EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Los broncos del norte

Jorge Camacho Peñaloza

Febrero 05, 2021

 

La política se parece más al comercio que a la guerra. Necesita la concertación de voluntades. A mediano plazo, el juego limpio resulta más redituable que el golpeteo. La solidaridad vale más que la competitividad.
Esteban Garaiz.

El proceso electoral se encuentra en su etapa de mayor tensión por la definición de las candidaturas de los partidos y alianzas que están contendiendo por la gubernatura del estado, 46 diputaciones locales, 80 ayuntamientos y nueve diputaciones federales, proceso que estaría transitando de manera tranquila si no fuera por la irrupción y confrontación entre aspirantes de Morena, sobre todo la de los broncos del norte, por que llegaron en el 2014 del norte del Estado, Pablo Amílcar Sandoval, de la Ciudad de México y Luis Enrique Ríos Saucedo del Estado de México.
Mientras que en el PRI y el PRD ya eligieron a sus precandidatos, Mario Moreno Arcos por el PRI y Evodio Velázquez Aguirre por el PRD, y de manera consensuada están en la etapa del levantamiento de su encuesta para decidir quién será su candidato, en Morena aún continúa la confrontación entre los grupos del morenismo localista, encabezado por Félix Salgado Macedonio, y el que han venido a conformar los broncos del norte, quienes no obstante que su partido ya hizo sus encuestas, ya presentó a Félix Salgado Macedonio como su Coordinador Estatal de los Comités, como su candidato a gobernador, su dirigente nacional ya lo confirmó como el candidato, insisten en hacérsela difícil no sólo a Salgado Macedonio sino a su propio partido, andar en campaña y frotarse las manos creyendo en la posibilidad de un cambio de candidato.
Pareciera que llegaron con la firme intención de hacerse del poder a toda costa, adjudicándose ser los herederos de las luchas de la izquierda guerrerense, los dueños de los ideales y anhelos de los guerrerenses, los padres de Morena en Guerrero, los únicos conocedores de su problemática y soluciones, luego de no haber alcanzado la anhelada candidatura a la gubernatura. Ahora han puesto la mira en Acapulco, a Sandoval ya lo contemplan algunas encuestas como prospecto a la presidencia municipal, la que se va a armar con los morenistas seguidores de Adela Román, Marcial Rodríguez y del propio Félix Salgado.
En Guerrero ya pasaron los tiempos de la confrontación irreconciliable que ha costado sangre; los tiempos en los que se ambicionaba el poder desde las más bajas artimañas creando conflictos y confrontaciones, en Guerrero, en Acapulco, Chilpancingo… en todas las regiones del estado los guerrerenses valoran la paz, la que se perdió en el sexenio pasado y que el gobernador Héctor Astudillo recuperó a base de diálogo, trabajo y respeto a todas las fuerzas políticas, de ahí que los pleitos entre los morenistas está irrumpiendo en el ambiente de estabilidad que ya se ha logrado, sobretodo el comportamiento de confrontación de los bárbaros del norte quienes continúan sembrando discordia a lo largo y ancho del estado.
No obstante la inquietud de quienes aspiran a un cargo de elección y la contienda al interior de los partidos, Guerrero está políticamente en paz y así podemos transitar el proceso electoral, el estado no merece la agitación originada por el falso espejismo del carro completo del tsunami obradorista de 2018, en ese mismo año, con López Obrador en la boleta, Morena no se llevó la mayoría de los municipios del estado, y ahora con la confrontación y arrebato de sus militantes por las candidaturas, seguramente hará que se repita o empeore ese resultado para ellos en la elección del 6 de junio próximo.
Veremos en qué termina la aventura de los broncos del norte sin haberse quedado con la candidatura a gobernador, confrontados contra el felixismo, con su partido y hasta distanciados con López Obrador de quien presumían su cercanía, ya algunos les han sugerido la búsqueda de candidaturas en la Ciudad de México, allá donde son más conocidos y donde cuentan con más aliados para sus estrategias de proselitismo y propaganda.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A esos morenazos y morenazas que se serenen, que no hay pa’ todos, que esto de la política no es cosa de gusanito, sino de ética y proyecto.