EL-SUR

Sábado 20 de Julio de 2024

Guerrero, México

Opinión

Líderes europeos en defensa de Lula y crisis brasileña

Gaspard Estrada

Mayo 16, 2018

El día de ayer, seis ex jefes de Estado y de gobierno de Europa publicaron un comunicado en defensa del ex presidente brasileño Luis Inácio Lula da Silva, en el cual pidieron que este último pueda ser el candidato presidencial del Partido de los Trabajadores (PT), y que pueda someterse al sufragio del pueblo brasileño. Si bien este comunicado, por sí solo, no logrará que Lula salga de la cárcel en la que se encuentra, sí deja en evidencia el apoyo del que dispone el ex presidente en el escenario internacional. Sobre todo, se enmarca en un contexto en el cual el presidente en ejercicio, Michel Temer, dispone de pocas alternativas políticas de cara a las elecciones presidenciales que se llevarán a cabo dentro de cinco meses aproximadamente. Para empezar, este último dispone únicamente del 1% de intención de voto en las encuestas de opinión, junto con varios precandidatos de la derecha, incluyendo a su ex ministro de hacienda, Henrique Meirelles (también ex presidente del banco central durante los gobiernos de Lula), lo que hace casi imposible que sea un candidato competitivo durante este proceso electoral.
Por otro lado, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el partido de derecha cuyo líder moral es el ex presidente Fernando Henrique Cardoso, también tiene problemas: su candidato Geraldo Alckmin, ex gobernador del estado de São Paulo y antiguo candidato presidencial por ese mismo partido en 2006, ha permanecido en una franja entre 5% y 10% de los votos. Por su parte, el candidato de la extrema derecha, el militar retirado Jair Bolsonaro, del estado de Río de Janeiro, continúa teniendo un promedio de entre 15% y 20% de los votos.
El pasado lunes, el instituto de encuestas MDA, a pedido de la Confederación Nacional de Transportes (CNT) de Brasil, divulgó un nuevo sondeo de opinión de cara a las elecciones presidenciales, estatales y legislativas de octubre próximo. Para una buena parte de la clase política, así como del sector financiero, esta encuesta tendría que haberse traducido en una caída de la intención de voto de Lula da Silva, a raíz de su encarcelamiento en la ciudad de Curitiba. Sin embargo, contrariamente a lo que esperaban, los números continuaron siendo favorables al ex presidente: más del 32% de los brasileños declararon su intención de votar por el ex sindicalista. Por su lado, el ex gobernador Alckmin perdía intenciones de voto, pasando del 9% de los votos a un promedio de 5%, al tiempo que Bolsonaro se consolida a la cabeza de las encuestas en el caso, probable, de que Lula no pueda ser candidato a la presidencia, teniendo en cuenta que la ley de la ficha limpia impide que un candidato condenado en segunda instancia pueda ser electo a un cargo público. De tal suerte que la hipótesis de una victoria de la extrema derecha en Brasil, que parecía totalmente impensable hasta hace pocos años atrás, parece volverse una posibilidad cada vez más concreta. Ante este panorama complejo, la bolsa de valores de São Paulo perdió terreno en los últimos días, de la misma manera que la moneda nacional de Brasil, el real, que se depreció ante el dólar.
Paradójicamente, conforme la crisis brasileña se va profundizando, queda cada vez más claro que sin una verdadera reforma política y de las instituciones de este país, no habrá solución para los graves problemas de Brasil. Sobre todo si la extrema derecha vence en la elección presidencial y se instala en el Palacio del Planalto en enero de 2019.

* Director Ejecutivo del Observatorio Político de América Latina y el Caribe (OPALC), con sede en París.

Twitter: @Gaspard_Estrada