EL-SUR

Jueves 11 de Abril de 2024

Guerrero, México

Opinión

La irreversibilidad de los cambios

Silvestre Pacheco León

Diciembre 09, 2019

 

Tenemos un fin de año rico en acontecimientos políticos. Un informe presidencial que cumple con los cambios esperados, involucrando a la población en los asuntos del gobierno a través de un lenguaje nuevo para entender la razón de ser del Estado y despertando el interés de todos en cada tema de carácter público, con la profundidad que permite debatir en la calle lo que antes solamente estaba reservado a los técnicos o iniciados.
El pleno respeto a la libertad de expresión, incluso para facilitar la unidad a los opositores, muchos de ellos abrazando causas por las cuales nunca lucharon, es otra de las características que ha permitido, entre otros, un entendimiento pleno del gobierno con los dolientes de las familias menonitas para hacerles justicia, víctimas de la violencia que reina en el norte del país.
Tuvimos también la visita del ex presidente uruguayo, ahora senador, Pepe (José) Mujica, quien pese a su avanzada edad mantiene la lucidez intelectual para ayudarnos a entender lo que pasa en el mundo, pero principalmente en América Latina.
Lo que dijo Mujica a los estudiantes de la Universidad Iberoamericana que le otorgó el doctorado honoris causa, de que no creía en la magia de que la mayoría de los mexicanos se hubieran vuelto de izquierda para hacer triunfar a López Obrador, es digno de comentarse, porque nadie antes lo había dicho de manera tan clara.
Aunque su idea de que la tendencia contemporánea de los pueblos es votar contra el gobierno sin tener muy claro “a favor de qué votan”, creo que es debatible en el caso de México, porque si bien en las elecciones del 2018 operó el hartazgo a favor de López Obrador contra el gobierno inepto y corrupto de Enrique Peña Nieto, no olvidemos que también estaba la opción de votar por la derecha. Sin embargo, y aún concediendo en que la mayoría de los electores carecían de una idea clara de lo que quería, todos tenían perfectamente claro lo que no querían, por eso los convenció el lema, Por el bien de todos primero los pobres.
Y en la evaluación de un año de cambios promovidos por la 4T nosotros podemos creer también que en lo social serán irreversibles y que México se pondrá a la cabeza de los pueblos que luchan por reducir la brecha de la desigualdad generando las condiciones materiales para que las futuras generaciones tengan las mismas oportunidades de desarrollo.
En ese sentido discrepo de lo que opina Jorge Castañeda en su critica sobre la afirmación del presidente quien sostiene que los cambios de la 4T a favor del desarrollo con justicia serán irreversibles, y apoyo lo que en contra sostiene su compañero del programa de televisión La hora de opinar, Javier Tello, quien sostiene que en el proceso de cambios que vive el país, en seis años el desarrollo material e intelectual de los mexicanos será de tal envergadura que nada volverá a ser como antes. Eso sin desconocer que en una sociedad democrática ningún cambio es definitivo y para siempre, pero si tomamos la experiencia de los países que son líderes en el mundo por el estado de bienestar que sus pueblos tienen garantizados, no hay una sola que haya retrocedido en mejoras de orden material, de eso en Chile, Colombia, y también en Francia y España, las movilizaciones son ejemplo.

Los que escriben la última historia en Guerrero

En Guerrero, por otra parte, el gobierno estatal está recogiendo los frutos que le dictó la intuición de que lo correcto es estar del lado de la 4T para enfrentar con éxito tantos rezagos imposibles de solventar con los modos priístas de gobernar, porque en ese partido cada quien siente que le pertenece un pedazo del poder sin importarle lo que pase con el vecino.
De ahí que se haya vuelto relevante la presencia en el estado del secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Moreno, quien en Acapulco anunció el logro de la reducción en el porcentaje de secuestros registrados en la entidad como resultado de la estrategia de seguridad diseñada por el gobierno federal, cuyo elemento principal son las Mesas para la Construcción de la Paz en las que se conoce y planean las acciones diseñadas para enfrentar a la delincuencia.
Aunque esos datos conocidos no son para echar las campanas al vuelo dado el ambiente de incesante violencia que se vive en el estado, son un indicio de las ventajas que tiene el mando único que se articula en las mesas para la paz, donde por la evidencia que se conoce, la presencia del gobernador es periódica mientras que la mayoría de los presidentes municipales en las acciones de seguridad actúan al margen.
Será con el nuevo modo en el gobierno estatal, que ahora presta mayor atención a su tarea de informar, que la sociedad guerrerense sabrá a qué atenerse, porque pronto conocerá con detalle el desempeño y la responsabilidad de cada una de sus autoridades, las cuales, como sucede con las gasolineras, serán exhibidas cada lunes en las conferencias mañaneras como ya lo ha anunciado el presidente de la República. Así se sabrá cuántas y cuales están alineadas contra la inseguridad y la violencia.
Pero a pesar de esas intensas jornadas de trabajo, el gobernador se da tiempo para mantener la unidad de los priístas como ha sido la costumbre, y por eso reunió a la plana principal (iba a decir la plana mayor), aprovechando el cumpleaños 80 de su líder máximo en el estado, Rubén Figueroa Alcocer, a quien en su discurso de agradecimiento por el festejo le ganó el subconsciente al afirmar que estaban reunidos ahí en el salón Acapulco del hotel Holiday Inn de Chilpancingo, todos los que escribieron “la última historia de la vida de nuestro estado” (enhorabuena).
En contraste con aquella celebración elegante, desde la Alameda de la capital del estado, apenas dos días antes, una muchacha todavía joven, vestida de blanco (Micaela Cabañas ), tomaba el micrófono en homenaje a su padre quien en su calidad de maestro enfrentó al poder caciquil echado al monte, cuando en Guerrero la libertad de expresión y el respeto a los derechos humanos era apenas un sueño idealista (eso nos recordaba la foto publicada por nuestro periódico).
Para el anecdotario político queda el dicho del ex gobernador Ángel Aguirre Rivero quien presente en la fiesta mencionada respondió al viejo reportero, o priísta, (o las dos cosas) que lo saludaba con el calificativo “dos veces gobernador”, a quien le respondió sin pensarlo mucho y en un tono jocoso que “si se apendejan voy por la tercera”, refiriéndose a la posibilidad de repetir la hazaña del 2011, pues deja ver a la clase política en su verdadera dimensión racista. ¿Sólo se refirió como pendejos a los priístas que los nombraron gobernador interino? ¿O al resto de los guerrerenses que lo votaron como el primer gobernador del PRD? Usted juzgue.

([email protected])