EL-SUR

Martes 27 de Septiembre de 2022

Guerrero, México

Opinión

In memoriam del Dr. Gonzalo Halffter Salas

Octavio Klimek Alcaraz

Marzo 19, 2022

 

El pasado viernes 11 de marzo falleció el doctor Gonzalo Halffter Salas a la edad de 89 años. El Dr. Halffter es uno de los biólogos mexicanos más reconocidos por su trabajo y trayectoria científica, tanto a nivel nacional como internacional. Su labor de toda una vida fue dedicada al estudio y conservación de la naturaleza que nos rodea, en especial a través de sus investigaciones a los que él refería como “ecoetología”. Trabajó en sus investigaciones múltiples campos del saber biológico, la taxonomía, la zoogeografía, la ecología, por citar algunos de ellos. Como docente formó, directa o indirectamente, a un buen número de biólogos y especialistas en conservación. Su obra abarca más de quinientas publicaciones entre artículos científicos, capítulos de libro, libros, ensayos y otros.
El Dr. Halffter nació el 19 de septiembre de 1932 en Madrid, España, aunque nacionalizado mexicano. Es hijo de Rodolfo Halffter gran compositor que se exilió en México. Es biólogo (1961) y doctor en Ciencias (1966), Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional. Fue alumno de distinguidos biólogos españoles exiliados en México, como el profesor Cándido Bolívar y Federico Bonet, así como de Alfredo Barrera. entre otros reconocidos maestros de zoología y entomología.
Posteriormente, fue becario y realizó estancias de investigación en Argentina, Francia, Costa Rica, España, Estados Unidos, Puerto Rico, Unión Soviética, Costa de Marfil, y Brasil.
Fue profesor de Zoología General, Paleontología, Ecología y Biogeografía y Evolución y Variación en la carrera de Biología de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas desde 1953 hasta 1984, y profesor del posgrado en Ecología de la misma institución. EL Dr. Halffter fue Jefe de la Sección de Graduados en la ENCB, miembro del Consejo Académico Sección Especialización Docente e Investigación Científica y Tecnológica (COFAA) y Director de Graduados y de Investigación Científica del Instituto Politécnico Nacional. Por todo ello, el Instituto Politécnico Nacional lo distinguió como Profesor Emérito a partir de 1986, en ese mismo año fue distinguido como investigador nacional Nivel III.
Entre 1974 y 1982 fue director del Museo de Historia Natural de la Ciudad de México, así como entre 1982 y 1986 Director Adjunto de Desarrollo Científico del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).
Su carrera exitosa lo lleva a fundar el Instituto de Ecología en la ciudad de México, del cual fue nombrado Director General entre 1974 y 1982, y del que fue investigador emérito. El Instituto posteriormente cambia su sede a las antiguas instalaciones del extinto Instituto Nacional de Recursos Bióticos (INIREB), que había sido fundado en Xalapa, Veracruz, por otro insigne biólogo mexicano, el Dr. Arturo Gómez Pompa. En la actualidad el Instituto de Ecología, gracias al impulso inicial del Dr. Halffter, es uno de los centros de investigación más reconocidos a nivel global en el campo de los estudios de la ecología y la biodiversidad.
El Dr. Halffter fue un activo generador y colaborador de revistas científicas nacionales. Fue miembro y director del Consejo Editorial de la revista Acta Zoológica Mexicana y de los Anales de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas. Fundador y editor de Folia Entomológica Mexicana. Miembro de Consejo Editorial de Acta Politécnica Mexicana, de la Revista de la Sociedad Mexicana de Historia Natural, de la revista Biología, así como de Ciencia y desarrollo y de Interciencia.
El Dr. Halffter fue un reconocido especialista en coleópteros, comúnmente conocidos como escarabajos, el orden de animales más diverso del planeta. Al respecto son muy reconocidos sus trabajos en diversas áreas sobre los coleópteros de la subfamilia Scarabaeinae, que son en su mayoría especies de escarabajo consumidores de estiércol y material en descomposición.
Su monografía The Natural History of dung beetles of the subfamily Scarabaeinae publicada en 1966 con Eric Matthews, fue en su momento la mejor y más completa recopilación de todo el conocimiento que hasta entonces se poseía sobre la biología, hábitos alimentarios, comportamiento, ecología e historia evolutiva de los escarabajos coprófagos. En 1982 publicó con David Edmons otro libro fundamental titulado The Nesting Behaviour of Dung Beetles, que está centrado en la nidificación y el comportamiento sexual de los Scarabaeinae. Estos libros sobre los escarabajos son fundamentales para los estudiosos de la ecología y comportamiento de los denominados escarabajos peloteros.
Sus estudios entomológicos lo llevaron a desarrollar en 1987 la definición de Zona de Transición Mexicana como “un área compleja y variada donde se superponen las faunas neotropical y neártica”.
Sin duda alguna sus trabajos para crear áreas naturales protegidas a principios de los años 70 son clave para la conservación de la naturaleza. Así, estos trabajos se consolidan en 1975 con el establecimiento las reservas de la biosfera de Mapimí y la Michilía, en el estado de Durango gracias a sus esfuerzos y el equipo de investigadores que colaboraban con el Dr. Halffter en el Instituto de Ecología. Estas fueron las dos primeras reservas de la biosfera de México y de Latinoamérica, contribuyendo a lo que el Dr. Halffter denominó la modalidad mexicana para el establecimiento de las reservas de la biosfera, cuyo énfasis se centraba en la incorporación de la participación de las poblaciones e instituciones locales en las tareas de la conservación de las reservas. Su objetivo era lograr una vida mejor para los habitantes de las áreas naturales protegidas, así como conservar su territorio. Las áreas naturales protegidas como catalizadores del desarrollo sostenible de sus habitantes. Esto se confronto en los orígenes de las reservas de la biosfera con la noción proteccionista de los parques nacionales, muchos de ellos convertidos en categoría de reservas de la biosfera en otros países, y en donde no hay actividades productivas incluso aquellas tradicionales que salvaguardan el patrimonio biocultural.
Por estos trabajos sobre reservas de la biosfera, el Dr. Halffter fue designado dos veces presidente y dos veces vicepresidente del Consejo Internacional de Coordinación del Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB por su acrónimo en inglés), de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, conocida abreviadamente como Unesco, que es el responsable de potenciar la Red Mundial de Reservas de la Biosfera. De tal forma, que la modalidad mexicana, el legado del Dr. Halffter como la comunidad MAB de la Unesco reconoce, contribuyó de manera fundamental en la estrategia y creación de otras reservas de la biosfera a lo largo y ancho del planeta. Para la Unesco en la actualidad “las reservas de biosfera son “lugares de aprendizaje para el desarrollo sostenible” son sitios para probar enfoques interdisciplinarios para comprender y gestionar los cambios y las interacciones entre los sistemas sociales y ecológicos, incluida la prevención de conflictos y la gestión de la biodiversidad. Las Reservas de Biósfera involucran a las comunidades locales y a todas las partes interesadas en la planificación y gestión”. Hoy México tiene 42 reservas de la biosfera y el MAB considera un total de 727 reservas de la biosfera en 131 países con una superficie total de más 6 millones 800 mil kilómetros cuadrados, más de tres veces la superficie de México.
Además, el Dr. Halffter fue secretario ejecutivo y Presidente del Comité Mexicano del MAB de la Unesco de 1974 a 2006, por lo que fue un protagonista en la creación de las principales reservas de la biosfera que hoy existen en México.
Asimismo, impulsó la instrumentación e implementación del concepto de “reservas archipiélago” para conservar la biodiversidad de pequeñas áreas protegidas a través de su interconexión.
Por todo lo anterior, el Dr. Halffter recibió múltiples reconocimientos como la condecoración Oficial de la Orden Nacional del Merito otorgada por el Presidente de la República Francesa en 1984; la Medalla Alfonso L. Herrera al Mérito en Ecología y Conservación en 1986; la primera edición del premio Sultan Qaboos de la Unesco para la Conservación del Medio Ambiente, en reconocimiento del trabajo realizado con el Instituto de Ecología en 1991; la Universidad Veracruzana le otorgó una Medalla de Oro al Mérito por su contribución a la resolución de problemas ambientales en 2002; el Premio Interciencia 2006; el Premio Edward T. LaRoe III Memorial Award 2008, otorgado por la Society for Conservation Biology en 2008, entre otros reconocimientos.
Asimismo, recibió diversos doctorados honoris causa: de la Universidad de París, Francia en 1984; la Universidad para la Cooperación Internacional, Costa Rica en 2002; las Universidades de Alicante en el 2000, de Barcelona en 2002, y Complutense en 2006, en España; y la Universidad de Guadalajara, en 2006.
Es importante señalar también el papel que jugó en su carrera su esposa Violeta Marcet, nacida en Cataluña y como él, exiliada en México, quien fue su compañera y colaboradora durante muchos años, brindándole su apoyo científico y humano, con un ánimo infatigable.
Por todo ello, rendimos homenaje al trabajo, al desarrollo intelectual y científico del Dr. Gonzalo Halffter Salas, distinguido mexicano, y expresamos las más sinceras condolencias a sus seres queridos.