EL-SUR

Sábado 02 de Diciembre de 2023

Guerrero, México

Opinión

INE, nuevos partidos y elecciones en Morena

Arturo Martínez Núñez

Septiembre 08, 2020

Esta semana el INE volvió a ocupar el espacio central del debate público al negar el registro de diversos partidos políticos de nueva creación entre ellos México Libre, encabezado por Margarita Zavala Gómez del Campo, esposa del expresidente Felipe Calderón; Redes Sociales Progresistas, encabezado por la maestra Elba Esther Gordillo, poderosa ex lideresa del SNTE; y el de Pedro Haces, dirigente del extraño sindicato denominado CATEM. En una decisión sorpresiva, el INE dejó fuera de la posibilidad de competir en las elecciones del 2021 a estas agrupaciones, que al parecer habían cumplido con todos los requisitos que señala la ley para la creación de nuevos partidos políticos.
A reserva de lo que resuelva el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, pareciera imposible que estas agrupaciones obtengan su registro porque las violaciones que se les señalan, son graves y tienen que ver con el uso de recursos de procedencia desconocida, así como la entrega de dádivas y prácticas que parecían erradicadas como el acarreo, la compra de conciencias y la coacción de ciudadanos, sobre todo de los de más bajos recursos.
Llama poderosamente la atención el caso de México Libre, escisión de Calderón y Zavala del PAN y que pretendía convertirse en la nueva opción de la derecha para enfrentar al Obradorismo. El INE, el arbitro electoral, tantas veces criticado, algunas de ellas quizás de manera excesiva por el propio presidente de la República, de repente es criticado violentamente por el lado totalmente opuesto al Obradorismo. Dicen los expertos en futbol que cuando al arbitro le mientan la madre los jugadores y aficionados de ambos equipos, significa que ha hecho un buen trabajo.
Los argumentos de Lorenzo Córdova y de Ciro Murayama son impecables y abiertos en sus razones para votar en contra de permitir el registro a estas organizaciones.
He de confesar que en lo personal me habría gustado tener a Margarita y a Felipe en la boleta, y que no perdieran por default como al parecer va a ocurrir; creo firmemente que la desconfianza en los procesos electorales ha significado que construyamos un sistema de vigilancia y de creación de partidos sumamente complejo y complicado que por otro lado no funciona a la hora de evitar que surjan agrupaciones extrañas y de dudoso origen.
Estoy convencido de que en democracia debe haber más libertad para que cualquiera que quiera participar pueda hacerlo sin necesidad de llenar una infinidad de requisitos absurdos y muchas veces imposibles de lograr. Queda claro que, si el miedo es que el dinero mal habido se cuele al sistema político, la vía no es a través de legislaciones abultadas y extremadamente complejas, sino a través de la aplicación correcta de la ley.
Tengo la fortuna de conocer personalmente tanto a Lorenzo Córdova como a Ciro Murayama y sé de la probidad de ambos como académicos y en el caso de Murayama incluso como activista universitario en los años 80´s en el Consejo Estudiantil Universitario (CEU).
El INE recupera el papel de arbitro en la medida en que reciba mentadas de madre de ambos lados de la grada, significa que va por buen rumbo y que no beneficia ni perjudica a nadie por consigna.
También al INE le correspondió emitir una convocatoria a partir de la sentencia del Tribunal Electoral que obliga a Morena a cambiar a su dirigencia a partir del método de las encuestas.
Como lo dijo el propio presidente Obrador consultado al respecto, los actores relevantes al interior del partido no pudieron ponerse de acuerdo y serán las encuestas las que tomen la decisión final.
Son varios los hombres y mujeres que se han apuntado para dirigir Morena, entre los que destacan Mario Delgado, Porfirio Muñoz Ledo, Alejandro Rojas Díaz Durán (Promotor del Juicio y suplente del senador Ricardo Monreal), así como la senadora Citlalli Hernández y los jóvenes intelectuales de Morena Antonio Attolini y Gibrán Ramírez; las encuestas tienen el problema de que los beneficiados serán las personas más conocidas, no necesariamente las que tengan mejores credenciales; adicionalmente al no tener la certeza de un padrón confiable, el proceso se abre a todo aquel que se auto adscriba como simpatizante de Morena lo que de alguna manera deja en indefensión a los militantes del partido.
La guerra por la sucesión de 2024 ha comenzado ya. Los principales protagonistas siguen sin dar la cara, pero han puesto ya a sus alfiles y mariscales a ocupar posiciones claves de cara al proceso.
Levantarnos rápido de este duro golpe del Tribunal Electoral y ponernos a hacer lo que mejor sabemos hacer, que es trabajo de tierra, construcción de militancia y prepararnos para cuando las puertas de nuestro partido se abran tarde o temprano a todo aquel que desee militar en él. Tenemos que estar preparados para que no nos ocurra lo que decía el intelectual panista Carlos Castillo Peraza, que advertía antes de la victoria de Vicente Fox en el 2000, que el PAN corría el riesgo de ganar la presidencia y de perder al partido.

@ArturoMN