EL-SUR

Sábado 04 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

LA REPÚBLICA DE LAS LETRAS

Humberto Musacchio

Enero 02, 2018

Víctor Roura y Transgresiones

Salió ya el segundo número de la nueva época de Transgresiones, revista cultural que ahora dirige el experimentadísimo Víctor Roura, quien incluyó en la primera entrega textos de Juan Villoro, Alberto Blanco y Pedro Valtierra, así como un inédito del llorado Jaime Avilés, entre otros materiales de interés. En el segundo número la publicación se ocupa del centenario de Juan Rulfo, publica artículos de Agustín Ramos, Armando Ramírez y Armando González Torres, así como una sabrosa semblanza-entrevista de Huberto Batis, debida a Pepe Sobrevilla, acompañada de un diálogo de Alejandro Alvarado con Andrés de Luna, quien dice que fue él, Andrés, “uno de los que más impulsó” el nacimiento de La Jornada, lo que no se ajusta a la verdad y quizá se deba a un error de transcripción. Igualmente, De Luna dice que Fernando de Ita le contó a Batis que él, De Luna, se había ido al nuevo periódico, lo que en el mismo número de Transgresiones desmiente De Ita, quien dice que nunca tuvo una conversación personal con Huberto. En fin, material para la polémica. Buen periodismo, pues.
Colina y la Revista UNAM

En el medio periodístico se dice que los números monográficos son la tumba del periodismo, porque le importan mucho a un grupo muy reducido, pero poco o nada a quienes son ajenos al tema que aborda la publicación. Quizá por eso José de la Colina, entrevistado por Fernando Fernández para su blog, dijo que “la Revista de la Universidad se ha convertido en un ladrillo infumable, se ve que Nettel no tiene ni idea”. Pepe, como siempre, se expresa sin pelos en la lengua, pero Guadalupe Nettel es una mujer talentosa que muy pronto aprenderá los rudimentos del periodismo para recuperar la tradición pluralista, universitaria, de esa publicación nacida en 1930 y de la que antes fueron directores Julio Jiménez Rueda, Andrés Iduarte, Pablo Martínez del Río, Miguel N. Lira, Antonio Acevedo Escobedo, Francisco González Castro, Rafael Heliodoro Valle, Rafael Corrales Ayala, Miguel Prieto y Antonio Acevedo Escobedo al alimón, Jaime García Terrés, Luis Villoro, Gastón García Cantú en dos ocasiones, Leopoldo Zea, Benjamín Villanueva, Diego Valadés, Hugo Gutiérrez Vega, Arturo Azuela, Julieta Campos, Federico Reyes Heroles, Horacio Labastida, Alon-so Gómez-Robledo, Fernando Curiel, Alberto Dallal, Ricardo Pérez Montfort, Nacho Solares y algún otro que es mejor no recordar.

¿Estuatas o menumentos?

Enrique Alfaro se fue a buscar la gubernatura de Jalisco y le dejó un paquetote al presidente municipal interino de Guadalajara, Enrique Ibarra Pedroza, quien tendrá que afrontar la barbaridad de suprimir las tradicionales calandrias tapa-tías, jaladas por caballos, para meter en su lugar vehículos motorizados. Otro legado indeseable es el llamado Programa de Arte Público, mismo que el colega Juan José Doñán ha criticado acerbamente porque, sin consultar ni apoyarse en expertos en asuntos estéticos, en arte urbano y otras disciplinas, lo echó a andar el entonces alcalde Alfaro, quien llamó a pintores, no a escultores, para realizar precisamente esculturas con la intención de llenar de bodrios calles y plazas de la capital jalisciense. Se trata, dice Doñán, de “una obra propia de la estética de Pedrones, la imaginaria ciudad donde, según el escritor Jorge Ibargüengoitia, no existía mayor mérito que el tamaño de las cosas… Un proyecto de estramancias y adefesios” en el que ya se han gastado entre 50 y 60 millones. No nos extrañaría que buena parte de ese dinero vaya a parar a la campaña de Alfaro. ¿O no?

9 mil euros por ensayo

El próximo domingo, 7 de enero, a las 12 de la noche, se cierra el plazo para participar en el XXIV Premio Internacional de Ensayo Jovellanos 2018, que distingue “creaciones originales e inéditas que supongan una aportación relevante en los campos del pensamiento, las humanidades, las ciencias sociales y de la naturaleza escritas por autores de cualquier país”. Por ensayo se entiende un “escrito, generalmente breve, constituido por pensamientos del autor sobre un tema, sin el aparato ni la extensión que requiere un tratado completo sobre la misma materia”. El tema de la convocatoria es libre, pero se consideran de especial interés “aquellas materias o cuestiones relativas a la problemática de la sociedad actual, en cualquiera de sus aspectos, sea en la dimensión universal o en la nacional”. Los originales tendrán una extensión máxima de 250 folios (páginas) escritos a doble espacio por una cara y se presentarán en formato digital con cualquier procesador de textos de uso común. Los originales deberán acompañarse de un breve extracto de su contenido, con una extensión no superior a los dos folios. Todas las candidaturas serán remitidas por correo electrónico a [email protected] y deberá incluirse una dirección de correo electrónico válida y un teléfono del concursante. La mera presentación de una obra a este premio implica la cesión de los respectivos derechos de autor a Ediciones Nobel para su explotación por un año. El premio está dotado con 9 mil euros, aunque se aclara que esa suma puede variar.