EL-SUR

Miércoles 12 de Junio de 2024

Guerrero, México

Opinión

Las lecciones de El Guasón

Abelardo Martín M.

Octubre 22, 2019

 

En su Informe la semana pasada en Chilpancingo, Astudillo destacó, con un tinte de presunción, diversos logros. Uno central, referido a los índices de inseguridad y criminalidad. Ya no somos el estado que encabeza las estadísticas, afirmó, pues ahora nos ubicamos en mejores lugares, en algunos de los indicadores incluso cercanos a la media tabla. Podría compararse con Sinaloa y ahorita estaría en ventaja.
Pero no todo es color de rosa. En diversos municipios de la entidad hay vigente una alerta de género, e incluso los programas de las Naciones Unidas se enfocan en Guerrero como uno de los estados con una problemática más aguda en la materia.
Otros hechos preocupan. Uno muy destacado es la desaparición, hace diez días, del activista de las causas indígenas Arnulfo Cerón, de quien se perdió rastro en Tlapa, luego de ser amenazado y sin que se conozca su paradero.
Todo esto transcurre mientras en breve, el próximo 27 de octubre, Guerrero celebrará el 170 aniversario de su erección como estado de la Federación. Con este carácter, es la entidad invitada al 47 Festival Internacional Cervantino, que se lleva a cabo en Guanajuato.
Por ello, en esa fiesta cultural tuvo lugar entre otras varias manifestaciones artísticas, la danza de Los Diablos de Cuajinicuilapa, aunque tal vez para exorcizarlos la Orquesta Filarmónica de Acapulco será la encargada de clausurar el Festival.
En esos claroscuros tiene lugar la vida en Guerrero, entre la vida y la esperanza, entre la muerte y el arte, entre la violencia y la fe; entre el amor y la angustia. Como en la película El Guasón premonición para algunos, confirmación de la descomposición para otros, pero al fin y al cabo reflejo de un mundo que, en esa parte, duele y preocupa.
Ojalá los hechos de Sinaloa o los de Ciudad Gótica, no se conviertan en pedagogía de la violencia. Ya tenemos suficiente con lo que hay.