EL-SUR

Miércoles 19 de Enero de 2022

Guerrero, México

Opinión

LA POLÍTICA ES ASÍ

Guerrero: un futuro posible

Ángel Aguirre Rivero

Octubre 23, 2021

LA POLÍTICA ES ASÍ

 

Luego de la pasada serie “Guerrero: una mirada hacia el futuro” en el espacio que generosamente me brinda El Sur, me reconforta saber que hay muchas voluntades que se suman para impulsar nuestro crecimiento económico.
Es motivante saber que en días próximos se firmará el Pacto Guerrero, en el que participarán industriales del país, empresarios locales y los gobiernos estatal y federal.
Con este proyecto en ciernes, se retomará para nuestra entidad la idea del Pacto Oaxaca, que ha detonado grandes inversiones, uno de ellas, el corredor Transístimico que unirá al estado vecino con Veracruz.
Se intentará crear una mesa de proyectos para el estado de Guerrero, “en donde por lo menos 50 por ciento del valor de cada proyecto industrial lo aporten los empresarios, mientras que el resto la Federación”, explicó a un diario nacional Julián Urióstegui Carbajal, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).
El Pacto Guerrero es un proyecto de gran calado que contempla la creación de una zona libre económica en La Unión y Lázaro Cárdenas en Michoacán.
El rescate del Centro Internacional Acapulco, la llegada de empresas del ramo turístico y el impulso de una banca de desarrollo que otorgue financiamiento a empresas locales.
En artículos anteriores he resaltado la importancia del corredor carretero que conectará Michoacán, Guerrero y Oaxaca.
Decía en esas colaboraciones, que la ampliación de esta vía sería un gran utilidad para pensar en un corredor agroindustrial en ambas costas, porque hay producción (Guerrero es productor de coco, limón, mango, aguacate y otros frutos), pero hace falta una mejor comunicación y la llegada de inversionistas que le den valor agregados a tantos productos agrícolas y ganaderos que tenemos.
También debo decir que me da mucho gusto saber que dentro del Pacto Guerrero se dará continuidad a la Riviera San Marcos.
Es un proyecto de mediano y largo plazo que en sus primeras etapas contempla construir una carretera de 31 kilómetros a lo largo del litoral, similar a la que une Cancún y Playa del Carmen.
Se prevé que en 4 mil 500 hectáreas se asienten desarrollos turísticos de primer mundo, hoteles boutique, campos de golf y proyectos sustentables y ecológicos.
Propiciar el desarrollo económico de nuestro estado nos debe unir a todos. Felicito a la gobernadora Evelyn Salgado por propiciar estas buenas noticias.
Lo más importante es que Guerrero se integre al proyecto de desarrollo que viene impulsando su gobierno.
En la medida que resolvamos por la vía del trabajo y la producción nuestras grandes asimetrías, dejaremos de ser un país dividido, y los guerrerenses tomaremos en las manos nuestro presente y nuestro futuro.

Del anecdotario

Hace unos días conversando con un querido amigo que estuvo muy cerca de Mario Moreno Cantinflas, me platicaba de algunos de los rasgos de éste que ha sido el mejor cómico de México, y a quien le profesaba una gran admiración el propio Carlos Chaplin.
Era desparpajado, con sólo ver su cara y su sonrisa te hacía reír, era un cómico nato.
Me narraba mi amigo uno de los pasajes de su película El Padrecito, en el que se llevaba horas relatándolo, y lo disfrutaba pues se reía de sí mismo.
Después de haber ofrecido su misa, El Padrecito se acercó un ferviente admirador para decirle que lo felicitaba por la hermosa misa y le pidió que le regalar “el misal”, a lo que el padrecito contestó que no podía hacerlo, porque esa lectura estaba reservada sólo para los sacerdotes.
A tanta insistencia preguntó: –¿cuál es tu nombre hijo?… Y éste le contestó: –Grabriel padre.
El feligrés se le aparecía por todas partes, abría su ventana y ahí estaba Grabriel pidiéndole el misal.
Ya cansado de tanta insistencia, el padrecito decidió obsequiárselo.
A los pocos días una hermosa joven se presentó a confesarse para decirle al padrecito que había pecado y éste le preguntó: –a ver platícame hija.
–Es que mi novio me pide que le de una prueba de amor.
–¿Y tú que le dijiste?
–Pues que no, hasta que nos casemos.
A los pocos días regresó la joven nuevamente a confesarse, y así sucesivamente, para decirle que su novio le pedía una prueba de amor.
–Pero explícame bien hija, ¿qué eso de una prueba de amor?, porque yo soy sacerdote y no te entiendo muy bien.
–Pues que me entregue a él antes de casarnos padrecito…
–¿Cómo dices que se llama tu novio hijita?
–Grabriel padre, Grabriel.
–¿Estás segura que se llama Grabriel y no Gabriel?
–Sí padrecito.
–Pues ya dale la prueba de amor, ya dásela, ya dásela, anda, anda, ve ya dásela.
Evoco a Mario Moreno Cantinflas por todo el amor que le profesaba a nuestro querido Acapulco, donde filmó películas que hicieron época, al lado de grandes luminarias del cine nacional, y que nos distinguió siendo vecino en el Acapulco Tradicional, donde adquirió una residencia que hasta la fecha es presumida en los paseos de lancha de fondo de cristal.
La vida es así.