EL-SUR

Viernes 27 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Hacia la COP 25 de cambio climático

Octavio Klimek Alcaraz

Noviembre 16, 2019

El gobierno del presidente Sebastián Piñera canceló la realización de la vigésimo quinta sesión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 25). Esto, ante la insurrección de la mayoría de la población de Chile en contra de las políticas gubernamentales implementadas a partir de la dictadura militar, que han llevado una gran carga de represión hacia la ciudadanía chilena. Por ello, el presidente español en funciones, Pedro Sánchez, ofreció Madrid como sede alterna. La Conferencia se realizará del 2 al 13 de diciembre, por lo que España está creando las condiciones logísticas que se requieren para este magno evento en menos de un mes. Se espera que asistan a la conferencia más de 20 mil delegados, así como miles de representantes de la sociedad civil, académicos, representantes comerciales y periodistas.
Esto ha trastocado en mucho los alcances de la última gran reunión previa a la entrada en vigor del Acuerdo de París el próximo año 2020, en el Reino Unido. La cumbre tratará de impulsar las garantías para su arranque exitoso.
Pero, todo indica, será una cumbre más para salir del paso por parte de la diplomacia del cambio climático, más cosmética que real. Aunque las cuentas no dan en la reducción global de las emisiones de gases de efecto invernadero para mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 grados con respecto a los niveles preindustriales, no existe acuerdo para incrementar una mayor ambición no sólo en la mitigación de emisiones de carbono, sino también en la adaptación al cambio climático. Tampoco se observan avances en relación con los enfoques de cooperación establecidos en el artículo 6 del Acuerdo de París sobre los mercados de emisiones de carbono; en lenguaje diplomático se dice que no han alcanzado la madurez necesaria. El Fondo Verde del Clima sigue siendo lento en su desarrollo: se tiene acordado que antes de 2025 se debe establecer un nuevo objetivo colectivo de financiación climática y apenas en 2020 se iniciará el proceso para establecer este objetivo.
La realidad es que los grandes países emisores de gases de efecto invernadero, que son China, Estados Unidos e India, están ofreciendo nada o demasiado poco para reducir sus emisiones. En especial, hay muchas dudas sobre la implementación de sus compromisos, ya que implica forzosamente una transición energética, pasar de depender de los hidrocarburos al aprovechamiento de las energías renovables. No es un tránsito sencillo para países en vías de desarrollo como China e India, que como muchos otros países tienen y tendrán serias dificultades para cumplir sus objetivos suscritos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.
Por otro lado, del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no hay mucho que esperar, al negar el cambio climático, despreciando abiertamente a la ciencia. Así que las emisiones siguen día a día creciendo.
La sociedad civil organizada en torno a la Cumbre de Cambio Climático es otro daño colateral. Al presidente Piñera le fue conveniente cancelar esta reunión, para evitar denuncias y exposición mediática de los problemas ambientales y sociales del eufemísticamente denominado “milagro chileno”. Ahora los afectados por el extractivismo y la depredación ambiental de Chile y el continente sudamericano tendrán que viajar hasta España para hacerse escuchar. Finalmente, lo que se vive en Chile no es sólo una crisis social, sino también una crisis ecológica.
Hasta la conocida activista climática sueca Greta Thunberg enfrenta un desafío especial. A mediados de agosto, la joven de 16 años navegó a través del Atlántico para participar en la conferencia de la manera más neutral posible al clima (y previamente en la Asamblea General de la ONU). Ahora quiere regresar a Europa, también lo más neutral posible para el clima. “Resulta que viajé al otro lado del mundo, en la dirección equivocada”, tuiteó. “Ahora tengo que encontrar una manera de cruzar el Atlántico en noviembre, si alguien pudiera ayudarme a encontrar un medio de transporte, estaría muy agradecida”.
Así que en menos de tres semanas antes del comienzo de la Conferencia de las Partes de la Convención sobre Cambio Climático en Madrid, ella ha encontrado un camino de regreso al otro lado del Atlántico. Navegará de regreso a Europa en el catamarán La Vagabonde, de casi 15 metros de largo desde el estado estadunidense de Virginia, dijo en Twitter el pasado martes 12 de noviembre por la noche. La pareja australiana de youtubers Riley Whitelum y Elayna Carausu, y la capitana profesional inglesa Nikki Henderson, deberán llevarla de vuelta al otro lado del océano. “¡Navegaremos a Europa mañana por la mañana!”, escribió Thunberg. Su viaje transatlántico comenzó el pasado miércoles 13 de noviembre. Ella ya encontró otra embarcación para navegar de vuelta. Pero, no creo sea así con los miles de activistas que pensaban estar en la COP 25 en Chile, que ahora deberán viajar al otro lado del mundo.
Finalizo señalando que ya se está en emergencia climática, por ello, se requiere escuchar la voz en esa COP 25 de la juventud y las mujeres movilizadas por el clima, de los pueblos originarios y demás comunidades humanas que sufren las causas y la consecuencia del cambio climático, así como de los científicos que han cumplido una tarea fundamental en la lucha climática y de toda la vida en el planeta, entre otros actores de la sociedad.