EL-SUR

Sábado 04 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Labastida vende Siglo XXI

Humberto Musacchio

Marzo 01, 2021

Labastida vende Siglo XXI

El pasado día 18, Roberto Moles Batllevell, presidente del consejo de administración de Siglo XXI Editores, informó que Jaime Labastida venderá 58.71 por ciento de las acciones de esa firma a Merkcent Consulting ant Funding, SA de CV, empresa especializada en gestión empresarial, finanzas corporativas y gestión jurídica, según dice su página de internet. Termina así una historia iniciada en 1965, cuando el chacal Díaz Ordaz echó a don Arnaldo Orfila Reynal del Fondo de Cultura Económica, como castigo por haber publicado Los hijos de Sánchez, de Oscar Lewis. Lo más valioso de la intelectualidad mexicana le dio su apoyo a don Arnaldo y en la casa de Elena Poniatowska, en Gabriel Mancera, en la colonia del Valle, se reunió una multitud que acordó comprar acciones para crear Siglo XXI. Así nació el sello editorial que lanzó títulos que los jóvenes de entonces leímos con verdadera pasión, como No es fácil el camino de la libertad, de Nelson Mandela, Alma encadenada, de Eldridge Cleaver, o José Trigo, del gran Fernando del Paso. Con la muerte de Orfila se inició una larga decadencia de la casa que fundó y que hoy pasa a manos de personas ajenas al ámbito intelectual. Una tragedia para la cultura mexicana.

La versión de Tatiana Coll

En un duro artículo aparecido antier en la Jornada, Tatiana Coll, hija de Josefina Oliva de Coll, cofundadora de Siglo XXI, recuerda que ella fue secretaria en 1969-71 de Orfila, quien dejó una carta testamento en la que él y su esposa Laurette Séjourné disponían que de sus acciones se entregara la quinta parte a Guadalupe Ortiz, gerente de la editorial; y porcentajes iguales para Rosa Cendreros, Sergio Bagú, la pareja formada por Hugo y Mabel Galletti y el matrimonio integrado por Alejandro López y Esperanza Rascón. Éstos últimos –sigue Coll– se presentaron ante Jaime Labastida quien rechazó el documento por no estar notariado “y las acciones cambiaron de manos sin nunca informarse a los accionistas, sin nunca respetarse la voluntad expresa de Orfila. El botín que significó Siglo XXI ahora se puso a la venta” (unos siete millones de dólares). En el mismo artículo, Tatiana Coll acusa al “envilecido apoderado” (Labastida) de haber dejado que se perdiera el archivo Orfila-Siglo XXI. Todo indica que seguirá la confrontación.

La lana no es pa’ mi: Juan

Extraña lógica la del sheriff de la 4T, John Ackerman. Conacyt le otorgó casi seis millones de pesos para un proyecto que despide fuerte olor a incienso: “Democracia, culturas políticas y redes sociodigitales en una era de transformación social”, el que debe desarrollarse dentro del Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad (PUEDJS), membretazo que le creó el rector Enrique Graue dentro de la UNAM a Juanito, quien dice que él no recibió el dinero, sino que éste le fue entregado a la Coordinación de Humanidades de la UNAM. Pues sí, pero dicha coordinación se lo entregara al PUEDJS, donde Little John, su parentela y sus cuates parten el queso y se reparten el parné. El poder es porque puede, decía Reyes Heroles.

Saquean museos poblanos

Sergio Vergara Berdejo, secretario de Cultura de Puebla, denunció saqueo en 21 museos de aquel estado, obras de mantenimiento de baja calidad, pagos excesivos por obras de arte, contratos con sobreprecio, sustitución de obras originales por meras copias y otras trapacerías de administraciones anteriores. Entre las desgracias mencionadas por Vergara está la mutilación de libros de la Biblioteca Palafoxiana, a los que se arrancaron hojas, mapas y dibujos, algunos de ellos de la invaluable colección de incunables del acervo palafoxiano. Otro repositorio saqueado es el Museo José Luis Bello y González, donde se sustituyó un sello prehispánico con una copia y se desmontaron relojes para extraerles el oro, y en el Museo Internacional del Barroco, presuntamente se pagaron 60 millones de pesos por un comedor que no vale ni cuatro millones. Esperemos que se proceda con todo rigor contra los ladrones, aunque…

La impotencia de Marx Arriaga

Renunció Marx Arriaga Navarro a la Dirección General de Bibliotecas. Sus declaraciones dejan ver la enorme impotencia de un funcionario bienintencionado, aunque sin mayor experiencia, en un sexenio en el que el gobierno confunde cultura con agricultura. El joven Marx se opuso al acarreo de empleados a los mítines de Morena, con buenas razones despotricó contra las redes sociales porque alejan a la gente de los libros y en plan místico lanzó un manifiesto a los bibliotecarios en el que considera la lectura como “forma de misericordia”. Sin embargo, su fracaso es resultado de los recortes presupuestales. Nada más.

Breviario…

Murió Orso Arreola, hijo del poseedor de una magnífica prosa oral y escrita que fue Juan José Arreola. Orso editó textos inéditos de su progenitor, elaboró su iconografía y escribió El último juglar, biografía del autor de La feria y Confabulario. @@@ Falleció también Luis Esteban Pérez Santoja, quien durante muchos años estuvo al frente de la hoy extinta Sala Margolín, donde con su reconocida sapiencia musical tejía buenas amistades.