EL-SUR

Martes 30 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

José José y Aceves Navarro

Humberto Musacchio

Octubre 28, 2019

LA REPÚBLICA DE LAS LETRAS

El pasado viernes la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México realizó un magno homenaje a José José en el Zócalo capitalino, con la participación de una veintena de figuras de los espectáculos a las que pagaron lo que suelen cobrar o, más probablemente, las eximirán de impuestos locales. Antes, el martes, el INBA, tratando de compensar el ominoso silencio que guardó ante la muerte de Adolfo Mexiac, ahora sí se dio por enterado y hasta realizó una velación del gran Gilberto Aceves Navarro en el Palacio de Bellas Artes. Mucha pompa y caras compungidas mientras que el conjunto escultórico Pueblo del Sol, que está en la avenida Chapultepec, entre Salamanca y Valladolid, se halla en el abandono, despintado y con la semidestruida base convertida de alojamiento de gente sin hogar. Si de veras apreciaran a Aceves Navarro, deberían ocuparse de la preservación de su obra antes de derramar tantas lágrimas de cocodrilo.

Murió el escritor Daniel Leyva

Con una sólida formación literaria adquirida en La Sorbona, Daniel Leyva (1949-2019) fue un culto y eficiente funcionario cultural, tanto en el servicio exterior como en los cargos que desempeñó en México, destacadamente a su paso por la subdirección general del Instituto Nacional de Bellas Artes como en la dirección de Difusión Cultural del Instituto Politécnico Nacional, donde desplegó ideas, capacidad para concretar proyectos y una bonhomía que lo hizo querido de la comunidad guinda y blanco y de los muchos artistas que llevó a Zacatenco y otras sedes del IPN. Tuvo un paso breve pero brillante por el periodismo, sobre todo en Uno Más Uno, y su poesía fue una caja de sorpresas, sobre todo por obras como Talabra y Crispal, libro éste que le hizo ganar el Premio Xavier Villaurrutia. Novelista creativo, distinto, obtuvo el Premio José Rubén Romero 1982 por Una piñata llena de memoria. Becario Guggenheim 1981, Daniel deja un cúmulo de amistades que supo ganar con su sencillez. Nuestro muy sentido pésame a la querida Amelia Becerra Acosta.

Se nos fue Alicia Reyes

Con estudios de letras francesas en París y de literatura española en la UNAM, Alicia Reyes desplegó su talento poético en una amplia bibliografía, pero la obra de su vida fue preservar el legado de su abuelo, Alfonso Reyes, tanto en ensayos de gran agudeza como en el rescate y difusión de diversos trabajos del gran regiomontano. A su actividad se debe la fundación del Premio Alfonso Reyes, de la Sociedad Alfonsina Internacional y de la Capilla Alfonsina, que dirigió por más de medio siglo. En 1976 decidió su retiro y se marchó a su amado París, donde murió. La recordaremos con su sonrisa amable y su inteligencia.

Retiran Alas de México

Alas de México, la escultura de Jorge Marín que ha estado colocada en el camellón de Reforma, frente al Museo Nacional de Antropología, será cambiada a otro sitio, pese a que el público la había hecho suya y de todo el país venía gente a retratarse precisamente en el lugar donde estuvo tantos años. Un gesto de desprecio a la ciudadanía, adoptado por un Comité de Monumentos y Obras Artísticas en Espacios Públicos de la Ciudad de México (¡Uf!), en el que participan representantes de diversas oficinas burocráticas del gobierno capitalino (como la Secretaría de Innovación y Ciencia, que mucho debe saber de arte), del INBA, el INAH, académicos y “miembros de la sociedad civil” (también expertos en arte urbano, suponemos). Por contraste, al comité de marras no le molesta que la horrenda “fuente de las culebras” siga en su emplazamiento original.

Otra revista Política

En los años sesenta circuló la memorable revista Política fundada y dirigida por Manuel Marcué Pardiñas, a quien en 1968 Gustavo Díaz Ordaz hizo encarcelar, torturar y vejar como venganza por la crítica que recibía de esas páginas. Lo que pocos saben es que en 1947 hubo otra publicación del mismo nombre dirigida por Luis Correa Sarabia y en la que formaban parte de la redacción Ricardo Garibay y Jorge Hernández Campos. En el consejo editorial figuraban Alonso Aguilar, Antonio Betancourt y Raúl Salinas Lozano. La lista de colaboradores incluía a Jorge L. Tamayo, Ignacio M. Beteta. Leopoldo Salazar Viniegra, Rafael Heliodoro Valle, Luis Suárez y Manuel Moreno Sánchez. El director gráfico era Albe y los dibujantes fueron Ángel Bracho, Francisco Mora y Fernando Castro Pacheco, artistas del Taller de Gráfica Popular. Los Hermanos Mayo y Enrique Bordes Mangel se encargaban de la fotografía y Alfonso Martínez Domínguez –sí, el mismo– se encargó de la circulación, aunque sin mucho éxito, pues la revista sólo llegó al segundo número pese a su formidable nómina.

Breviario…

Juan Mora Catlett recibió el Premio a la Excelencia Docente que otorga la Universidad Estatal de Cinematografía de Rusia, acreditada como el primer centro docente de la especialidad. @@@ La Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), decidió otorgar el Premio Juan Pablos al Mérito Editorial a Daniel Goldin, ex director de la Biblioteca José Vasconcelos y antes, creador de las colecciones infantil y juvenil del Fondo de Cultura Económica.