EL-SUR

Sábado 04 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Alcaldes de Acapulco (XXXIV)

La chilena / 2 y última

Anituy Rebolledo Ayerdi

Septiembre 12, 2019

En diciembre próximo se celebrarán los 100 años del nacimiento del compositor y cantante costachiquense Álvaro Carrillo, autor de chilenas como Pinotepa y Alingo lingo Foto: Tomada de Internet
En diciembre próximo se celebrarán los 100 años del nacimiento del compositor y cantante costachiquense Álvaro Carrillo, autor de chilenas como Pinotepa y Alingo lingo Foto: Tomada de Internet

Quien lo haya dicho o lo diga

Admitamos que lo que llamamos cueca, zamacueca o marinera tiene su origen en los piases sudamericanos de Chile, Perú, Argentina e incluso en Bolivia. No tiene por ello ningún sentido discutirlo. Llamar chilena a todos los sones me parece una exageración, además de un protagonismo fuera de cualquier conocimiento elemental de la música. Ya no digamos una falta de respeto a las costumbres y tradiciones de los pueblos costachiquenses. Quien lo haya dicho o lo diga.
En Pozahuanco, por ejemplo, “blusa de chaquira” es el nombre originario de una prenda de vestir. Nadie se refiere a ella como “poncho” o “huipil” y tampoco como “quesquémetl” ni nada que se le parezca. Y es que con ese nombre se conoce a tal prenda desde siempre. El son y el gusto calentano , por su parte, son llamados así porque fueron esos los nombres que les dio el pueblo desde siempre, conservándolos amorosamente hasta nuestros días. Ora que lo mismo sucede con todos los sones del país. Sólo los extrajerizantes serían capaces de llamar música polaca a los jaraneos de la música calentana, por más que se parezcan y que incluso de Polonia hayan venido.
Y no es que uno ande por allí buscándole protuberancias a las hormigas . Pero sería bonito que tuviéramos un poco de respeto y estimación para la creación musical de nuestra gente, además de darle el crédito que merecen. México es un radiante crisol musical y muy pocos países tienen sus riqueza. Compositores, ejecutantes , intérpretes y bailadores tienen claro que a los sones se les identifica con las regiones donde se cantan y bailan. El Huasteco y los sones de Tierra Caliente de Guerrero y Michoacán.
Yo pienso que se parió al chamaco y no se le puso el nombre adecuado, pero también creo que estamos a tiempo, muy cerca, de llamar a la chilena con un nomrbe adecuado, el que le corresponde históricamente. Nada malo pasaría, por el contrario, nos identificaría más con sus orígenes y con orgullo daríamos a este ritmo tan hermoso un nombre representativo de cada región. El talento sobra; los jóvenes vienen arreando recio y no dudo que pronto surja quien ponga cada cosa en su lugar.
Miguel Arizmendi Herrera es el hijo del profesor Miguel Arizmendi Dorantes, compositor e intérpre además de activista social, y de doña Leonor Herrera, Doña Noy, una costachiquense como todas ellas entregadas con pasión a la familia y al trabajo. Sobrino de los Hermanos Arizmendi, cuarteto de creadores e intérpretes formado por Benito, Raúl, Isidro y Lucio, el compositor, intepretes además de algunos de sus compoisiciones.
Arizmendi Herrera es ingeniero en Comunicaciones, egresado de la Escuela de Ingeniería Mecánica y Eléctrica del Instituto Politécnico Nacional, ESIME. Jubilado de sus ocupaciones profesionales, está dedicado de lleno a la música, su pasión de siempre. Estudia en la Escuela de Música para diplomarse en Técnico en Música Popular. Compositor y ejecutante de varios instrumentos musicales, Arizmendi Herrera se dedica actualmente a la integración de grupos musicales en el estado de Oaxaca, donde radica. Recientemente participó con su hijo Ehekatl Arizmendi cantando chilenas durante una velada en honor al compositor Álvaro Carrillo, preparatoria de la celebración de su centenario, en diciembre de este año. A propósito, algunas chilenas del creador “oaxacoguerrerense”.

El amuleto

Sal a bailar con ese
te lo permito
y si te mira mucho
dile que pise con cuidadito.

Ya la la la la lai la
porque yo que creo
que estando tan aguado
no sirves niño ni pa’l recreo.

Si zapateas bonito
yo te prometo
hacer con polvito
de tus zapatos un amuleto.

La ra la la la la lai
que me dé suerte,
para que tú me quieras
y me acompañes
hasta la muerte.

Si quieres ir al cielo
sueña conmigo
porque al cielo se llega
con las cositas que yo te digo.

A ra la la la lai la
pero un ratito
porque si te descubren
allá te quedas como angelito.

Si al despedirme muero,
corazoncito,
dile al que te acompañe
que siempre cuide con cuidadito.

A la la la la lai la
mucho cuidado ,
que si pisan tu sombra
yo te aseguro
que me han pisado.

Alingo lingo

Alingo lingo, lingo, lingo la
Santo Domingo, San Nicolás,
Alingo lingo, lingo la
Santo Domingo, San Nicolás.

Me gusta el golpe del bajo
cuando le dan bordoneado
me acuerdo de Llano Grande
San Nicolás Maldonado.

Soy tirador
mi retrocarga es la ley
me paseo por Charco Choco
El Alacrán y El Maguey.

Soy trovador
y mi guitarra es la ley
paso Cuajinicuilapa
Tacuba y ay, El Maguey.

Alingo, lingo , lingo la (etc.).

Lástima que soy un pollo
tengo más plumas que un gallo
y en el corral de mi yegua
no me relincha un caballo.

Soy tirador
mi retrocarga es la ley
me paseo por Lo de Soto
Tacuba y ay El Maguey.

Soy trovador
y mi guitarra es la ley
me paseo por Charco Choco
Ometepec y El Maguey.

Alingo lingo, lingo la (etc.).

Ahora sí que estoy culeco
porque mañana me caso
con una linda negrita
patitas de chachalaco.

Pinotepa

Bonito Pinotepa
no soy coplero y te estoy cantando
porque nació en tu suelo
la morenita que estoy amando.

Me gustan tus mujeres
por eso aunque no sepas
viva la costa con Pinotepa.
Yo seguiré cantando
Viva la costa con Pinotepa.

Pasando Tlacamama
una paloma dijo a mi oído
si vas a Pinotepa
verás que flecha tiró Cupido.

Con tu alma provinciana
eres sultana de costa Chica
con tus verdes palmeras
eres costeña y eres bonita.

Bonito Pinotepa
no soy coplero y me voy cantando
ahí dejo mi chilena
pa’ la morena que estoy amando.

La Yerbabuena

Se secó la yerbabuena
a pesar de mis cuidados
se secó la yerbabuena
a pesar de mis cuidados

A mí me van a tratar
como se trata al pescado
que se coge con trabajo
y se come con cuidado.

Que me voy, me voy, me voy
que me voy de aquí
tu pensando en que me voy
yo pensando en ti.

Me despido pero vuelvo
a demostrar lo que valgo,
me despido pero vuelvo
a demostrar lo que valgo.

Ojalá no tengas miedo
que tú tienes mi respaldo
ahora es cuando yerbabuena
le has de dar sabor al caldo.

Que me voy, me voy, me voy
que me voy de aquí,
tu pensando en que me voy
yo pensando en ti.