EL-SUR

Martes 24 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

La importancia de la asamblea comunitaria

Héctor Manuel Popoca Boone

Marzo 14, 2020

El individualismo en el medio rural cunde como un proceso auspiciado por los gobiernos federales, estatales y municipales, en forma lenta pero sostenida, desde hace más de treinta años, cuando se legalizó la posibilidad del desprendimiento particular de parcelas de ejidos y comunidades; otrora tierras de propiedad social otorgadas en usufructo por la nación. El mismo individualismo exacerbado se observa, con otras características, en los desarrollos de las colonias proletarias en el medio urbano.
El individualismo neoliberal es la causa por la que se está perdiendo la visión comunitaria local, de territorio y de base para resolver los problemas que les son comunes a la población; casi ya no se usan las estructuras de alta participación como lo son las asambleas comunitarias. La ausencia del ejercicio de la planificación de base es motivo también de la paulatina desvinculación y divorcio de los hombres y mujeres rurales y/o urbanos y sus problemas, con las autoridades gubernamentales y sus programas, ya que estas últimas toman distancia y se alejan de las verdaderas necesidades de la comunidad, y de sus respectivas prioridades, para enfocarse a atender urgencias sociales fragmentadas que muchas veces no son coincidentes con las de la comunidad.
La ausencia de discusión y reflexión participativa-autogestora imposibilita identificar, bien a bien, cuáles son las necesidades básicas que aquejan a la comunidad; el certero diagnóstico local de los factores que las provocan; su dimensión cualitativa y cuantitativa, así como las posibles acciones de corte gubernamental y/o combinadas con esfuerzos colectivos o semi colectivos para atenderlas, en el corto y mediano plazo. Todo lo anterior, bajo la premisa que nadie conoce más y mejor una casa que aquel que la habita en forma permanente.
La desatención gubernamental deriva en que haya irritación social de los integrantes de una comunidad al no conocer los programas anuales gubernamentales, ni los presupuestos respectivos de obras y servicios, a realizarse en su localidad; asi como tampoco de los requisitos de elegibilidad en tratándose de atender demandas específicas. El descontento comunitario prende también cuando el colectivo social no cuenta con la información necesaria para darle seguimiento y vigilancia a las acciones y presupuestos públicos que inciden en su territorio.
Por eso, no es gratuita la desconfianza y el descrédito de la ciudadanía hacia la acción gubernamental. La comunidad siente y es ajena a cualquier proyecto, acción o infraestructura pública institucional porque muchas veces son de mala calidad, cotizadas con sobreprecio y no cuentan con las especificidades requeridas. En esas condiciones dañinas, la corrupción y la impunidad se adueñan de cualquier proceso programático; puesto que éste surge de los gabinetes y escritorios y no de las realidades territoriales y circunstancias específicas locales, ni mucho menos de la participación ciudadana.
De ahí la importancia del establecimiento y uso de la planificación desde abajo, de base-local, autogestora, democrática y participativa, como instrumento para el desarrollo comunitario rural y urbano en las diversas localidades, municipios y regiones de Guerrero. Solo así, con la toma de consciencia de la utilidad de este instrumento, plural y diverso, referido a lo local, acompañado de un método de capacitación para sensibilizar, provocar y ordenar constructivamente el diálogo, colectivo o semi colectivo, se podrán fincar genuinos procesos de paz, serenidad y progreso, en un espacio en donde concurran y participen ciudadanos, líderes, autoridades de los tres niveles de gobierno y diversos actores del actuar territorial.
Hoy más que nunca, sobre todo en estas épocas de violencia e inseguridad, se requiere fomentar el diálogo ciudadano constructivo, colectivo e interactuante. Que nos incline más a la suma y multiplicación y no a la resta y división; identificando los principales problemas comunes que se presentan tanto por causas internas, como externas; así como las posibles vías de solución que verdaderamente sean las más viables y aglutinadoras en el corto y mediano plazo.