EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

La resistencia civil de López Obrador

Marcial Rodríguez Saldaña

Abril 20, 2005

 

La historia universal se ha construido con las ideas y acciones de cada generación que ha luchado por la justicia, la igualdad, la libertad, y por la dignidad humana. Es así como las tiranías más sanguinarias, los monarcas más déspotas, los emperadores más crueles, los gobernantes genocidas y violadores de los derechos humanos han sido derrumbados del poder.

A contraparte de los abusos de poder, el pensamiento libertario se ha impuesto; muchas han sido las formas a las que ha tenido que acudir un pueblo cuando es humillado y ultrajado; desde las guerras de independencia para liberarse del colonialismo, las revoluciones armadas para destronar a los monarcas, las insurgencias cívicas para sacudirse a los dictadores o la resistencia civil para defender las libertades políticas.

En esta gama de movimientos del pueblo, Santo Tomás de Aquino en su obra la Summa Teológica llega a justificar la revolución en contra de un gobierno tirano. Los ejemplos históricos sobran, las revoluciones inglesa y francesa, las guerras de independencia de los países latinoamericanos en contra la colonia española; la lucha heroica de Gandhi por la liberación del pueblo hindú, las luchas de Martín Luther King y de Nelson Mandela por la igualdad racial.

En México la independencia se conquistó gracias a la valentía de Hidalgo, Morelos,                         Guerrero y todos los insurgentes; la dictadura de Santa Anna se logra por la decisión de Juan Alvarez, Juárez y toda la generación de liberales; triunfa la revolución por la lucha de los hermanos Flores Magón, de Villa, Zapata Madero y todos los revolucionarios.

La alternancia en México es resultado de las luchas de todas las generaciones posrevolucionarias de convicciones democráticas; nuestra incipiente democracia no ha logrado construir instituciones públicas de Estado, persisten vicios del antiguo régimen que se conservan desde la propia Presidencia de la República con Vicente Fox, como la Procuraduría General de la República (PGR), que se ha utilizado para persecuciones políticas.

En el caso de Andrés Manuel López Obrador jefe de Gobierno en el Distrito Federal, se ha desatado una ofensiva de Estado utilizando la Cámara de Diputados Federal y la PGR con el único propósito de impedir su candidatura a la Presidencia de la República en el año 2006; no existe en realidad un interés de aplicar la justicia, lo que hay es un objetivo de obstruir el proceso democrático del país, de anular la esencia de la democracia que es el derecho de elegir y ser electo.

Frente a estas decisiones arbitrarias, apartadas del Estado de derecho, ¿que camino le han dejado a López Obrador? ¿La resignación? De ningún modo; hay que recordar las luchas por las libertades democráticas en México de Vasconcelos, Valentín Campa, Demetrio Vallejo, de Clouthier, de Luis H. Alvarez –quien hasta huelgas de hambre hizo y recibió la solidaridad de Heberto Castillo–; de Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo y de tantos mexicanos que han contribuido a la democratización del país.

Por ello, la resistencia civil a la que ha convocado López Obrador es el camino de la lucha pacífica para defender la vida democrática de México, por la cual otras generaciones han luchado y sería indigno que las conquistas logradas por las generaciones del pasado, se perdieran por la cobardía de la generación del presente.