EL-SUR

Miércoles 16 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Llegó la hora ciudadana

Jorge Camacho Peñaloza

Marzo 30, 2018

“A vos os corresponde destruir al infame político que convierte al crimen en virtud. La palabra político significaba, en su origen primitivo, ciudadano; y hoy, gracias a nuestra perversidad, ha llegado a significar el que engaña a los ciudadanos. Devolvedle, Señor, su antiguo significado”.
Voltaire

En los primeros minutos de este día inició una nueva historia para nuestro país, la historia del primer movimiento independiente de los partidos y ciudadanos encabezado por la primera candidata independiente mujer por la Presidencia de la República. Margarita Zavala arrancó en el Ángel de la Independencia una nueva etapa en la historia del país, la del necesario y urgente empoderamiento de la ciudadanía frente a los partidos, que nunca vieron más allá de sus propios intereses, entorpeciendo la solución a los grandes problemas del país.
Son dos proyectos en disputa por la nación, el de los partidos, que representan José Antonio Meade, Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador, y el de los ciudadanos que representa Margarita Zavala; dos proyectos distintos, el de los partidos que sólo buscan el poder por el poder, o como dijera López Obrador por ambición legítima. Y el de los ciudadanos que quieren un gobierno democrático, apegado a la ley, eficiente, honesto, pero sobre todo con valores que hagan posible la equidad, justicia y solidaridad.
Están dadas las condiciones para que un proyecto independiente ciudadano tenga éxito, como el rechazo ciudadano a los partidos, principalmente al PRI, el ascenso en los últimos diez años de la ciudadanía en el país, los asombrosos nuevos flujos de información a través de las redes sociales.
Apostamos a la virtud de la democracia consistente en la máxima visibilidad de quienes aspiran a representar al pueblo, una visibilidad que hoy por hoy ha roto las fronteras de la radio y televisión y de los medios impresos con la explosión de las redes sociales y los teléfonos inteligentes en las manos de millones y millones de ciudadanos, que no eran determinantes todavía hace seis o doce años. Hoy tenemos una ciudadanía independiente, más informada y por ello con más ganas de participar.
Pero sobre todo apostamos a las cualidades de Margarita Zavala y las propuestas que abandera. Ella es una política que no se cree el centro de la vida política del país, es una mujer que siente y conoce los problemas del país y cómo resolverlos desde una perspectiva ciudadana y no partidista, es decir, a partir de soluciones reales y no de intereses, como es en los gobernantes que emergen de los partidos.
Le apostamos a que la máxima publicidad de medios y redes exhibirá aún más las incongruencias, deficiencias y simulaciones de los candidatos de los partidos, seguirán exhibiéndose como lo que son, Andrés Manuel López Obrador como un antiliberal totalitario y conservador, que desconfía de los ciudadanos; Ricardo Anaya como el manipulador de la política en beneficio de sus intereses económicos personales y José Antonio Meade como un títere del PRI y del grupo corrupto que hoy gobierna al país.
Uno de los grandes males del país es el hecho de que el poder se configuró sin ciudadanos, que los que se hicieron del poder político a partir de la finalización de la revolución y durante todo el siglo XX, es decir el PRI, impidieron que se desarrollara la ciudadanía como figura política del sistema, convirtiéndola en clientela electoral, por eso el poder no tuvo nunca el contrapeso real de la ciudadanía; hoy el panorama ha cambiado, hay ciudadanía suficiente para llevar a una candidata propia a la Presidencia de la República.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A toda la paisanada de la comarca, que como ciudadano guerrerense es para mí un honor caminar junto a Margarita. Con ella sí vamos a poder mejorar muchas cosas en Guerrero, pero primero la tenemos que elegir como nuestra presidenta.