EL-SUR

Viernes 21 de Junio de 2024

Guerrero, México

Opinión

Gilly, el internacionalista

Humberto Musacchio

Julio 10, 2023

Se fue Porfirio Muñoz Ledo, él sí un hombre de Estado.

Gilly, el internacionalista

Murió Adolfo Gilly, quien nació en Buenos Aires, Argentina en 1928. En su país de origen se tituló como profesor normalista y a los 20 años concluyó la licenciatura en derecho. Se incorporó al Partido Obrero Revolucionario de filiación trotskista que dirigía un tal J. Posadas. En los años cincuenta, Gilly participó en las luchas de los mineros bolivianos y en la década siguientes fue guerrillero en Guatemala, donde su corriente entró en conflicto con la dirección de Yon Sosa. Adolfo pasó a México en 1966, donde poco después, sin que mediara la comisión de delito alguno, fue detenido y encarcelado en Lecumberri, donde compartió con Víctor Rico Galán las tareas de organización, de estudios y de resistencia de los presos políticos de la crujía N. De acuerdo con sus concepciones igualitarias, participaba como cualquier otro en tareas como la limpieza, las actividades deportivas o la cocina colectiva, además de dar respaldo a quienes eran víctimas del carcelazo, como llamaban a la depresión que suele afectar a todo recluso. La relación con Rico Galán le permitió afinar sus concepciones marxistas y adquirir un buen conocimiento de la historia de México, de donde surgió su libro La revolución interrumpida, mismo que reorientó los estudios sobre la revolución mexicana. Como otros de sus compañeros presos, se entusiasmó con el movimiento de 1968 que acabó en la matanza de Tlatelolco y llenó la penitenciaría con más presos de conciencia. En 1972 salió de prisión para ser deportado. Estuvo en Francia e Italia y al comenzar su sexenio, José López Portillo le permitió volver a México, donde fue profesor universitario y siguió estudiando hasta obtener el doctorado en estudios latinoamericanos. Fue invitado a escribir en el diario unomásuno y luego estuvo entre los fundadores de La Jornada, donde colaboró para apuntalar el cacicazgo de Carlos Payán e impedir que Miguel Ángel Granados Chapa llegara a la dirección general. Triste final.

Incumple la SEP suspensión

En pasado 29 de junio, la juez tercera de distrito en materia administrativa dio tres días a las autoridades educativas para dar cumplimiento a la suspensión definitiva dictada el 25 de mayo, según la cual debían dejar la elaboración, edición e impresión de los libros de texto gratuitos, tanto de primaria como de secundaria, para el ciclo escolar 2023-2024, en tanto no acaten la orden de publicar los programas respectivos en el Diario Oficial de la Federación, escuchar la opinión de autoridades educativas locales y sectores de la sociedad que han mostrado interés en el contenido de los impresos. Lejos de respetar el fallo, la SEP ha procedido a distribuir los textos. De continuar en desacato, lo más probable es que aumenten los ataques de las mañaneras contra el Poder Judicial para continuar resquebrajando el orden constitucional.

De nuevo, conflictos culturales en Sonora

El periodista Hermes D. Ceniceros publicó que por las “malas decisiones e incompetencia” de la actual administración del Instituto Sonorense de Cultura, la Orquesta Sinfónica de la entidad “está viviendo tiempos convulsos”, pues “los maltratos y los atrasos en los pagos de nómina” orillaron a renunciar al anterior director, David Hernández Bretón. Entró en su lugar Héctor Acosta, a quien se le niega el indispensable personal de apoyo para “la gestión de recursos y la logística”, además de que Beatriz Aldaco, directora del citado Instituto, “se mete a la esfera de acción del director de la OFS”, lo que ha dañado, dice Ceniceros, la vida interna del conjunto musical y pone en peligro su desempeño “a pocos meses de la participación de Sonora en el Festival Cervantino”. Otro periodista acusa a Manuel Eduardo Rábago, a quien menciona como sucesor si se retira la señora Aldaco, de tomar decisiones que no le corresponden e incluso se dice que para darle espacio a otros conjuntos musicales, obliga a sus integrantes a lavar personalmente los baños antes y después del concierto, lo que videograba con el fin de humillarlos.

Cae la confianza en los medios

De acuerdo con el estudio Desafíos y propuestas para la viabilidad de la actividad periodística en América Latina, documento de la UNESCO, en México la confianza del público es de 32 por ciento hacia la televisión, de 28 por ciento a lo que circula en internet, 14 por ciento en lo que ofrecen las redes sociales y los medios impresos y 10 por ciento a la radio. Por otra parte, el colega Rogelio Hernández dice que para la agencia Reuters, México se encuentra en el lugar 11 en confiabilidad respecto a la difusión de noticias, pues sólo 37 por ciento de los encuestados expresó su confianza, mientras que en Brasil el porcentaje es de 48 por ciento y en Finlandia, el número uno mundial, es de 69 por ciento. Por otra parte, el Digital News Report, de la Universidad de Oxford, en un estudio sobre 46 países, señala que en México la confianza en las noticias cayó, en los dos primeros años del gobierno de AMLO, del 50 al 37 por ciento. Cosas de la guerra mañanera contra periódicos y periodistas.