EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

La corrupción en el gobierno de Peña Nieto

Marcial Rodríguez Saldaña

Agosto 24, 2017

Los escándalos de corrupción en el gobierno de Enrique Peña Nieto no paran ya que constantemente aparecen hechos que involucran a funcionarios de su gobierno y a él mismo. Hay que recordar el asunto de la Casa Blanca, residencia ubicada en una de las colonias más ricas de la Ciudad de México, Lomas de Chapultepec, que fue adquirida por su esposa en 86 millones de pesos, a través de la empresa grupo Higa, compañía que fue beneficiaria por contratos de obras por miles de millones de pesos desde que era gobernador del Estado de México y ya en la Presidencia de la República; luego el de la adquisición de otra residencia por Luis Videgaray –coordinador de la campaña presidencial de Peña Nieto, ex secretario de Hacienda y actual de Relaciones Exteriores– comprada a la misma empresa en el Club de Golf Malinalco, en la cantidad de 7 millones 500 mil pesos; recientemente el caso del socavón en el Paso Exprés de Cuernavaca donde fallecieron dos personas, y hasta la fecha no sancionan a ningún responsable.
1.- En días pasados fue divulgado en México originalmente por medios por de comunicación independientes, simultáneamente del diario brasileño muy influyente O’Globo, que en un expediente de la Procuraduría de ese país, funcionarios de la empresa Odebrecht que se dedica a los negocios en las áreas de ingeniería, construcción, manufactura de productos químicos y petroquímicos, con presencia en varios continentes, declararon con lujo de detalle –fechas, lugares, montos depositados, cuentas, etc.,– que entregaron 10 millones de dólares a Emilio Lozoya Austin, 4 durante la campaña de Peña Nieto, en la cual era coordinador de Asuntos Internacionales y 6 ya como director de Petróleos Mexicanos, lo cual ha desencadenado nuevamente un escandalo público en nuestro país.
2.- La reacción de Lozoya ha sido negar los hechos y también la del gobierno de Peña Nieto. Lo cierto es que existe una investigación por parte de la Procuraduría General de Justicia de Brasil en donde ya han declarado testigos que fueron funcionarios de la empresa Odebrecht en México, quienes aportaron datos muy precisos sobre los sobornos entregados. Este asunto no es nuevo ya que el 16 de febrero de este año, el procurador general de la República de México Raúl Cervantes Andrade, ex abogado de la campaña presidencial de Peña Nieto– viajó a Brasil a una reunión precisamente sobre los actos de corrupción cometidos en quince países, en los cuales participó la empresa Odebrech, de tal suerte que el caso de los sobornos en México en donde se acusa a Lozoya ya eran conocidos en la PGR, sin embargo no ha actuado, y ahora a fuerza de la presión de la opinión pública internacional y nacional ha tenido que citar a este ex funcionario a declarar.
3.- Los hechos de corrupción de ex gobernadores priístas como Javier Duarte Ochoa, de Veracruz, César Duarte Jáquez de Chihuahua, a quienes Peña Nieto los presumía como parte de la nueva generación del PRI han hablado más que sus palabras, porque a pesar de que hubo muchas denuncias ciudadanas sobre esos gobernadores corruptos Peña Nieto no hizo caso hasta que la presión social lo obligó a detener al Duarte veracruzano, pues el otro sigue prófugo de la justicia. Lo de Lozoya debe investigarse a profundidad, en donde intervengan órganos independientes que aseguren un proceso transparente, porque si lo va a investigar el procurador ex abogado de Peña Nieto en su campaña, ahí hay conflicto de intereses que no garantiza que se conozcan los hechos con veracidad. Hay que recordar que el sindicato de Pemex –afín al PRI– destinó fondos ilegales a la campaña de su candidato presidencial en el año 2000, por mas de mil 400 millones de pesos, y en este caso, se debe conocer si esos sobornos de los ex funcionarios de Obredercht llegaron a la campaña de Peña Nieto y sancionar a todos los responsables.

[email protected]
hotmail.com
Twitter: @marcialRS60