EL-SUR

Sábado 01 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Opinión

“Laudato Si”

Héctor Manuel Popoca Boone

Noviembre 21, 2015

El título de este artículo es el nombre de la Encíclica del Papa Francisco. Es una carta solemne dirigida a todos los obispos, pero ésta la dirige también a todos los habitantes de la tierra. El tema que trata es por demás importante y versa sobre el uso y abuso irresponsable que hace la raza humana de este planeta, que es nuestro hábitat natural.
El Papa Francisco es claro y directo. Denuncia que desde la revolución industrial a estas fechas, el avance y el poder que la ciencia y la tecnología le han conferido al ser humano, le han permitido explotar la tierra irracionalmente y degradarla sin ningún freno. Como si fuéramos “propietarios y dominadores” de ella y no contemplarnos parte integrante de la misma, como lo es el agua, la atmosfera, el suelo, el subsuelo, así como la posibilidad de convivencia con otros seres vivientes que la pueblan.
En Laudato Si, el Papa nos compele a todos a dialogar con todos, sobre el maltrato que le damos a este planeta que es nuestra “casa común”. No es la primera carta papal que trata del tema del deterioro ambiental global. Francisco menciona a sus predecesores Juan XIII, Pablo VI y Juan Pablo II, que alertaron sobre la catástrofe ecológica global.
Por ejemplo, el Papa Pablo XVI, señaló en una carta a la FAO, la “urgencia y la necesidad de un cambio radical en el comportamiento de la humanidad,… Porque los progresos científicos más extraordinarios, las proezas técnicas más sorprendentes, el crecimiento económico más prodigioso, si no van acompañados por un auténtico progreso social y moral, se vuelven en definitiva contra el hombre”. Advierte sobre la grave crisis planetaria que padecemos “como consecuencia dramática de la actividad descontrolada del ser humano…” y como producto también de la expoliación y sobre-explotación inmisericorde de la naturaleza, que al paso del tiempo se nos ha revertido, convirtiéndonos ahora en víctimas de nuestras propias y descuidadas acciones (calentamiento global, desglaciación y cambio climático, por ejemplo).
El Papa Juan Pablo II llama la atención de que toda pretensión de cuidar y mejorar el mundo, supone cambios profundos en los “estilos de vida, los modelos de producción y de consumo, las estructuras consolidadas de poder que rigen hoy a la sociedad. El auténtico desarrollo humano posee un carácter moral y supone el pleno respeto a la persona humana, pero también debe prestar atención al mundo en donde interactúa y a la naturaleza de cada ser y su mutua conexión en un sistema ordenado”
Su predecesor, Benedicto XVI, enunció que “la degradación de la naturaleza está estrechamente unida a la cultura que modela la convivencia humana.”  También otro líder de la cristiandad, el Patriarca Bartolomé, nos convoca a “encontrar soluciones no sólo en la técnica sino en un cambio del ser humano, porque de otro modo afrontaríamos sólo los  síntomas”.  Propone “cambiar del consumo, al sacrificio; de la avidez, a la generosidad; del desprecio, a la capacidad de compartir, lo que significa aprender a dar y no simplemente renunciar. Es un modo de amar, de pasar, poco a poco, de lo que yo quiero, a lo que necesita el mundo…”.
Para el desarrollo de su encíclica Laudato Si, el actual pontífice católico toma como figura emblemática a San Francisco de Asís, por su permanente entrega incondicional a los más pobres y abandonados, acompañada de la sencillez y alegría con que vivía en armonía con los otros, con la naturaleza y consigo mismo; así como por su permanente preocupación por la destrucción de los ecosistemas, la injusticia con los pobres, la indiferencia social y el menosprecio a la paz interior y exterior.

PD1. He aceptado la invitación de Luis Walton, para coordinar el Centro de formación política del Partido Movimiento Ciudadano. Yo ya bailé, ahora me toca enseñar a bailar.
PD2. Bien por el Congreso local, al convocar al gobernador para que implemente el programa Crédito a la palabra familiar, y de esa manera apoyar al micro negocio en Guerrero.
PD3. Hay buenos indicios de que el nuevo gobierno estatal cubra mis salarios devengados y no pagados por el irresponsable ex gobernante Rogelio Ortega.