EL-SUR

Sábado 01 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Opinión

López Obrador ya tiene escrito el libro de su presidencia

Silber Meza

Diciembre 01, 2018

Hoy es el primer día de AMLO-Presidente, pero él ya tiene escrito el libro de su gobierno. Él mismo ha dicho que acostumbra planear sus actividades con días, semanas, incluso meses de antelación. Ya tiene su agenda lista para los primeros días de enero. No piensa en el momento, planea la historia. Está obsesionado con ser uno de los más grandes presidentes que ha tenido el país, por eso su idea de la “Cuarta Transformación” como bandera de gobierno: hacer en seis años lo que se hace en 12.
Es un libro amplio, imagino, con fuerte matiz histórico, ideológico, moral y biográfico dividido en decenas de capítulos y, por lo menos, en cinco tomos: 1. La lucha por la Presidencia; 2. La tercera es la vencida; 3. La transición y el neoliberalismo; 4. El primer trienio; 5. Las reformas constitucionales de la Cuarta Transformación.
Los capítulos del libro, las hojas, los párrafos, incluso las líneas nos las va dosificando conforme pasan los días. Están escritas con lápiz. Sabe que la política es de tiempos y hay que tener un pesado borrador en el escritorio. Éste debe de estar listo para esas cosas que cambian con el tiempo. Eliminar un “tenemos que ir sacando al Ejército de las calles” por un “hemos tomado esta decisión de crear la Guardia Nacional” que fusiona a las policías Militar, Naval y Federal.
Cambios como sacar del cajón de “la mafia del poder” a Carlos Slim, el mexicano más rico, y convertirlo en “un ejemplo en México y en mundo”. El borrador también tiene que alcanzar para darle una segunda oportunidad a Elba Esther Gordillo y su cacicazgo en el magisterio, entre muchas otras concepciones y personajes.
El prólogo ya lo vimos: se perfila como realidad la austeridad prometida, la eliminación de pensiones a ex presidentes, las becas a jóvenes y la mejora de apoyos a los adultos mayores. Los Pinos se convertirá en –ya es– museo, ya está a la venta el avión presidencial –el lunes se va– y el resto de la flota aérea, entre otras propuestas de campaña.
La anunciada “separación de poderes” ha cobrado la factura en los mercados. Lo que más ha descontrolado a la Bolsa de Valores y a la paridad peso-dólar ha sido un par de iniciativas de ley, como la eliminación de las comisiones bancarias impulsada por el coordinador de senadores de Morena, Ricardo Monreal, y la de desaparecer a las Afores, propuesta por los diputados del Partido del Trabajo, aliados electorales de Morena. En ambos casos Andrés Manuel López Obrador y su equipo cercano han tenido que salir a frenar las propuestas de los parlamentarios.
Hoy es el primer día de AMLO-Presidente, y la historia que nos tiene preparada la contempla con tranquilidad. Está escrita en ese libro que tal vez sólo él conozca.
Sin duda son muy pocos en México los que conocen tanto al país como él. AMLO domina las percepciones, la opinión pública. Es un animal político.
El desde hoy presidente de México ha dicho que no va a investigar a los corruptos del pasado porque “no es su fuerte la venganza”, pero a la vez afirma que si el pueblo se lo pide los castigará, y para ello convocará a una consulta nacional.
La trama del capítulo es perfecta, y cualquier resolución lo convierte en triunfador: si la gente vota por castigar a los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto se alzará como el hombre que le hizo justicia a los mexicanos; si no lo hace será decisión del pueblo que le pidió que optara por la paz y por el borrón y cuenta nueva.
Los villanos del libro pueden ir cambiando conforme pasen los años, por algo el libro está escrito a lápiz; los héroes no se modifican: Miguel Hidalgo, José María Morelos, Benito Juárez, Francisco I. Madero, Lázaro Cárdenas serán la imagen del próximo sexenio.
La historia que inicia parece marcada por una alta polarización social. Las necesarias voces centradas apenas se asoman, mientras los extremos galopan furiosos y ganan terreno.