EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

La represión en Oaxaca

Marcial Rodríguez Saldaña

Junio 23, 2016

La política autoritaria y represora de Enrique Peña Nieto, Miguel Ángel Osorio Chong y Aurelio Nuño, en contra del magisterio democrático nacional, se ha recrudecido. La aplicación de la evaluación con las fuerzas policiacas, los descuentos del salario, los despidos, las amenazas de destitución de directores, supervisores, la prisión de líderes magisteriales, se complementan ahora con el asesinato de nueve personas en Nochixtlán, Oaxaca, que han apoyado a los trabajadores de la educación en su lucha contra la reforma educativa.
1.- La postura, el lenguaje autoritario y sobre todo las acciones de Peña Nieto, su gabinete político, de seguridad y educativo ha sido cerrarse al diálogo, cuando sabemos por el sentido común y por los mínimos conocimientos de ciencia política, el diálogo es una precondición de cualquier sistema con los más elementales rasgos democráticos, como lo afirman la mayoría de los teóricos de la democracia. Estamos en presencia de un gobierno con acentuados signos autoritarios y hasta dictatoriales, puesto que su decisión ha sido no escuchar, no dialogar con el magisterio democrático nacional. En la teoría de la democracia, aún la formal ya no diríamos la sustancial y de contenido, cualquier gobierno tiene la ineludible obligación de escuchar, de sentarse a dialogar con cualquier ciudadano, y con mucha más razón con las organizaciones de la sociedad civil, como en este caso la CNTE que representan a miles de docentes-ciudadanos en nuestro país.
2.- La posición oficial de Peña Nieto, su gobierno y sus secretarios de Gobernación y de Educación Pública es que los oaxaqueños muertos fueron asesinados por sus mismos compañeros. ¿Alguien, aunque sea sin instrucción y el más humilde ciudadano puede disparar y matar a sus compañeros, a sus camaradas, a sus hermanos? Es imposible creer esta versión. El comisionado de la Policía Federal Enrique Galindo, para eludir su responsabilidad en estos hechos, ha informado que los policías iban desarmados, sin embargo, hay fotografías que desmienten esa versión y el propio Comisionado Nacional de Seguridad Renato Sales Gasca, en otro comunicado acepta que sí hubo policías armados en los hechos suscitados en Nochixtlán, este domingo 19 de junio.
3.- La posición cerrada al diálogo del gobierno federal, ha tenido que modificarse ante los asesinatos en Nochixtlán y por la fuerte presión de organizaciones sociales, civiles, de defensa de derechos humanos, de intelectuales y la opinión pública; es por ello que Peña Nieto, por conducto de Osorio Chong, ha tenido que ceder a la petición legítima de los dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) de tener un diálogo para que escuchen sus planteamientos sobre la situación tan grave que hoy se vive en el magisterio, todo a causa de la imposición de la reforma educativa en la que ha sido intransigente el gobierno de Peña Nieto, y que está generando una crisis social, ingobernabilidad y víctimas civiles como las de Oaxaca.
5.- La debacle electoral del gobierno de Peña Nieto del pasado 5 de junio del 2016 sigue causando estragos, ahora con más represión, con el uso de la fuerza pública para atender asuntos educativos, sociales y políticos en vez del diálogo como única vía civilizada para resolver cualquier conflicto. Es indispensable que se investigue y castigue a los responsables de los asesinatos en Nochixtlán, que se libere a todos los dirigentes magisteriales que están en prisión, que cesen todas las acciones gubernamentales en contra de los docentes que se oponen a la reforma educativa como los descuentos y despidos. Es por ello, que este domingo 26 de junio del 2016, habrá una gran marcha nacional en la Ciudad de México, del Ángel de la Independencia al Zócalo, para expresar la solidaridad al magisterio democrático de Guerrero y de México.

[email protected]
@marcialRS60