EL-SUR

Martes 27 de Septiembre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Lo importante es que pare la violencia

Silber Meza

Marzo 12, 2022

DE NORTE A SUR

 

Hoy vivimos un escenario especialmente complejo. La política nacional se encuentra agitada por olas internas y externas como hace muchos años, tal vez décadas, no sucedía.
Vamos a recordar algunos casos recientes: los crímenes desatados en Michoacán y Zacatecas; la violencia ocurrida en el estadio del Querétaro durante un partido de futbol; la posición de México ante la invasión de Rusia a Ucrania; la casa de Houston donde vivía el hijo del presidente Andrés Manuel López Obrador; los audioescándalos del fiscal Alejandro Gertz Manero; la más reciente resolución del Parlamento Europeo sobre las agresiones a periodistas en México y la respuesta de López Obrador en la que les llama “borregos”, y un largo, pero muy largo etcétera.
Vivimos un momento aturdido de la discusión y de la agenda pública. Una nueva noticia desplaza a la otra; el escándalo de hoy sustituye al de ayer.
La lucha por ganar la agenda, por dominar la narrativa parece ser lo más importante hoy en día, tanto para el oficialismo como para la oposición. Tenemos un presidente dispuesto a pelear todas la batallas, hasta las que imaginamos sin sentido, con el único objetivo de establecer la narrativa predominante, su narrativa.
Y en medio de todo este ruido, de esta estridencia discursiva, se mantiene la dolorosa verdad mexicana en la que llevamos muchos años sumidos y de la que no podemos salir, independientemente de los colores partidistas que nos gobiernen.
Ahí está la pobreza insultante, la desigualdad que frustra, la violencia inaceptable hacia las mujeres, los asesinatos, los crímenes de odio, los feminicidios, el narcotráfico que lo corrompe todo, la corrupción que no se va, la impunidad que se burla en nuestras narices.
Dentro de todo este enredo sonoro en el que nos encontramos diariamente, de toda esta caja de informaciones que rebotan, tomo un tema por su coyuntura: la resolución enviada por los eurodiputados.
La carta exalta la preocupación del Parlamento Europeo por la situación de periodistas y activistas en México, en particular desde que inició el gobierno actual.
La carta es amplia (https://www.europarl.europa.eu/doceo/document/TA-9-2022-0078_ES.html), pero tomaré este fragmento que alude directamente al presidente: “Considerando que el presidente López Obrador ha utilizado con frecuencia una retórica populista en las conferencias de prensa diarias para denigrar e intimidar a periodistas independientes, propietarios de medios de comunicación y activistas; que la retórica de abuso y estigmatización genera un ambiente de agitación incesante contra los periodistas independientes; que, bajo el pretexto de luchar contra las noticias falsas, el gobierno mexicano ha creado una plataforma de propiedad estatal para exhibir, estigmatizar y atacar a la prensa crítica; que, en febrero de 2022, los periodistas organizaron protestas en 13 de los 32 estados de México exigiendo mayor seguridad y más investigaciones sobre los ataques contra periodistas”.
La respuesta de López Obrador fue rápida y poco cuidada, por decir lo menos, ya que se encuentra llena de adjetivos y palabras que no pasan un examen básico de diplomacia.
Aquí uno de sus párrafos: “Es lamentable que se sumen como borregos a la estrategia reaccionaria y golpista del grupo corrupto que se opone a la Cuarta Transformación, impulsada por millones de mexicanos para enfrentar la monstruosa desigualdad y la violencia heredada por la política económica neoliberal que durante 36 años se impuso en nuestro país. Sepan diputados europeos, que México ha dejado de ser tierra de conquista y, como en muy pocas ocasiones en su historia, se están haciendo valer los principios libertarios de igualdad y democracia”.
Después de esto la conversación y las redes sociales estallaron. Es la noticia más comentada en medios y círculos de opinión.
Y es aquí donde doy unos pasos atrás para salirme del ruido, de la estridencia política, para decir que en México existe un problema real con los periodistas y con los y las defensoras de derechos; que no se trata de algo que ha pasado sólo durante este gobierno, pero a este gobierno le toca proteger a periodistas y defensores, como en su turno le correspondió a Felipe Calderón y a Enrique Peña Nieto, aunque no lo hayan hecho.
No podemos perdernos en la batalla discursiva mientras siguen agrediendo a periodistas y defensores, mientras siguen agrediendo a miles de personas en México.
Lo importante no es el pleito entre políticos, lo importante es que no sigan matando a tantos hombres y mujeres mexicanas.