EL-SUR

Sábado 27 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

LA REPÚBLICA DE LAS LETRAS

Humberto Musacchio

Febrero 05, 2018

UNAM: buenas y malas

El Premio Alfaguara de Novela 2018 es para Jorge Volpi por su obra Una novela criminal, en la que narra el caso de Florence Cassez y de su galán Israel Vallarta. Ella fue liberada por serias violaciones al debido proceso, pero su pareja continúa en la cárcel. Bien por Volpi y por las letras mexicanas. Otra noticia es que, a diferencia de lo ocurrido con el edificio H, construido por la propia Universidad con total falta de respeto por el Espacio Escultórico y la perspectiva en que se encuadra, ahora sí la institución interpuso un recurso jurídico para evitar la edificación de un condominio de 23 pisos frente a la entrada de la Ciudad Universitaria, el que afectará la vista del campus, que desde 2005 es patrimonio artístico de la nación y desde 2007 patrimonio cultural de la humanidad. Las autoridades de la Ciudad de México extendieron los permisos para esa obra que atenta contra “un conjunto monumental ejemplar”, lo que no parece preocupar al señor Miguel Ángel Mancera…
Fue ratificada la destitución de Sergio Cárdenas, quien desde hace 13 años estaba al frente de la Orquesta Sinfónica Estanislao Mejía. Se acusa a Cárdenas, uno de nuestros más brillantes conductores orquestales, de negarse a colaborar en la puesta en escena de una ópera. Como castigo, el Consejo Técnico de la Escuela de Música de la UNAM, le ordena dedicarse a tutorías, investigación, difusión y otras tareas burocráticas. Su lugar en podio lo ocupará Samuel Pascoe, doctorado en dirección orquestal, pero quien nunca ha sido director de una orquesta. Por último, una carta a La Jornada informó de la muerte del arquitecto Arcadio Artís Espriú, uno de los dos constructores del Centro Cultural Universitario (Cultisur). No mereció ni una triste esquela de la UNAM.

La tertulia de Polo Duarte

Hace unos días, el gran Pepe de la Colina publicó dos artículos dedicados a “La quizá legendaria librería de Polito”, donde cada sábado se armaba una animada tertulia a la que asistían los poetas José Carlos Becerra y Francisco Cervantes; el poeditor Carlos Isla, el crítico Francisco Sánchez, los cineastas Juan Manuel Torres y Alberto Isaac, el palindromista Otto Raúl González, los escritores Alfredo Cardona Peña, Simón Otaola, Gustavo Sainz, Alí Chumacero, Juan Rejano y Andrés Henestrosa, todos ellos finados, así como Francisco Hernández y Gerardo de la Torre, el único obrero del Partido Comunista, dice el propio e infaltable Colina. Libros Escogidos, que tal era el nombre de aquel negocio, estaba en la avenida Hidalgo, junto a la cantina El Golfo de México y a media cuadra del hoy horrendo Hórreo, que a eso de las 3 de la tarde eran los lugares de destino de los tertulianos (al Hórreo a veces asistía Luis Buñuel). Pepe de la Colina dice que su presencia, la de él, no la de Buñuel, “era frecuente, pero no de todos los sábados”, aunque lo cierto es que era figura central del animado conversatorio.

Los Duarte, padre e hijo

Don Leopoldo Duarte, el fundador del negocio, era un español que fue alacenero de la plaza del Seminario, como lo fue también el padre de los Ramírez Vázquez. Cuenta Pepe de la Colina que don Polo padre solía leer páginas de Santa Teresa y fray Luis de León a las sexoservidoras del callejón del 2 de abril y a los floristas que hasta los años 60 estuvieron en la plaza de la Santa Veracruz. Leopoldo hijo, “Polito” lo llama Colina, era mucho menos expansivo, pero eso no le impedía presidir la tertulia aquella en que lo mismo se discutía sobre el existencialismo que se comentaba el chisme literario de la semana o se pasaba del comentario culterano a las últimas hazañas futboleras o incluso beisboleras, pues Francisco Hernández, Gerardo de la Torre, Juan Manuel Torres y algún otro se apasionaban con la pelota caliente. Polo era un buen librero, de los que leían, y mucho, que sabía de títulos y autores clásicos y contemporáneos y que no ocultaba su desagrado cuando alguien llegaba a preguntar por un best seller o un manual de contabilidad, pues dice Pepe que el anfitrión respondía “indignado, algo teatralmente, como si le solicitasen mariguana o condones”. En fin, que José de la Colina ha rescatado un jirón de nuestra historia cultural.

Breviario…

Hace una semana se reprodujo aquí la carta de un grupo de arqueólogos y antropólogos del INAH, quienes advierten que actos como el concierto de Armando Manzanero, en Chichén Itzá, son un peligro para el patrimonio monumental. De la Secretaría de Cultura llamaron al autor de esta columna para decir que no habría tal daño. Se agradece la llamada, pero mejor hubiera sido que especialistas del INAH salieran a dar su opinión. @@@ Alonso Escalante es el nuevo director de la Ópera de Bellas Artes, cargo en el que sustituye a Lourdes Ambriz. Que haya suerte. @@@ El próximo miércoles 7, a las 19 horas, en la Casa Rafael Galván (Zacatecas 94, colonia Roma), comienza el ciclo Ventiladero Cultural de la Sucesión Presidencial con una mesa redonda que discutirá la política cultural del próximo sexenio. Participan Francisco Mata Rosas, Eduardo Matos, Alfonso Suárez del Real, Jorge Bravo, José Franco y Aristóteles Núñez.