EL-SUR

Sábado 15 de Junio de 2024

Guerrero, México

Opinión

La señora “X”

Arturo Martínez Núñez

Septiembre 05, 2023

Finalmente la Alianza del Mal concluyó su proceso de simulación para nominar a la que será su abanderada en la elección presidencial de 2024, Xóchitl Gálvez Ruiz. Un proceso que fue anunciado con bombo y platillo, terminará en lo que siempre fue, una mascarada para nombrar a quien ya habían elegido los maleantes que dirigen tras bambalinas al llamado Frente por México. Así lo advirtió hace meses el presidente López Obrador y así ocurrió.
Xóchitl es un personaje singular que genera empatía en muchas personas por su manera franca y dicharachera de llamarle a las cosas por su nombre. Alrededor de su vida, han intentado construir una narrativa fantástica de una mujer que pese a todas las adversidades logró salir adelante y se convirtió en una próspera empresaria. Es sin duda una mujer interesante. El principal problema que tiene es la credibilidad de las personas que están atrás de ella. Solo basta ver a los impresentables personajes que la acompañaron en el acto que tuvo el pasado domingo para darse cuenta que atrás de ella, disfrazados, queriéndose mimetizar y pasar por “sociedad civil”, se encuentran los mismos caciques responsables de que México se haya convertido en el país de unos cuantos.
¿Cómo creerle a Xóchitl si atrás de ella está la mano corruptora de Alejandro Moreno, Alito, y sus secuaces? ¿Cómo creerle a Xóchitl si su coordinador de campaña es el impostor Santiago Creel? ¿Cómo confiar en ella si Los Chuchos que fueron los sepultureros del PRD la acompañan en cada paso? ¿Cómo no llamarla señora X si el gran productor de esta tragicomedia es Claudio X. González?
Desde aquí les deseamos lo mejor. Nosotros no odiamos ni le deseamos el mal a nadie. Nuestro movimiento es humanista y pacifista. Respetamos las decisiones que tomen e incluso, como en este caso, les agradecemos porque nos hacen menos complicada la tarea de refrendar el triunfo en 2024. No estaremos ocupándonos de ellos. La historia los ha juzgado y los seguirá juzgando.
A las y los integrantes de nuestro movimiento nos corresponde hacer nuestro trabajo y dedicarnos, una vez conocidos los resultados de nuestro proceso interno, a generar las condiciones de unidad, de movilización y de organización para darle a nuestra próxima presidenta de la República una mayoría suficiente para continuar y profundizar la transformación nacional que ha puesto en marcha el presidente López Obrador. Nuestra tarea no concluye con el sexenio de Andrés Manuel sino que por el contrario, apenas comienza. Transformar de raíz las viejas prácticas nos tomará tiempo y es a ello a lo que debemos dedicarnos en cuerpo y alma.
Llegó la hora de la izquierda. Llegó la hora de los políticos surgidos de los movimientos sociales, campesinos, estudiantiles y populares. Llegó la hora de los artistas e intelectuales. Llegó la hora de que los de abajo se acostumbren a estar arriba y los de arriba volteen a ver a los de abajo. Nunca más el México de unos cuantos que tienen todo y de mayorías que no tienen nada. Andrés Manuel ha anunciado que entregará el bastón de mando el día de mañana. Él nos ha mostrado el camino, nos ha enseñado con el ejemplo que otra forma de ejercer el poder es posible. La figura de López Obrador seguirá creciendo al paso de los años. Vamos a extrañar las mañaneras donde casi cada día de su sexenio se ha sometido al escrutinio público. Lo visto en el inicio de las pruebas del Tren Maya es impresionante y conmovedor: miles de campechanos y yucatecos saliendo espontáneamente al encuentro del Jaguar en rieles. Gente de todas las edades llorando de emoción al ver pasar ante sus ojos una obra que parecía un sueño guajiro y que se ha convertido en una realidad. Andrés Manuel nos ha demostrado que somos capaces de realizar todo aquello que nos propongamos; que el no robar se traduce en obras de alto impacto; que se puede tener responsabilidad en las finanzas públicas y al mismo tiempo tener programas de justicia social; que no es necesario aumentar los impuestos para generar más ingresos; que es posible tener un gobierno austero hacia adentro y generoso hacia fuera.
Un par de datos que son muy reveladores: primero, de confirmarse la tendencia de las encuestas, es un hecho que en el 2024 tendremos una mujer como presidenta de la República; segundo, es la primera vez en 95 años que el PRI no tendrá candidat@ presidencial. Sin duda México ya cambió y seguirá cambiando en la ruta de la Cuarta Transformación Nacional.