EL-SUR

Jueves 26 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Las fuentes de energía renovables, una alternativa para el desarrollo sustentable

Octavio Klimek Alcaraz

Agosto 27, 2005


En esta semana se ha realizado el II Foro de Trabajadores de la Energía por un Nuevo Rumbo de Nación. El foro se realizó del 24 al 26 de agosto en la Cámara de Diputados en San Lázaro.

El foro fue organizado por diversas organizaciones sindicales de trabajadores y académicos relacionadas con el sector de la energía y el Grupo Parlamentario del PRD. Los temas tratados han sido diversos desde las políticas públicas relacionadas con el sector eléctrico, petrolero y nuclear, incluyendo diversos temas desde los laborales hasta los ambientales.

La preocupación principal es como se genera un nuevo rumbo de nación desde una perspectiva de izquierda para el sector energético del país.

En estos días se encuentra en todos lados el tema de La Parota presente. Muchos de los asistentes manifestaron su preocupación por las formas en que un gobierno emanado del PRD, como es el de Guerrero ha tratado este asunto. En especial, cuando se insistió en el foro de que hay reserva energética suficiente en el país y que no hay una fecha fatal para que este proyecto deba dar inicio.

Hay una ponencia, que realizo el doctor Eduardo A. Rincón Mejía, investigador del Programa de Energía de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Seguramente el doctor Rincón es uno de los especialistas más destacados en el tema de las energías renovables en el país. Su ponencia la tituló Las fuentes renovables de energía y tecnología alternativa para el desarrollo.

Como un servidor coincide en mucho de sus planteamientos, me permito presentar la información esencial presentada en esa ponencia.

El investigador propone basar el sistema energético nacional en las fuentes renovables de energía. Para ello, se basa en el siguiente diagnóstico resumido en tres puntos del problema energético nacional:

Se depende excesivamente de los combustibles fósiles para la producción de energía. Más del 90 por ciento de la energía primaria proviene de éstos.

La energía, al igual que el ingreso, está muy mal distribuida. Alrededor de 6 millones de mexicanos no disponen de energía eléctrica por habitar lejos de las grandes líneas de distribución, y nunca serán electrificados por los medios convencionales debido al alto costo de extender las líneas de transmisión.

El esquema tradicional de energización es completamente insostenible. No se puede seguir construyendo termoeléctricas ni grandes hidroeléctricas sin ningún límite.

El ponente señala que “las fuentes renovables de energía son ideales para su aprovechamiento en forma descentralizada, adecuado a los usos finales de la energía, son virtualmente no contaminantes, no contribuyen al efecto de invernadero y son consistentes con las políticas de protección al ambiente”.

Como limitante se comenta, que “muchas de las tecnologías disponibles comercialmente en la actualidad son aún excesivamente caras para la mayoría de la población (como las celdas fotovoltaicas y las grandes centrales termoeléctricas solares)”.

Se menciona que, sin embargo, hay tecnologías disponibles comercialmente para el aprovechamiento de las fuentes renovables de energía, como son los siguientes.

Sistemas eólicos. La energía del viento puede aplicarse para la electrificación de pequeñas, medianas y grandes poblaciones. El ponente hace énfasis en que si retoman las decisiones adecuadas, para el año 2030 se podrían suministrar más de 40 mil MW eléctricos (casi el total de la capacidad instalada en la actualidad), empleando en gran medida tecnología nacional. El ejemplo de Alemania que tiene un territorio 6 veces menor al de México y con sólo mil kilómetros de litoral –contra más de 11 mil kilómetros que tiene México– se tiene una capacidad instalada de más de 18 MW eléctricos. Un dato adicional, es que la industria eólica en Alemania ha generado más de 30 mil puestos de trabajo permanentes.

Pequeñas centrales hidráulicas. El doctor Rincón señala que se pueden instalar con mini y micro centrales hidroeléctricas unos 20 mil MW, creando varios miles de empleos permanentes y temporales.

Plantas geotérmicas. México, tiene un potencial para producir electricidad a partir de pozos geotérmicos de unos 12 mil MW, del que actualmente se aprovechan cerca de 1 mil MW.

Biomasa. Se señala que pueden producirse combustibles verdes para el transporte (etanol, metanol, biodiesel) o para plantas de generación eléctrica. Tan sólo con el bagazo de caña se podrían generar mil MW eléctricos simplemente quemándolos. Con plantaciones de rápido crecimiento, residuos forestales y agropecuarios y nuevas tecnologías, el potencial fácilmente supera los 40 mil MW para generar electricidad.

En el ámbito de la energía proveniente de fuentes solares, el investigador señala que si se lograra convertir en energía eléctrica tan sólo el 1% de la energía solar que incide sobre el territorio nacional, en un solo día se generaría toda la energía eléctrica consumida en 1996. Algunos ejemplos de aplicaciones solares son las siguientes:

Sistemas fotovoltaicos. Resultan muy rentables para suministrar energía en sitios donde no está disponible la electricidad en red, sin embargo son caros para aplicaciones en lugares que cuentan con electricidad en red. En el caso de México se han instalado ya más de 60 mil pequeños sistemas fotovoltaicos en el campo.

Calentadores solares planos: En México se cuenta sólo con 5 metros de colector solar, mientras que en Austria, por ejemplo, la cifra es de 250 m2 por cada mil habitantes. Su principal aplicación es el calentamiento de agua para diversos usos en el sector domestico, industrial y de servicios.

El doctor Rincón propone lograr una meta conservadora de instalar cinco millones de metros cuadrados de colectores solares en menos de 10 años, el gas LP equivalente dejado de consumir en los siguientes 20 años sería de 16 millones de toneladas, lo que además evitaría lanzar a la atmósfera casi 48 millones de toneladas de CO2.

Hornos y comales solares. En el país, existen 30 millones de personas que consumen alimentos cocinados con leña debido a que no cuentan con otro combustible. En el medio urbano, toda la población consume alimentos preparados con gas LP. Existen diseños de hornos y comales solares muy eficientes, baratos y confiables, que permiten cocinar cualquier tipo de alimentos.

Plantas termosolares de potencia con concentración solar. Se cita que existe un gran proyecto para dotar de 40 MW eléctricos solares a una nueva planta de ciclo combinado a instalarse en el noroeste del país, con financiamiento del Banco Mundial.

La ponencia presenta las siguientes conclusiones:

Las fuentes renovables de energía representan un enorme recurso, con gran disponibilidad prácticamente en todo el territorio nacional, en el que puede basarse todo el sistema energético en el mediano y largo plazo.

El aprovechamiento de las fuentes limpias de energía con las tecnologías actualmente disponibles puede ayudar a satisfacer en gran medida la demanda creciente de energía eléctrica y térmica sin impactar negativamente al ambiente.

El desarrollo de nuevas tecnologías para el aprovechamiento de la energía solar y de las demás fuentes renovables, así como de los demás recursos de México, constituye una gran oportunidad para un nuevo desarrollo empresarial y de negocios en nuestro país, además de generar una importante fuente de empleos y de desarrollo tecnológico.

Solamente el uso de las energías renovables puede garantizar un desarrollo sustentable para México, pero es importante su difusión y el desarrollo de tecnologías más económicas para garantizar su uso masivo por todo el mundo.

A manera de conclusión final, quiero señalar que como el sector público a través de la Secretaría de Energía y la CFE se ha comprometido financieramente poco en materia de energías renovables, apuesta más a la posible inversión privada en la materia. Su postura es seguir dependiendo de fuentes no renovables (gas, carbón, combustóleo) y las grandes hidroeléctricas, con todos y los terribles costos de deterioro ambiental y social que esto implica.

El doctor Rincón hace una propuesta final: Liberar a Pemex de las políticas neoliberales privatizadoras y de desmantelamiento, evitar la confiscación de sus utilidades por parte de la Secretaría de Hacienda, y destinar el 2 por ciento de éstas para apoyar el aprovechamiento de las fuentes renovables de energía para mejorar el nivel de vida de los mexicanos.

Lo que se vislumbra es que se requiere un cambio radical en las políticas gubernamentales del sector energético, en especial promoviendo como prioridad gubernamental las energías renovables. Solo así México podrá impulsar un verdadero desarrollo sustentable en el país.