EL-SUR

Jueves 06 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Opinión

La segunda vuelta otra vez

Jorge G. Castañeda

Agosto 01, 2016

La reforma electoral de 2007, que algunos defienden con algo de convicción y mucho veneno personal, y la de 2013 y 2014 que otros segundan con menos entusiasmo, adolecieron ambas de un gran defecto. Dejaron de lado la segunda vuelta en la elección presidencial. Hoy se abre una rendija para introducir este cambio fundamental.
Desde el sexenio de Fox, por mi querencia francófila, defendí esta idea, prácticamente generalizada en los regímenes presidenciales de América Latina, Europa y Asia. En seis libros, desde el 2004 –Somos muchos, ¿Y México por qué no?, Un futuro para México, Regreso al futuro, Una agenda para México, y Sólo así– y en compañía de Manuel Rodríguez Woog o de Aguilar Camín, he sostenido que la segunda vuelta encierra muchas virtudes. Las virtudes son conocidas: asegura un mandato de gobierno de por lo menos el 50 por ciento más uno de los votos; obliga a negociaciones transparentes y explícitas entre primera y segunda vuelta; le permite al votante sufragar como quiera por sus preferencias puras en la primera vuelta, y lo obliga a recurrir al voto útil, en la segunda; y permite plantear las diferencias entre las opciones de manera más tajante.
No encierra ninguna desventaja salvo para los “panaceos”. Para ellos, al no garantizar una mayoría parlamentaria, al no garantizar per se la “gobernabilidad”, al no reducir la pobreza o abatir la violencia, y al no traer paraísos terrenales, no debe hacerse. Esta postura empieza a superarse en México. Algunos de estos retos no pueden ser enfrentados por la segunda vuelta. Otros sí, gracias a reformas complementarias, por ejemplo en la fecha o la manera de elegir al Congreso.
Hay quienes dicen que la segunda vuelta, bête noire por excelencia para el PRI hasta ahora, empieza a resurgir como posibilidad de negociación entre PAN, PRI y PRD. Saben que no pueden reformar las reglas de comunicación política de la reforma del 2007, si sólo buscan quitarle los millones de spots a AMLO. Saben también que debieran facilitar el acceso a la boleta presidencial de las candidaturas independientes, pero no pueden hacer una reforma sólo para eso. El PAN y el PRD entienden bien que la segunda vuelta los favorece a ellos y al país. EPN hasta hoy no lo ha aceptado, pero podría ahora hacerlo.
Las ventajas para el 2018 son obvias. Permitiría la presencia en la boleta de la primera vuelta de varias opciones: PRI, PAN, PRD, Independientes y Morena. Aseguraría que los ciudadanos votemos por la que más nos gusta, no contra la que más nos disgusta. Así veríamos el verdadero pluralismo del país, y las distintas preferencias “libres” de los votantes. Y en la segunda vuelta, polarizaría la elección, ya sea entre la partidocracia y un independiente (en mi opinión la verdadera fractura en México) o entre el cambio radical anti sistémico y la perpetuación del status quo representada por los candidatos del PRI, del PAN y del PRD –una disyuntiva para pegarse un balazo.
En ambos casos, crecerían las posibilidades de que las buenas reformas de Peña –no todas lo son– y su propio pellejo se salvarán con la segunda vuelta. Sin ella, quien sabe.