EL-SUR

Martes 27 de Septiembre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Humboldt, el puente entre la historia natural y la ecología

Octavio Klimek Alcaraz

Julio 09, 2022

Si bien la biodiversidad es un concepto relativamente nuevo como término, dado que se introdujo en la literatura en los años 80 del siglo pasado, en general los científicos han estado trabajando desde hace tiempo en la diversidad o variabilidad de los organismos vivos. Lo que ahora se conoce como biodiversidad ha ocupado a los científicos naturales al menos desde la época de Alexander von Humboldt, el gran naturalista alemán (1769-1859) (Para conocer más sobre Humboldt pueden leerse dos textos adicionales de un servidor en El Sur 30 de marzo y 28 de agosto de 2019).
Con Humboldt se da el comienzo de la exploración científica para investigar los patrones globales de la diversidad vegetal, siendo el comienzo mismo de la ecología y la biogeografía. La invención de Humboldt del “viaje científico” influyó en Charles Darwin y Alfred Russell Wallace y en decenas de otras luminarias del siglo XIX. Resultó ser la herramienta que necesitábamos para cerrar los libros de monstruos marinos y unicornios y pasar a la descripción y análisis científico del mundo de la vida y de la vida de los pueblos. Los viajes científicos provocaron una revolución en las ciencias del siglo XIX.
Su enfoque es tanto histórico-científico como actual. Después de Carl von Linné, Humboldt puso la taxonomía, hasta entonces una materia estática, “en movimiento”, para lo cual no sólo se dedicó a estudiar las especies por separado, desde una perspectiva meramente taxonómica, sino intentando comprenderlas en sus contextos naturales y culturales, con los cambios que estos últimos condicionan, todo desde un punto de vista multidisciplinario.
La diversidad de especies se concentra en insectos y otros artrópodos, que comprenden alrededor de un millón de especies. Las plantas terrestres, relacionadas con la diversidad de especies, tienen sólo un papel menor con alrededor de 260 mil especies. Sin embargo, desde el ámbito ecosistémico son como productores, como las centrales eléctricas de nuestro planeta, responsables del clima, los grandes ciclos del oxígeno y el carbono y, por lo tanto, juegan un papel central. Un importante científico como Alexander von Humboldt con sólidos conocimientos de botánica hizo una importante contribución al estudio de la diversidad vegetal en su viaje a América, que preparó con militar precisión. Se conoce que a principios del siglo XVIII sólo se describían alrededor de 20 mil especies de plantas, en la época del viaje de Humboldt a América a principios del siglo XIX había 40 mil especies. El propio Humboldt, principalmente en combinación con los coautores Aimé Bonpland –su compañero de viaje en América– y August Kunth, describió más de 3 mil 600 nuevas especies de plantas. El procesamiento de los resultados del gran viaje a América resultó en el mayor aumento de géneros de plantas recién descritos (entre 1810 y 1840) en la historia de la investigación botánica-sistemática moderna entre la publicación de Species Plantarum de Linné (1753) y la actualidad.
Por lo tanto, están en línea con la tendencia de su tiempo, porque durante la vida de Humboldt se describieron aproximadamente la mitad de todos los géneros de plantas conocidos hoy. La evidencia del viaje a América muestra el mayor aumento de géneros de plantas descritas que ha existido. Numerosas especies de plantas recién descritas llevan el nombre de Humboldt. Además de las especies individuales, dos géneros incluso llevan su nombre. Ambos pertenecen a la familia de las leguminosas (Fabaceae). El género Humboldtiella es ahora sinónimo del género Coursetia y por lo tanto ya no es válido, mientras que el género Humboldtia sigue existiendo con sus siete especies. Humboldtia es originaria de India y Sri Lanka y no tiene nada que ver con el viaje de Humboldt a América. Por lo tanto, se pueden distinguir entre dos tipos de “plantas de Humboldt”: plantas que fueron descubiertas y recolectadas por él y Bonpland y, por lo tanto, también llevan su abreviatura de autor (o la de Kunth) (por ejemplo, Elodea granatensis Humb. & Bonpl.), y plantas que se nombran después le fueron nombrados, pero tienen un autor diferente (por ejemplo, Utricularia humboldtii R. H. Schomb.).
Humboldt no sólo se preocupa por las plantas que realmente encuentra, sino que es quizás uno de los primeros en considerar cuántas plantas que ya han sido descritas hay en el mundo y cuántas quedan por descubrir. En el segundo volumen de su cosmos (1847) estima el número total de todas las especies de plantas es 213 mil. Es difícil decir cuántos nombres válidos de especies hay exactamente, incluso en los días de las bases de datos globales, ya que las plantas a menudo se describen varias veces en diferentes regiones del mundo y sería una cantidad de trabajo casi inmanejable verificar todo tipo de documentos y clasificar los nombres no válidos. La pregunta de cuántas especies hay en el mundo en su conjunto, incluidas las especies que aún no se han descubierto, sigue siendo difícil de responder. Hoy en día se han descrito un total de alrededor de 1.8 millones de especies (plantas, animales, hongos, bacterias, etcétera.). Las estimaciones del número total de todos los seres vivos en la tierra oscilan en algún punto entre 10 y 100 millones de especies.
Su gran obra Ensayo sobre la geografía de las plantas (1807), que fue publicado a su regreso de América es representativa de ese tránsito de la clasificación a la historización, de la historia natural a la historia de la naturaleza. Esto preparó el camino para la teoría evolucionista de Darwin y las bases de la ciencia de la ecología. A partir de sus contribuciones, se hace comprensible, para nuestro mundo de hoy, la importancia de los estudios sobre botánica: plantas aprovechables, especies invasivas, extinción de las especies, biodiversidad y cambio climático.
Humboldt indica que la geografía de las plantas es la “disciplina que considera las plantas bajo la relación de su asociación local en distintos climas”. Así, la geografía de las plantas no debe detenerse en la botánica descriptiva. Las leyes de distribución aplicables en el mundo para las plantas deben derivarse de datos geológicos, geofísicos y meteorológicos.
El volumen tiene sólo 155 páginas, y contiene un Cuadro físico de las regiones ecuatoriales de gran formato que se puede desplegar. Esta figura fundamental es una síntesis de las medidas y observaciones de Humboldt que forman la base de la geografía vegetal. Representa el perfil de la masa subcontinental de América, desde el Pacífico hasta el Atlántico bajo la forma de un corte vertical y transversal. Muestra diferentes zonas de vegetación a lo largo de las zonas altitudinales, así como una gran cantidad de especies de plantas, las cuales se ingresan de acuerdo con su ocurrencia en la altitud respectiva. A ambos lados de la figura hay tablas con un total de 15 columnas en las que se registran las medidas geológicas, químicas, climáticas y físicas de los respectivos niveles de altitud. Así es como se presentan los efectos de las influencias ambientales sobre las plantas. Si se selecciona una especie de planta en el cuadro, se puede leer en la ilustración y en las tablas en qué etapa de la vegetación, a qué nivel de altitud y en qué condiciones ambientales se encuentra.
Sin embargo, la contribución de Humboldt a la geografía vegetal va mucho más allá de sus infografías. Él creía que la geografía de las plantas podría ayudar a la geología a reconocer conexiones continentales anteriores. Por lo tanto, por un lado, existen similitudes entre las especies en el este de Asia, del Pacífico y California y México por el otro. Por el contrario, Humboldt recomienda usar evidencia fósil para comprender las migraciones de plantas. Como una nueva herramienta para describir la vegetación, enumera grupos fisonómicos de plantas en función de su apariencia general, incluidos musgos, pastos, palmeras, árboles de hoja perenne y árboles de hoja caduca. En relación con el impacto de los cambios en el uso humano, observa que la humedad local disminuye cuando los humanos destruyen el bosque, y por lo tanto describe el cambio climático (al menos local) causado por el hombre. Las observaciones y declaraciones de la geografía vegetal de Humboldt van mucho más allá de las cadenas montañosas individuales y están mucho más preocupadas por cómo las plantas y los seres vivos en general están influenciados por su entorno y, a su vez, influyen en su entorno.
Humboldt fue el primero en describir el aumento de la riqueza de especies desde los polos hacia el ecuador, un patrón hoy en día bien documentado y quizás uno de los fenómenos ecológicos más generales conocido como el “gradiente latitudinal de diversidad”. Incluso después de dos siglos, las propias palabras de Humboldt resuenan con el asombro del descubrimiento en su geografía de las plantas:
Desde las márgenes del Orinoco hasta las del Amazonas y el Ucayale, en una extensión de más de quinientas leguas (2500 km), la tierra se presenta cubierta de selvas tan espesas, que si los ríos no las cruzaran por donde quiera, los monos, habitantes casi exclusivos de estas soledades, podrían, lanzándose de rama en rama, pasar del hemisferio boreal al hemisferio austral…. No sucede así en la región tropical vecina de Nuevo México y Canadá. Desde 17º a 22º de latitud, en toda la meseta de Anáhuac, cuyas planicies varían de mil quinientos a tres mil metros de elevación sobre el nivel del mar, no se ven sino encinas y una especie de pino semejante al Pinus strobus.”
Inspirado por su viaje por el Nuevo Mundo, el más rico de todos los reinos florísticos, Humboldt fue también la primera persona que predijo en un texto de 1845, que la región del Chocó y los bosques andinos cercanos como uno de los megacentros globales de diversidad de plantas: “La región montañosa cercana al Ecuador… de Nueva Granada (hoy: Colombia)… es esa parte de la superficie de nuestro planeta donde la diversidad de impresiones naturales (hoy: biodiversidad) alcanza su máximo en el espacio más pequeño”. Además, planteó la hipótesis de posibles explicaciones para la extraordinaria diversidad, como la topografía compleja y la variedad de condiciones climáticas adecuadas para la vida vegetal en la región.
Así, Humboldt nos enseñó que los trópicos son las regiones más diversas de la Tierra. Su descubrimiento ha calado tan profundamente en la mente occidental que ahora todo el mundo lo da por sentado. No se puede imaginar un mundo que ignore la imagen de una majestuosa selva tropical repleta de vida diversa, las que debemos conservar.
Con los trabajos de Humboldt en torno a la geografía de las plantas, se puede considerar sin duda como uno de los primeros aportes que retomó el estudio de las relaciones entre los organismos vivos y el entorno en el que viven y ayudan a moldear. En este sentido, podría verse como el eslabón perdido entre la historia natural del siglo XVIII y la ecología del siglo XX.