EL-SUR

Jueves 26 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Friedrich Dahl y el concepto de biotopo

Octavio Klimek Alcaraz

Diciembre 11, 2021

Este es un texto con base en una traducción libre y parcial de un artículo del doctor Kurt Jax sobre los conceptos de biocenosis, biotopo y ecosistema (Jax, K. (2016): Biozönose, Biotop und Ökosystem. Schlüsselbegriffe der Ökologie und des Naturschutzes. Natur und Landschaft 91 (9/10) 417-422). El texto es necesariamente complementario al artículo sobre Karl August Möbius y el concepto de biocenosis (El Sur, 4 de diciembre de 2021).
Mientras que una dimensión espacio-topográfica de la biocenosis ya fue creada por Möbius, fue Friedrich Dahl (1856-1929), colaborador de Karl Möbius, quien formuló esta dimensión con el biotopo (Biotop en alemán) como término independiente. En 1908, Dahl desarrolló el biotopo como una extensión del término zootopo (Zootope en alemán) acuñado por él ya en 1904, refiriéndose a los animales o sociedades animales.
Esto surgió de cuestiones geográficas, a saber, la cuestión de cómo era posible hacer clasificaciones sistemáticas sobre los lugares donde residen de los animales. Zootopos (o biotopos posteriormente) son para Dahl “secciones naturales”, que son tipológicamente distinguibles para los animales debido a sus condiciones ambientales. Por un lado, los criterios fisiográficos, abióticos (salinidad del agua, profundidad, suelo, etc.) son determinantes para su clasificación y por otro lado botánicos (tipo de vegetación).
El problema que existió para Dahl y otros después de él, es que la definición del biotopo se realiza a través de las demandas de los organismos. Esto es, no sólo a través de unidades de espacio puramente topográficas que el observador puede demarcar fácilmente sobre la base de impresiones sensoriales. Esto conduce rápidamente a un argumento circular. La búsqueda es por el biotopo en el que ciertos animales ocurren una y otra vez. El biotopo, sin embargo, se caracteriza a su vez por la aparición de ciertos animales, ya que allí se realizan las demandas de estos animales. Es decir, para conocer uno, el otro ya debe conocerse. Este problema continúa a la hora de determinar la relación entre biotopo y biocenosis.
La biocenosis también tiene un carácter predominantemente topográfico en Dahl. En ningún momento se enfatizan las relaciones funcionales de los organismos entre sí como una característica especial de una biocenosis, y mucho menos como un equilibrio o una capacidad de autorregulación de estos.
Por tanto, una biocenosis existe sobre la base de las mismas condiciones externas de existencia, que son en gran parte homogéneas en una sección espacial. Esto lo coloca nuevamente en un círculo en el que el biotopo debería determinar los límites del biotopo, pero a su vez, los seres vivos (es decir, en su totalidad: el biotopo) y sus demandas sobre el biotopo deben usarse.
Además de la experiencia del “observador capacitado”, Dahl nombró las unidades topográficas de los geógrafos de plantas como el criterio más importante para delimitar y clasificar biotopos. Esto es, unidades que son caracterizadas por discontinuidades espaciales. Lo anterior, se convirtió en la práctica común de determinar biotopos. Sin embargo, seguía existiendo un problema: la red de relaciones entre los organismos de una biocenosis no siempre termina en los límites de los biotopos así determinados.
La biocenosis y el biotopo eran casi sacrosantos dentro de la ecología de habla alemana hasta la década de 1960. Sólo unas pocas voces expresaron críticas a los conceptos, pero ninguna fue tan radical como Fritz Peus en su publicación de 1954 ‘Disolución de los términos ‘biotopo’ y ‘biocenosis’. Peus inicialmente vio problemas en el concepto de biotopo. Dado que asumió que cada animal tiene su entorno específico, que no se limita a un cierto biotopo entendido espacialmente, se deduce para él que no se necesita el término biotopo para la cuestión de la aparición de un animal. También criticó el término biocenosis con base en las características de una biocenosis, que se enfatizan repetidamente como esenciales.
Otros ya habían señalado la falta de unidad del “espécimen tipo” de la biocenosis, el banco de ostras. El hecho de que, por ejemplo, si las ostras se alimentan de plancton y sus larvas son transportadas a largas distancias, difícilmente se puede determinar un límite del “banco de ostras” de biocenosis relacionado con las interacciones y el banco de ostras no está espacialmente cerrado.
Peus tampoco veía comunidad en el sentido de unión y de unos a otros, ya que la mayoría de las interacciones son bastante negativas para los individuos de la biocenosis. También el mantener un equilibrio como una excepción en la naturaleza, ya que el cambio constante es la regla. Después de todo, veía la “armonía” sólo dada en la relación entre el organismo individual y su entorno, pero no entre los organismos de una sección espacial o una biocenosis.
La conclusión de Peus fue radical señalando entonces que “la biocenosis misma y todas las propiedades y habilidades que se le atribuyen son sólo estructuras de la imaginación humana, que son una ficción”. La posición de Peus fue un enfoque radicalmente individualista. Su crítica parece moderna hoy en día, sobre todo por su énfasis en el carácter de desequilibrio de la naturaleza. Cabe señalar, que las tesis de Peus fueron duramente rechazadas por sus contemporáneos. En su énfasis radical en el individuo, Peus puede haber sobrepasado el objetivo al no ver las interacciones entre organismos como un objeto independiente significativo para explicar la dinámica de la colonización de organismos.
La propuesta positiva del término biocenosis, en el sentido de un enfoque en las interacciones entre los organismos, finalmente se quedó atrás en el área de habla alemana, principalmente porque fue causada por una discusión excesiva de términos y la clasificación correcta de biocenosis y biotopos se superpusieron.
Además, la terminología desbordante de varios tipos de zoonosis y unidades espaciales asociadas desarrolladas en el proceso tuvo poco efecto productivo. Esto se debe sobre todo al hecho de que las biocenosis no pudieron identificarse y clasificarse con la claridad deseada y su visión generalmente estática se distrajo de importantes aspectos dinámicos de la naturaleza.
El término más flexible comunidad ha asumido ahora el papel del término biocenosis. Esto, aunque a menudo se traduce como biocenosis en alemán, tiene muchos menos requisitos que las definiciones clásicas de biocenosis, y su significado va desde “cualquier conjunto de organismos que actualmente viven cerca unos de otros y sobre los que es interesante hablar” a significados que corresponden al término biocenosis. Se puede lamentar eso, porque si se pudiera identificar y clasificar de manera confiable las biocenosis con las propiedades postuladas, este sería un concepto con gran fuerza de pronóstico.
Al final, sin embargo, el término biocenosis resulta estar demasiado lleno de prerrequisitos y poco práctico para muchas investigaciones, especialmente porque existe el riesgo de derivar ciertas características postuladas de una biocenosis únicamente de discontinuidades espaciales en biotopos delimitados sin el debido control. La crítica de Peus ciertamente se aplica aquí.
En conclusión, biocenosis y biotopo eran términos clave en la ecología alemana. Pero ¿qué papel jugaron en la conservación de la naturaleza? La estrecha relación actual entre la ecología y la conservación de la naturaleza no siempre ha existido de esta manera. En Alemania (pero no solo aquí), los dos campos inicialmente no estaban muy conectados. Si bien la biocenosis fue de alto valor didáctico porque creó conciencia de la interconexión de los seres vivos, desarrolló poco significado como sujeto de protección, y si lo hizo, principalmente en la tradición clasificatoria, a través del biotopo. En la primera mitad del siglo XX, la biocenótica tuvo una influencia importante en la conservación de la naturaleza y exigió que se preservaran ejemplos seleccionados de las “comunidades naturales de la patria”. Sin embargo, de facto, el enfoque principal de la conservación de la naturaleza seguía siendo la protección de las especies y la protección de los objetos naturales relevantes (monumentos naturales).
El biotopo como objeto protegido explícito sólo se introdujo en Alemania en la década de 1970. La protección de los biotopos se consideraba menos una protección de las biocenosis, sino sobre todo al servicio de la protección de las especies. Desde 1987, el término biotopo también se ha incluido como término legal en la Ley Federal de Conservación de la Naturaleza de Alemania. Las diferenciaciones discutidas anteriormente y la cuestión de qué propiedades del biotopo y la biocenosis juegan exactamente difícilmente juegan un papel en la conservación de la naturaleza. Los términos se utilizan de forma más pragmática en el sentido de que el biotopo se entiende como una unidad delimitable espacialmente (el espacio de vida). O sirve para proteger las condiciones de vida de poblaciones de determinadas especies, para proteger la biodiversidad que contiene, o aparece como un “representante” de los ecosistemas asociados a los biotopos.
Hasta ahora, los ecosistemas solo se han considerado en raras ocasiones explícitamente como sujetos de protección. Biocenosis y biotopo han sido durante mucho tiempo los términos clave en la ecología alemana. En particular, el énfasis en las interacciones dentro de una sección del espacio viviente ha llevado a una intensa investigación y también ha transmitido una comprensión de la “red de la naturaleza” más allá de la ciencia.
La extensa discusión teórica sobre la “verdadera naturaleza” de las biocenosis, sobre su identificación y clasificación, sin embargo, ha demostrado ser sólo parcialmente productiva a largo plazo y ahora ha dado paso a un uso pragmático de los términos, que en su mayoría –para la biocenosis– corresponde más bien las ideas más generales de comunidad. Por otro lado, la biocenosis a menudo ha sido reemplazada por el concepto más amplio de ecosistema como tema central de la sinecología,