EL-SUR

Lunes 29 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

La guerra en México

Marcial Rodríguez Saldaña

Diciembre 15, 2016

Hace 12 años Felipe Calderón declaró la guerra al narcotráfico en México y envió a la calle al Ejército y a la Marina que se habían mantenido en sus cuarteles; en ese entonces se dijo que esa sería la forma de acabar con la inseguridad que campeaba en todo el país y que era una medida temporal en tanto se formaban las corporaciones policiacas para asumir esas funciones.
1. El contexto político en que tomó esa decisión es conveniente recordarlo. Calderón había asumido en diciembre del 2006 la Presidencia de la República en medio de un proceso fraudulento, entre tantas irregularidades el propio Vicente Fox ha confesado que él intervino y todo el gobierno para impedir que Andrés Manuel López Obrador, a quien le hicieron un juicio político para despojarlo del mandato que le había otorgado el pueblo de la Ciudad de México como jefe del gobierno, que fuese candidato presidencial, sin embargo la movilización popular lo reinstaló en su encargo, pero los grupos del poder formal y fáctico en el país se confabularon para transgredir el voto popular.
2. Felipe Calderón carecía de legitimidad y esa fue una de las causas más importantes por las que tomó la decisión de enviar al Ejército y a la Marina a cumplir tareas que no les están asignadas en la Constitución, como es la investigación y persecución de los delitos, ya que estas funciones están encomendadas al Ministerio Público, a la Procuraduría General de la República para el caso de los delitos federales –narcotráfico– y las procuradurías o fiscalías estatales en el caso de los delitos locales; pero violando la Constitución Calderón declaró la ‘guerra’ cuando esta determinación está prevista para el caso de conflictos con otros países y con la aprobación del Congreso de la Unión.
3. Las declaraciones recientes del secretario de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos, en el sentido de que las fuerzas armadas están realizando funciones que no les corresponden, para las que no fueron preparados y que no hay un marco legal que regule su actividad, comprueba que durante todo este tiempo en que el Ejército y Marina han salido de sus cuarteles se ha mantenido una situación contraria al orden constitucional y legal y que los senadores y diputados pretenden normalizar con una ley sólo se podría resolver modificando la Constitución y cambiando la naturaleza de las funciones del Ejército y Marina para convertirlas en instituciones de procuración de justicia, lo cual sería aberrante.
4. Enrique Peña Nieto siguió por el mismo camino que Felipe Calderón de mantener al Ejército y a la Marina en las calles, ordenándoles que asumieran funciones que no les corresponden y sin fundamentación legal. El número de muertos en el periodo de Felipe Calderón por la violencia fue de más de 121 mil, con Peña están llegando a más de 60 mil y la inseguridad no se detiene. Diez años de guerra con tantos muertos reflejan el fracaso total de los gobiernos de Calderón y de Peña en materia de seguridad, denotan el fracaso de todos los gobiernos que ha tenido el país quienes dejaron nacer y crecer este problema, por omisión, por complicidad y que ahora no pueden resolver, en tanto la población mexicana vive cotidianamente la angustia de la inseguridad.

[email protected]
hotmail.com
Twitter: @marcialRS60