EL-SUR

Lunes 29 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

La marcha

Marcial Rodríguez Saldaña

Julio 20, 2006

La caminata del domingo en la ciudad de México, convocada por Andrés Manuel López Obrador para exigir el recuento de los votos de la elección presidencial, a la asistieron más de un millón de personas, es un reflejo de la inquietud que existe en una parte importante de la población, respecto del resultado final de quien será el próximo presidente de México.
1.- El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Trife), tiene en sus manos la decisión electoral más importante en la historia política de México después de la Revolución Mexicana, pues de ella dependerá el ambiente político del país en los próximos años y del desarrollo económico y social de nuestra nación.
2.- Ha quedado debidamente demostrado que el Consejo General del IFE no intervino con oportunidad, complaciendo a Fox para que en su calidad de Presidente de la República participara abiertamente en la elección utilizando recursos públicos, por tanto, sí se trató de una elección de Estado, en donde no se respetaron los principios constitucionales en materia electoral como los de imparcialidad y legalidad, lo cual generó falta de equidad en la contienda presidencial.
3.- Se ha pretendido defender oficiosamente al Consejo General del IFE, alegando que no tenía los instrumentos legales para frenar a Fox; sin embargo, se olvida que la misión principal del IFE es precisamente hacer cumplir dichos principios, por lo cual desde el momento en que el IFE -que llevaba un monitoreo permanente de medios durante la campaña- se percató de que Fox como jefe de Estado intervenía en la campaña, debió conminarlo a que mantuviera totalmente al margen, pero no lo hizo y dejó que Fox fuera un actor más de la lid electoral.
4.- El Trife tendrá la última palabra en el proceso de calificación de la elección presidencial, pues por ley le corresponde esta atribución; el margen que tiene para decidir es muy amplio, es decir puede decidir cualquier cosa: hacer el recuento total de votos o sólo de algunas casillas y de ahí declarar presidente electo a Calderón o a López Obrador o anular toda la elección y dar pie a que se convoque a nuevas elecciones.
5.- El propio Trife ha establecido criterios de nulidad que curiosamente le ha denominado “abstracta” como en los casos de la nulidad de las elecciones para gobernador en Tabasco y Colima; esta causal “abstracta” da lugar a que el Trife tomando en cuenta sus propios precedentes electorales, determine que hubo inequidad en la contienda presidencial y que con ello se violaron los principios constitucionales en materia electoral, lo cual daría lugar a la anulación de toda la elección y a convocar a nuevas elecciones, que en los hechos sería una segunda vuelta electoral que permitiría tener un presidente legítimo.
6.- Por otra parte, el Trife puede simplemente revisar algunas casillas que no representen variación alguna en el resultado final y declarar presidente electo a Felipe Calderón. Hay la percepción del más de un millón de gentes que asistieron a la marcha y de amplios sectores de la población de que esta elección presidencial no fue limpia, por lo que declarar presidente electo a Calderón traería como consecuencia una situación de ingobernabilidad política para el país.
7.- Es cierto que en la democracia se gana o se pierde por un voto, pero este voto debe ser claro, transparente, no debe haber ninguna duda de quien ganó o perdió; por ello, el Trife en su resolución debe despejar las suspicacias que ahora existen sobre el resultado final, para que los contendientes queden debidamente satisfechos, de no ser así, es lógico que aún cuando el IFE declare formalmente un ganador, habrá inconformidad pues se considerará una decisión injusta.
8.- Al país le conviene que el TRIFE actúe con legalidad y con justicia electoral, de no hacerlo, los escenarios políticos inmediatos son de mucho conflicto, hay que imaginarse el ambiente del último informe de Fox ante el nuevo Congreso de la Unión el próximo primero de septiembre, y más aún una posible toma de posesión de Calderón, el primero de diciembre próximo ante el mismo Congreso.

[email protected]