EL-SUR

Lunes 11 de Diciembre de 2023

Guerrero, México

Opinión

La bella novela policiaca de Louise Penny

Adán Ramírez Serret

Junio 15, 2018

Hay pocas sorpresas tan agradables como encontrarse con un autor nuevo y fantástico, ir pasando las páginas y descubrir que no sólo tiene unas cuantas líneas bien logradas, entrañables personajes, sentido del humor y en general una manera espectacular de escribir, de detallar escenarios y dibujar tramas. Sino que en verdad estamos ante un escritor que nos hace entrar en conflicto, pues no se puede parar la lectura por lo adictiva, al mismo tiempo que no se quiere acabar un libro tan bueno. Fue lo que me sucedió esta semana, con una escritora, mientras leía las primeras páginas de El bello misterio de Louise Penny (Toronto, 1958).
Se trata de una novela policiaca, la autora ha ganado durante cuatro veces consecutivas el premio Agatha Christie, para que se tenga una idea de su nivel. Descubro que aunque nunca había leído a esta autora (dije antes nueva escritora pero lo es sólo para mí) y que hasta la semana pasada su nombre me era desconocido, pero es una escritora que ha vendido millones de ejemplares.
El bello misterio es de alguna forma una historia tradicional en donde en primer lugar se presentan los detectives, el encantador Armand Gamache al lado de su esposa y a su ayudante, Beauvoir, tomando el café y desayunando perezosamente con su novia. Están en medio de sus vidas cuando reciben una llamada, ha habido un asesinato en la provincia, en específico en un monasterio mágico, de postal, en donde viven unos monjes que tienen un voto de silencio pero que son famosos en el mundo por un disco que grabaron con cantos gregorianos.
Este es el inicio de muchas novelas policiacas, sin embargo, la sorpresa viene en la forma en que desarrolla la historia Louise Penny, pues mientras los detectives se dirigen al monasterio en un paraje virgen, la autora describe el vuelo hacia la provincia, el lago, a los habitantes de este lugar, y, finalmente, a los monjes que aquí residen, con la elegancia de una autora amante del purismo narrativo, quizá para decirlo con palabras más llanas, buscando hacer Gran Literatura. En esto recuerda mucho a su paisana Premio Nobel de Literatura, Alice Munro.
Los detectives se internan en este mágico convento de la orden gilbertina, la cual el Vaticano pensaba extinta hacía 400 años, para comenzar a desentrañar el caso. Recorren los pasillos llenos de luz y vitrales, los antiguos salones de piedra, los jardines y huertos protegidos por una infranqueable y rocosa barda y, finalmente, llegan a una cámara secreta en donde fue encontrado el cuerpo del prior, entrado en carnes y director del coro musical, en posición fetal y con el cráneo destrozado a pedradas. Naturalmente no hay ningún sospechoso o hay demasiados, de manera estricta, los 23 monjes que habitan el monasterio.
Hay pocas pistas, pero sobre todo una muy importante, la víctima esconde en su seno sobre el que se encuentra enroscado, un viejo manuscrito en latín, de al menos mil años, en el cual lo único que se alcanza a leer es Dies Irae: días de ira.
Este es sólo el comienzo de la novela policiaca que en lo personal me recuerda, y la leo con exactamente el mismo placer, con el cual leí El nombre de la rosa de Umberto Eco. En donde el crimen se esconde en un viejo monasterio y para resolverlo se deben hacer pesquisas filológicas y mezclarlas con los sentimientos humanos de los monjes como los celos, la envidia y la avaricia para debelar el misterio.
Louise Penny echando mano de lo mejor de la novela policiaca y lo mejor del estilo en la prosa inglesa, entrega una novela llena de suspenso, de parajes y personajes fascinantes que nos recuerda la esencia del placer de leer. El bello misterio es una muestra de la bella novela policiaca de la cual esta autora no sólo es la gran exponente sino la única, al lado de Umberto Eco, claro.
(Louise Penny, El bello misterio, Barcelona, Salamandra, 2018. 496 páginas).