EL-SUR

Viernes 19 de Abril de 2024

Guerrero, México

Opinión

Inocentadas en la víspera

Silvestre Pacheco León

Diciembre 27, 2021

 

Nunca pensé que en vida de mi madre se hiciera realidad su respuesta a mi pregunta de qué haría si estuviera en sus manos corregir los problemas del país. Casi sin pensarlo y sin decírmelo dio por hecho que lo principal era terminar con la violencia y la inseguridad.
Eran los tiempos del gobierno de Barack Obama y celebrábamos la Navidad de 2016 y su cumpleaños 91 en Quechultenango.
Me respondió en seguida que primero hablaría con el presidente norteamericano para que cesara el ingreso de armas a nuestro país, porque en su simple pero eficaz razonamiento ella veía que era la facilidad de tener un arma lo que provocaba que las disputas se resolvieran a balazos con la consecuencia de muchas muertes que se podrían evitar.
–Los hombres con un arma se sienten muy valientes y borrachos o drogados son capaces de matar –decía convencida.
Ahora que mi madre tiene 96 años se alegrará cuando le cuente que el gobierno mexicano ya demandó a las principales empresas norteamericanas que fabrican armas, acusándolas de que sus prácticas comerciales negligentes facilitan el tráfico ilegal de su producción en nuestro país, y que el gobierno de Joe Biden ya dio su consentimiento para que las empresas Smith and Wesson Brands, Barret Firearms Manufacturing, Beretta USA, Colt’s Manufacturing Company y Glock que surten a los grupos delincuenciales informen a nuestro gobierno sobre los principales compradores para cerrar los filtros en las fronteras.
Pero lo más sorprendente del caso es que los propios dueños de esas empresas ya reconocieron que son parte del problema de violencia que vive nuestro el país, pues aceptaron que su relación con la delincuencia es tan estrecha que muchas de las armas que producen son bajo pedido de los cárteles, las más letales y caras, y que atienden hasta detalles de personalización como grabado de nombres y cachas chapeadas en oro, aunque en su descargo dijeron ignorar que en México está prohibida la portación y posesión de armas cuando son de uso exclusivo del Ejército.
Por eso se alegrará doña Lupe al saber que está próximo el cobro de 10 mil millones de dólares que los fabricantes de armas aceptaron pagar como indemnización por las muertes provocadas, dinero que se destinará al apoyo de las familias que han resultado víctimas de la violencia y a financiar programas destinados a generar oportunidades para todos según ha dicho el gobierno.
Con el control de armas se detendrá el fenómeno de los desplazados en Guerrero donde la disputa de los cárteles por el territorio se da en un clima de guerra con saqueos, abusos y muertes que obliga a cientos de familias a desplazarse, dejando en sus pueblos bienes y medios de vida, como sucede en la sierra de Zihuatanejo donde las familias de serranos que se refugiaron en Vallecitos de Zaragoza ya decidieron regresar a sus pueblos con el apoyo del Ejército y la Guardia Nacional que los protege.
Otro tema de alegría es el de la vacunación contra el coronavirus que nos sitúa en los primeros lugares del mundo porque su organización nos permitió mostrar lo que es capaz de lograr un gobierno de amplio apoyo popular con la colaboración entusiasta de los trabajadores del sector Salud, desde los investigadores, médicos y enfermeras, hasta los encargados del aseo.
México cuenta ahora con la autorización de la Organización Mundial de la Salud para la vacuna de Astra Zeneca producida con Argentina y que será la primera de esa calidad en América Latina.
En Guerrero el avance es notable porque con la radicación en Acapulco de la Secretaría de Salud federal como sede, sus autoridades se están esmerando en promover la vacunación como derecho y obligación de la población, explicando las razones que hay para vacunarse y dando amplias facilidades a través de los centros de vacunación a quienes por diversas razones no se han vacunado, realidad que da confianza a la población frente a la nueva ola de contagios, pues la mayoría ya sabe que la vacuna es la mejor defensa que se ha inventado contra el contagio, la enfermedad y la pérdida de vidas.
En este tema de la salud cobra relevancia la reconvención que el gobierno estatal ha hecho al de la capital quien desoyendo las recomendaciones de la autoridad de Salud permitió y apoyó la realización del Paseo del Pendón con el argumento poco inteligente de que fueron las mayordomías de los diferentes barrios de la ciudad las que tomaron la iniciativa de realizar esa festividad que atrajo a miles de personas sin las medidas de higiene básicas, cuando se sabe que la recomendación frente a la nueva ola de la pandemia es evitar concentraciones.
Aparte de que es un pésimo ejemplo por la falta de respeto de la presidenta municipal de Chilpancingo a una determinación estatal, tratándose de titulares que tienen como antecedente común el origen político de ambas, el hecho tan destacado quizá sirva de ejemplo para no verlo repetirse en casos similares.
Otro ejemplo para congratularse en víspera del 28 de diciembre es el proceso de transformación que se anuncia en Zihuatanejo donde por fin se ha resuelto el destino del Partenón, el viejo edificio símbolo de la corrupción en el gobierno de José López Portillo, construido en la ladera del cerro que mira a la playa de la Ropa, el cual se utilizará para estadías de los creadores guerrerenses y exposiciones permanentes de su producción.
La gestión del gobierno municipal para conseguir del Ejecutivo federal el subsidio que requiere su rehabilitación ha resultado inteligente al plantearle que sea financiado con los recursos obtenidos por la venta de la Casa de visitas de Ixtapa y la de Emilio Lozoya que compró en la playa de la Majahua con dinero que le robó a Pemex.
Con esos arreglos se ha convertido en realidad la posibilidad de que se ejecute como obra emblemática del puerto el proyectado jardín ecológico en los terrenos de la laguna de las Salinas donde hoy son foco de contaminación las frecuentes tolvaneras que se levantan en pleno centro de la ciudad.
La mejor manera de cuidar el valioso tesoro del manglar con su multiplicidad y variadas formas de vida es tenerlo a resguardo de la comunidad, ajeno a las apropiaciones privadas como lugar de disfrute para residentes y visitantes ampliando su entorno marino y garantizando su uso comunitario, sea como atracadero de las embarcaciones menores, mercado de pescado y de artesanías, brazo de mar para la pesca recreativa, el buceo y paseo a remo junto con la natación.
Con ese proyecto que está siendo estudiado por el gobierno federal, Zihuatanejo será la primera ciudad enjardinada y en equilibrio con el medio ambiente.
Lástima que todas estas noticias solo sean un adelanto de las inocentadas con las que se festeja el 28 de diciembre.