entrevistados por la agencia de noticias alemana legal se utiliza para disminuir el dolor en enfermedades como el cáncer, ya que su potencia es mayor que el de la morfina y la heroína, y esto lo hace impresionantemente adictivo. Sólo un kilogramo de esta droga alcanza para un millón de dosis.
La agencia alemana publicó el reportaje México: Los cárteles van a innovar y producir un fentanilo más puro. Ahí se explica que los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación son los que dominaron el negocio en México, y que en el mercado negro mezclan el fentanilo con la heroína para hacerlo una droga aún más potente.
El negocio del fentanilo es multimillonario y Estados Unidos presiona a México para que detenga su exportación ilícita. Es una droga que no hemos querido ver, y que el discurso oficial se empeña en invisibilizar, sin embargo su presencia crece notoriamente.
¿Qué va a pasar cuando los cárteles no puedan colocar su producto en Estados Unidos? Es probable que lo acomoden en el mercado nacional.
México debe detener la producción de esta droga, por el bien de los estadunidenses, y por el bien de nosotros.