EL-SUR

Sábado 13 de Abril de 2024

Guerrero, México

Opinión

Las Cueras

Silvestre Pacheco León

Julio 03, 2023

El domingo antepasado inició oficialmente en Quechultenango la fiesta anual del Santo Patrón Santiago Apóstol, una de las grandes celebraciones religiosas en el centro del estado que mezcla las visiones católica e indígena como parte de la cultura regional de la que participan miles de creyentes devotos del aguerrido apóstol Santiago a quien en tiempos de Jesucristo le apodaban El Trueno.
El sábado 24 de junio, un numeroso grupo de jóvenes vestidos de rojo, futuros danzantes santiagueros acompañados de la música de viento, del tambor y la flauta, hicieron el recorrido por las calles del pueblo repartiendo las invitaciones con las que formalizan la petición para que los vecinos preparen sus aportaciones a la mayordomía para que cumpla con decoro el compromiso de organizar la fiesta comunitaria cuya responsabilidad principal consiste en dar de comer a los participantes directos de la celebración que incluye a los danzantes santiagueros conocidos popularmente como Cueras, a los músicos, a los padrinos del santo y el pueblo en general que hace de esta conmemoración una fiesta realmente comunitaria en la que se canta, se reza, se bebe, se baila y se pide algún milagro para sanar a la gente de sus penas, enfermedades y aflicciones.
La conmemoración religiosa es una fiesta comunitaria que se vive desde las familias que en estas fechas de vacaciones veraniegas reciben la visita de los miembros dispersos que salieron a buscar fortuna.
Los creyentes devotos del santo nacido en Betsaida ,en la antigua ciudad de Israel quien dejó su ocupación de pescador para seguir a Jesucristo predicando los evangelios, adoptado después de muerto por los peninsulares que lo hicieron renacer españolizado, de ojos azules, rubia barba y blanca piel, montado en un corcel blanco y aliado de los cristianos en su lucha contra los fieles del Islam peleando a lo largo de 15 años para expulsarlos de su territorio, ahora vive en esta parte del estado donde la fe lo mantiene vivo.
En el calendario católico la conmemoración del santo se celebra el 25 de julio en todo el mundo, pero en Quechultenango la fiesta se anuncia con anticipación y termina después de esa fecha con el apoteósico y multitudinario baile indígena del Ocoxúchitl que en el presente año está programado para los días 29 y 30 de julio.
La celebración de esta fiesta anual que desborda la religiosidad es una de las más antiguas de la región y el estado como se muestra por el empleo del Teponaxtle, el antiguo tambor indígenas elaborado con un tronco de madera ahuecado que se toca con dos baquetas con ambas manos. Lo peculiar y característico de esta festividad religiosa es que mezcla las visiones católica e indígena que conviven en el mismo espacio y con tal proyección que resulta indistinta la diferencia de cada una ante la fe de quienes participan en ella, pues lo más relevante de la celebración es la danza sagrada a modo de teatro popular que los catequistas españoles idearon para adoctrinar a los indígenas haciéndoles creer que quienes tienen fe en el santo y le piden ayuda, con su apoyo pueden vencer cualquier adversidad, recreando para ello las grandes batallas que los españoles tuvieron que vivir para derrotar y expulsar a los creyentes del Islam que invadieron su territorio estableciendo su reino en Granada y vivieron en él por más de 15 años.
Aunque las invitaciones no tienen destinatario específico ni se entregan en todas las casas, quienes las reciben saben que adquieren el compromiso de apoyar la realización de la fiesta cooperando voluntariamente con lo que saben que es útil para que la mayordomía saque adelante la fiesta en beneficio de todos como leña para cocer los alimentos, aceite comestible, manteca, maíz, frijol, arroz, también mezcal, velas veladoras y ni se diga los toritos con luces de colores y cuetes que se queman en las noches de lo que dura la feria.
El reparto de las invitaciones es también el primer gran sacrificio que hacen los danzantes para prepararse físicamente en la danza que les exige desempeñarse en los ensayos que duran un mes hasta que se han aprendido los pasos de los diferentes sones que los dejas listos para sus presentaciones públicas.
En este primer ejercicio de todo un día caminando por las calles del pueblo bajo los inclementes rayos para repartir las invitaciones se suman grupos de personas que alegran el contingente quienes se suman como invitados a la casa de la mayordomía para participar de la comida y bebida que se distribuyen generosamente para todos.
La siguiente actividad conmemorativa del santo patrón será la peregrinación que se realiza por las principales calles del pueblo y que se conoce como el Camino de Santiago una emulación del recorrido que en Europa realizan los fieles por las rutas conocidas como el Camino francés, el Primitivo y del Norte para llegar a la catedral que en su honor se edificó en Galicia, hoy Santiago Compostela donde nació la leyenda tuvo del descubrimiento de sus restos durante la época de la Edad Media.
El 25 de julio será la fecha principal del festejo religioso con la colorida danza del Santiago y los dos últimos días de julio el gozoso baile del Ocoxúchilt que independientemente de su origen indígena sirve a todos para tener una auténtica renovación que comienza con un mejor estado de ánimo frente a la vida.
El Camino de Santiago se realiza también en Quechultenango llevando en andas a la imagen del santo patrón por las principales calles de la cabecera, ceremonia muy especial porque es la única fecha durante el año que el santo es bajado de su pedestal en el altar de la iglesia para visitar a su pueblo de quien también recibe sus peticiones de milagros que van desde el pedido para que ayude a los migrantes decididos a cruzar la frontera norte del país en busca del sueño americano pero también clamando ayuda para que actúe a favor de los jóvenes que tienen duda sobre el resultado de sus calificaciones de fin de año y para aquellos que tienen como aspiración su acceso a escuelas de educación superior y sienten la necesidad de un apoyo mayor al de sus calificaciones y promedios.
En el presente año encabeza la mayordomía la maestra Monserrat Flores Castro Gervasio, quien tuvo la iniciativa de solicitar la intervención del Instituto Nacional de Antropología e Historia para autorizar y supervisar la curación de la imagen del santo cuya pintura original fue retocada varias veces hasta que casi quedó oculta. De manera que hoy sus fieles devotos conocerán el color que originalmente tuvo la imagen del santo y quizá hasta se pueda saber el año de su facturación para darnos idea de cuánto hace que figura como santo patrón de este antiguo pueblo.
Desde luego que quienes disfrutan con las fiestas comunitarias estarán en posibilidad de visitar Quechultenango y sumarse a la fiesta religiosa pero también a los eventos propios de las ferias que incluyen atractivos para todos los gustos y edades, aprovechando el viaje para llegar hasta el balneario del Borbollón que se ha convertido en un auténtico oasis para olvidarse del calor por la sombra de sus grandes árboles añosos a la vera del camino y la fresca y cristalina agua de los manantiales con sus pozas amplificadas para que puedan nadar decenas de personas al mismo tiempo.