EL-SUR

Sábado 20 de Julio de 2024

Guerrero, México

Opinión

Guerrero en la historia

Arturo Martínez Núñez

Enero 21, 2020

 

Guerrero es un estado que lo tiene prácticamente todo y al que paradójicamente le hace falta prácticamente todo.
A lo largo y ancho de sus casi 65 mil kilómetros cuadrados de geografía, Guerrero tiene montañas y valles; ríos caudalosos, presas generadoras de energía y sistemas lacustres impresionantes. Guerrero tiene cerca de 500 kilómetros de litoral Pacífico aptos para el desarrollo turístico. Guerrero tiene reservas mineras probadas importantísimas. En Guerrero hay costas y humedales, sierras y selva subtropical; zonas áridas o semi áridas y valles aptos para la agricultura.
Guerrero es uno de los bastiones culturales de México. En estas tierras conviven cuatro pueblos originarios con la ascendencia negra y la ascendencia oriental más el mestizaje y los criollos.
Guerrero ha participado activamente y como protagonista en las cuatro grandes transformaciones nacionales. En Guerrero se encendió la llama de la independencia nacional: cuando Morelos salió de Carácuaro lo hizo con una veintena de acompañantes; veinte días después atacaba Acapulco con cerca de tres mil, todos ellos costeños que se fueron uniendo a la causa de la independencia. Aquí se negoció la independencia nacional entre Vicente Guerrero y Agustín de Iturbide. Aquí nació el ejército trigarante a partir del Plan de Iguala o Acta de Independencia de la América Septentrional. Aquí nació nuestra insignia nacional y el abrazo de Acatempan simboliza la unión entre los mexicanos en la búsqueda de un objetivo común.
Más tarde en medio de la dictadura de Santa Anna, en Guerrero surge el Plan de Ayutla que acaudillado por Juan Álvarez, derroca al tirano y acompañado por una generación de gigantes, promulga la constitución de 1857 dando inicio a la segunda transformación nacional.
En Guerrero la revolución fue otra vez protagonista en la tercera gran transformación y sobre todo a lo largo del siglo XX y los albores del XXI, Guerrero fue rebeldía y resistencia. Aquí Juan Ranulfo Escudero ganó la alcaldía abanderado por el Partido Obrero de Acapulco; aquí se mantuvieron las luchas agraristas, magisteriales y populares; aquí comenzaron su lucha Othón Salazar, Lucio Cabañas y Genaro Vázquez; aquí la lucha por la autonomía universitaria costó sangre y fuego. En Guerrero se germinó durante todo el siglo XX la Cuarta Transformación Nacional.
Por eso es importante discutir quiénes y para qué habrán de liderar desde lo local la transformación en Guerrero.
Guerrero necesita gobernantes serios y responsables, de tiempo completo, que conozcan el estado, sus problemas y a sus personajes. Guerrero no puede ser gobernado por oportunistas sin ideología o por experimentos de escritorio. Guerrero necesita seriedad, agallas y madurez. Necesita cohesión, armonía y concertación democrática.
Estamos a tiempo de recuperar Guerrero. Tenemos que hacerlo con las mejores mujeres y hombres del estado. No tenemos que resignarnos a una nueva imposición centralista ni a un acuerdo entre los caciques locales.
Estoy convencido de que en los próximos meses surgirán mujeres y hombres que puedan generar un movimiento unitario donde se reconozca el peso de la historia pero al mismo tiempo se mire hacia el futuro pensando en el estado que podemos y que queremos ser.

@ArturoMN