EL-SUR

Martes 27 de Septiembre de 2022

Guerrero, México

Opinión

La calefacción está encendida

Octavio Klimek Alcaraz

Octubre 30, 2021

Este domingo 31 de octubre inicia la 26 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. La ciudad sede es Glasgow, Escocia, y concluirá el próximo 12 de noviembre. Los representantes de los países del mundo negociarán sobre cómo se puede detener los impactos adversos del cambio climático.
Es una realidad, que cuanto más aumenta la temperatura media mundial, más probables son las olas de calor, las inundaciones, el deshielo de los glaciares y los incendios forestales, entre otros impactos. El cambio climático ya está teniendo consecuencias catastróficas en todo el mundo.
Debe recordarse, que el Acuerdo de París de 2015 estipuló que el aumento de temperatura debería limitarse a muy por debajo de 2 grados, pero si es posible a 1.5 grados. Hasta ahora, la temperatura media mundial ha aumentado alrededor de 1.1 grados en comparación con el nivel preindustrial.
Por lo tanto, para cumplir con el Acuerdo de París, el mundo debe volverse climáticamente neutro en los próximos años. Esto significa que los gases de efecto invernadero nocivos, especialmente el dióxido de carbono (Co2), ya no deben ingresar a la atmósfera. Para ello, los países del mundo deben dejar de quemar combustibles fósiles como el petróleo, carbón y el gas.
Ahora bien, el pasado jueves 26 de octubre el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) publicó su nuevo Informe sobre la Brecha de Emisiones 2021. La calefacción está encendida: un mundo de compromisos climáticos aún por cumplirse (https://www.unep.org/es/resources/emissions-gap-report-2021).
Para el Informe, expertos del PNUMA evaluaron los programas de protección climática recientemente actualizados de 120 países.
Sus resultados, no son buenas noticias, el Informe en sus Mensajes Clave confirma que “las nuevas Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés), combinadas con otras promesas de mitigación, ponen al mundo en camino hacia un aumento de la temperatura global de 2.7 grados para fines de siglo, incluso si se cumplen los nuevos compromisos no condicionados. La implementación adicional de objetivos de neutralidad de emisiones podría reducir el calentamiento global en otros 0.5 por ciento, pero estos planes son actualmente ambiguos y no se reflejan completamente en las NDC. Para mantener el calentamiento global por debajo de 1.5° este siglo, el mundo necesita urgentemente poner en marcha políticas y acciones adicionales para reducir casi a la mitad las emisiones anuales de gases de efecto invernadero en los próximos ocho años”.
En los Mensajes Clave del Informe se manifiesta que concentrarse en la neutralidad de emisiones podría marcar una gran diferencia, pero también señala que los planes actuales son vagos y no están incluidos en las NDC. Comunica que “un total de 49 países más la Unión Europea se han comprometido con el objetivo de lograr cero emisiones netas. Esto cubre más de la mitad de las emisiones domésticas globales de gases de efecto invernadero, más de la mitad del PIB y un tercio de la población mundial… Incluso, si se implementan de manera efectiva, los objetivos de neutralidad de emisiones podrían reducir el calentamiento global en aproximadamente 0.5 grados, en relación con las proyecciones que sólo tienen en cuenta las NDC no condicionadas y otros compromisos, acercándose así al rango superior del objetivo de temperatura del Acuerdo de París. Sin embargo, muchos de los planes climáticos nacionales retrasan la acción hasta después de 2030”.
Este año el informe analizó el potencial que conlleva la reducción de las emisiones de metano en los sectores de los combustibles fósiles, los residuos y la agricultura, ya que se considera que pueden contribuir a cerrar la brecha de emisiones y reducir el calentamiento a corto plazo. En el Informe se manifiesta que las emisiones de metano son el segundo factor que más contribuye al calentamiento global. Esto debido a que el metano tiene un potencial de calentamiento global más de 80 veces superior que el del dióxido de carbono en un periodo de 20 años. Pero, por otro lado, el metano tiene una vida más corta en la atmósfera que el dióxido de carbono, solo doce años, frente a los cientos del Co2, por lo que reducir las emisiones de metano limitaría el aumento de la temperatura más rápido que los recortes de dióxido de carbono. Así, el Informe estima que las medidas de mitigación técnica de bajo o cero costos podrían reducir las emisiones antropogénicas de metano en alrededor de 20% cada año. Mejor aún, la aplicación de todas las medidas disponibles, junto con medidas estructurales más amplias, podría reducir las emisiones antropogénicas de metano en aproximadamente un 45 por ciento.
Aunque soy escéptico de los mercados, ya que finalmente la economía de libre mercado ha llevado a la humanidad a esta tragedia, dado que su premisa es maximizar ganancias a través del crecimiento económico sin importar los límites biofísicos del planeta. El Informe del PNUMA señala en sus Mensajes Clave, que “los mercados de carbono pueden ofrecer una reducción real de las emisiones e impulsar la ambición.” Aunque finalmente lo condiciona a “solo cuando las normas estén claramente definidas, diseñadas para garantizar que las transacciones reflejen las reducciones reales de las emisiones y estén respaldadas por acuerdos para rastrear el progreso y proporcionar transparencia.” Es decir, la vara está muy alta para cumplir la reducción real de emisiones a través de la mera implementación de los mercados de carbono.
Inger Anderson, directora ejecutiva del PNUMA señalo en la presentación del Informe: “El cambio climático ya no es un problema del futuro. Es un problema ahora”.
Por lo anterior, la conferencia climática de este año se considera decisiva. Si en especial los grandes estados emisores no refuerzan significativamente sus ambiciones, el objetivo de 1.5 grados muy pronto se volverá inalcanzable.

PD. Cuando se es nuevo gobierno, se busca hacer mejor las cosas que los gobiernos anteriores. Llegan nuevos equipos en los espacios decisorios, hay que implementar nuevas y mejores políticas públicas. Es normal en las democracias separar de altos cargos de confianza a gente que no se le tiene confianza y por tanto le va a ser difícil que implemente dichas políticas públicas. Además, se deben de ir los que no son servidores públicos: los ineficientes, los déspotas, los probadamente corruptos. Pero no se trata de que se vayan todos los trabajadores en las dependencias, hay trabajadores de niveles operativos que llevan años haciendo bien su función laboral. A lo más, se debe de evaluar su desempeño caso por caso.
La formación, el mérito, la trayectoria deberían ser tomados en cuenta. Si son buenos servidores públicos hay que promover a los mejores. Muchos han sido explotados durante años vía contratos, sin obtener una plaza laboral pese a su conocimiento y experiencia. Por otro lado, las instituciones públicas no deben ser agencias de empleo para gente sin los mínimos requisitos laborales. No se debe regresar al estilo del viejo régimen de usar a los partidos políticos o el amiguismo como forma de dar empleo en el gobierno. No se debe llegar a aprender al espacio laboral. Eso puede hacer colapsar a la larga, las aspiraciones de mejores políticas públicas de un gobierno cuando colocas en puestos de trabajo a personal no idóneo al puesto a costa de otro, de un buen servidor público. Apoyen sus colaboradores a la gobernadora Evelyn Salgado a que tenga éxito en su responsabilidad, a que tenga un buen gobierno, Guerrero lo necesita. En un gobierno de la 4T y que se entiende de izquierda, la intolerancia, el sectarismo, el nepotismo, el oportunismo y la injusticia laboral no caben. Al respecto, recomiendo leer a detalle los 20 principios de la Guía Ética para la Transformación de México, que va a más allá de no mentir, no robar, no traicionar. Existe además una frase que a veces se olvida: Trata a la gente como te gustaría que te trataran.