EL-SUR

Martes 16 de Agosto de 2022

Guerrero, México

Opinión

¿Hacia dónde irá Francia?

Gaspard Estrada

Junio 15, 2022

 

El pasado domingo los franceses fueron a las urnas para elegir a sus congresistas, que sesionarán durante el periodo 2022-2027. Tras la elección presidencial del pasado mes de abril, en la cual el presidente Emmanuel Macron terminó venciendo con facilidad a la lideresa de extrema derecha, Marine Le Pen, con más del 58 por ciento de los votos, buena parte de la comentocracia francesa –así como de la clase política– pensaba que estas elecciones serían un mero trámite. Pero para Emmanuel Macron, nada ha salido como estaba previsto desde el 24 abril, la noche de la segunda vuelta.
Si bien el presidente más joven de la quinta República logró ser reelegido por los franceses para un segundo mandato, su debilidad política se fue haciendo cada día más evidente a medida que se acercaba la fecha de las elecciones legislativas. Y esto es un hecho sin precedentes. ¿Fue la elección presidencial una victoria pírrica? Cada vez más, se trata de una pregunta menos descabellada.
Elegido contra la candidata de extrema derecha, Emmanuel Macron no convenció a los franceses con un proyecto entendible. Como resultado, como le gusta señalar a Jean-Luc Mélenchon, el “mandato” de Emmanuel Macron no se decidió realmente durante las elecciones presidenciales. Y el líder de la “Unión Popular”, la coalición de partidos de izquierda (Partido Socialista, Partido Comunista, Partido verde, La Francia Insumisa) dirigida por Mélenchon, logró un hecho político significativo al imponerse como primera minoría en la cámara de diputados, a pesar de que, en un primer momento, la dinámica política se encontraba en el centro (Macron), así como en la extrema derecha (Le Pen). Sin embargo, conforme fue pasando el tiempo, y que ni el presidente ni su partido entraron realmente en la campaña de las legislativas, el discurso de Mélenchon y su coalición fue tomando fuerza, hasta volverse predominantes pocos días antes de la primera vuelta. Este resultado ha complicado enormemente los planes iniciales del presidente Macron.
La gran incógnita del momento es saber cómo reaccionará el electorado ante esta disyuntiva. Es decir, si durante la segunda vuelta decidirá respaldar en su mayoría a los candidatos del presidente Macron, o si por el contrario se inclinará a favor de la oposición, de izquierda o de derecha. En dado caso que los pronósticos de las casas encuestadoras se confirmen, Emmanuel Macron tendrá un segundo mandato muy diferente al primero. Contrariamente a la elección pasada, el jefe de Estado francés no dispondría de una mayoría absoluta en el congreso, lo cual le impediría aprobar sin problemas sus proyectos de ley, y en particular, el presupuesto del gobierno. Al tener que contentarse con una mayoría relativa, Emmanuel Macron y su primera ministra, Elisabeth Borne (en caso de que esta última sea ratificada en su cargo después de las elecciones), tendrían que tejer acuerdos con otros partidos para construir coaliciones en función de los proyectos de ley.
En este sentido, el movimiento de Macron, que siempre ha querido posicionarse como “ni de izquierda ni de derecha”, tendrá que hacer alianzas con uno o con otro, perdiendo así parte de su originalidad y de su discurso de renovación. El gobierno que forme Emmanuel Macron después de esta elección tendrá que tomar en cuenta esta nueva realidad política.
En todo caso, todo apunta a que los próximos cinco años del gobierno Macron serán diferentes del mandato anterior. Hasta ahora, la gobernanza macronista ha sido vertical, marcada por el hermetismo en la toma de decisiones y poco abierta al diálogo con las organizaciones gremiales. Si la tendencia de las encuestas se confirma, sin duda Macron tendrá que reinventarse para dirigir a Francia, en un momento en el cual la sociedad francesa se encuentra profundamente polarizada y preocupada por la economía, y el lugar de su país en un mundo cada vez más turbulento. Buena parte de la respuesta a esta interrogante será formalizada con el voto de los franceses el próximo domingo.

* Director Ejecutivo del Observatorio Político de América Latina y el Caribe (OPALC), con sede en París.

Twitter: @Gaspard_Estrada