EL-SUR

Martes 27 de Septiembre de 2022

Guerrero, México

Opinión

La corrupción is in the air, o el gran reto del NAIM

Silber Meza

Agosto 04, 2018

-12 de diciembre de 2007. Media tonelada de cocaína fue decomisada en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM). A los pocos días, varios trabajadores del centro de vuelos fueron localizados decapitados en las orillas de la Ciudad de México y del Estado de México.
-7 de diciembre de 2010. Partieron del AICM. Vuelo Ciudad de México-Madrid. Al llegar al aeropuerto de Barajas fueron detenidos. Los tres sobrecargos: 27, 28 y 40 años fueron acusados de intentar introducir 140 kilos de cocaína. Se consideró un decomiso histórico.
-18 de agosto de 2011. Salió de la Ciudad de México en el vuelo AM001. Al día siguiente, el 19, justo a las 14 horas aterrizó en España. Según la policía española, el copiloto traía consigo una maleta con 42 kilos de cocaína. Fue descubierto cuando realizaba sus trámites aduanales de rutina.
-25 de junio de 2012. “Ya valió. ¿Puede venir, por favor?”, le dijo un policía federal a su coordinador, Bogard Felipe Lugo de León. Minutos después empezaron los disparos. Tres agentes de la Policía Federal fueron asesinados en el área de comida de la Terminal Dos. En los días siguientes la versión de la autoridad apuntó a un crimen de policías federales contra policías federales. Un grupo de agentes descubrió que tres de sus compañeros participaban en una red de corrupción del narcotráfico dentro del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Al verse descubiertos, presuntamente dispararon contra sus compañeros. “Me siento que he traicionado todo. Empezando con mi familia, a mi institución y a mis principios como policía”, dijo Bogard en su declaración, tras ser detenido. Dos meses después, los 348 policías federales que laboraban en el centro de vuelo más grande del país fueron cambiados en su totalidad.
-3 de septiembre de 2015. Un vuelo procedente de Bogotá, Colombia, cargaba 40 costales repletos de presunto “óxido de zinc”. En realidad era cocaína negra, una versión de la droga que por primera vez era identificada en México.
-2 de agosto de 2018. La Comisión Nacional de Seguridad dio a conocer que la Policía Federal aseguró 120 kilogramos de crystal (metanfetaminas) en la zona de carga de la terminal aérea, luego de que los federales desplegaron un dispositivo de seguridad en el área de carga, importación y exportación y detectaron 100 paquetes confeccionados con papel carbón, aluminio y plástico transparente dentro de equipo de cómputo. La droga, procedente de Zapopan, Jalisco, con destino a Australia, fue adjudicada al Cártel de Jalisco Nueva Generación, identificado como el grupo criminal más poderoso de México. Se estima que su valor en el mercado podría rebasar los 76 millones de dólares.
Ha pasado más de una década del primer incidente aquí narrado y el tráfico de drogas en el AICM no se ha detenido.
Los últimos meses hemos estado inmersos en un acalorado debate sobre la ubicación y el costo del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM): que si es adecuado en Texcoco, que si es pertinente llevarlo a la base militar de Santa Lucía, que si debe ser operado por el gobierno o darlo en concesión a particulares, que si se compran materiales nacionales se reduce el costo hasta en mil millones de dólares…
Poco se ha hablado del problema de corrupción que padece la terminal área; conflicto que si no se corta de tajo continuará, colóquese donde se coloque.
Como se puede apreciar en la relatoría de hechos expuesta al principio, existe toda una red de tráfico de drogas que opera en el AICM. Es una telaraña donde se hallan interconectados policías federales dispuestos a asesinarse entre ellos a cambio de dinero, de pilotos y sobrecargos capaces de cargar equipaje con kilos de cocaína, envíos de droga a México procedente de Colombia e incluso envíos de droga desde México hasta Australia. La operación es gigante, multimillonaria y sangrienta.
La procedencia y destino de las personas detenidas en el AICM nos arroja una muestra del tráfico de droga, que en su mayoría se había mantenido como un intercambio sudamericano. En la respuesta de información 0413100076317 realizada por la Policía Federal en agosto de 2017, se informa que la mayoría de las detenciones de personas extranjeras están relacionadas con vuelos que proceden de Bogotá, Medellín, Lima, San José, San Salvador, Guatemala, Panamá y Sao Paulo. Las conexiones de corrupción son internacionales y sofisticadas.
Los hechos provocados por las redes de corrupción no son difíciles de identificar, en realidad mantiene un dejo de obviedad; lo que es complejo de desentrañar es la red de intereses que protegen a estas redes. Más allá del lugar donde finalmente sea construido, el gran reto para las autoridades del nuevo aeropuerto será desmantelar la red de corrupción multinacional que ha convertido al AICM en una de las zonas de tráfico de droga más aceitadas de México y del mundo.