EL-SUR

Sábado 04 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Los científicos perseguidos

Humberto Musacchio

Septiembre 27, 2021

LA REPÚBLICA DE LAS LETRAS

La persecución contra 31 personas ligadas al mundo de la investigación científica despide un intenso tufo a estalinismo, lo que ha levantado una amplia protesta. La Fiscalía federal las acusa de lavado de dinero y delincuencia organizada, más lo que se acumule esta semana. Por fortuna, hubo un valiente juez que rechazó emitir órdenes de aprehensión, pero la autoridad insiste en perseguir a los imputados. Tras de las acusaciones están las discrepancias mantenidas con la actual directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y el ingreso del fiscal general de la República al Sistema Nacional de Investigadores, donde resulta urgente un replanteamiento de funciones y condiciones, pero ése es otro asunto. Por ahora, las autoridades judiciales están obligadas a presentar sus acusaciones con toda precisión, con pruebas fehacientes, sin generalizaciones que ofenden y sin ocultar los expedientes a los imputados. Las autoridades harán bien en manejarse con un estricto apego a la ley ante un gremio indispensable para el progreso del país.

La “filosofía” de Frausto

En una de sus pocas salidas a escena, Alejandra Frausto, quien cobra como secretaria de Cultura, a propósito de su programa insignia llamado “Semilleros Creativos”, espetó a sus escuchas: “Se está construyendo el ser. Durante muchos años se nos dijo que lo más importante era tener, tener lo material, y el ser, construir a la persona en comunidad, viendo al otro, quedó de lado: somos un pequeño grupo de un enorme movimiento que está sucediendo en el país, transmitiendo los mensajes que se están transmitiendo (sic)”. En otra parte de su cátedra, soltó el infaltable cebollazo: “La revolución cultural está sucediendo, esta revolución es la que acompaña la transformación profunda que estamos viviendo, a la cabeza está el presidente López Obrador recordándonos cada día que la cultura siempre nos ha salvado”. Ojalá, porque en este sexenio se ha profundizado la división social, hay un desempleo masivo y el gremio artístico-intelectual se las está viendo negras.
Adiós a Orlando Ortiz

Era 1969 y los sobrevivientes de la matanza tlatelolca estábamos llenos de rencor contra un gobierno que encarcelaba y asesinaba a los jóvenes. Sí, había una rabia contenida, pero también la seguridad de pertenecer a una generación que debía cambiar al país, al mundo incluso. Parecían confirmarlo coetáneos que se abrían paso en la música de concierto, la legión de pintores que aparecieron en los sesenta o los escritores debutantes como José Agustín, Gustavo Sáinz, Elsa Cross, Juan Tovar, René Avilés Fabila, Gerardo de la Torre, Parménides García Saldaña, entre varios más, Orlando Ortiz, autor de la novela En caso de duda, editada en 1968 por Emmanuel Carballo, libro al que siguió Sin mirar a los lados (1969). Esos dos títulos convirtieron a Orlando en uno de los abanderados de nuestra hornada (nació en Tampico en 1945), pero no depar-tíamos con él, porque sencillamente no participaba de la disipación y prefería trabajar. Aún así, siempre lo supimos nuestro. Lo extrañaremos.

Mujeres venerables en Reforma

Mañana martes, a las 9 de la madrugada, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, develará en el Paseo de la Reforma las estatuas de Sor Juana Inés de la Cruz, Margarita Maza, Gertrudis Bocanegra y Josefa Ortiz. En buena hora quitaron a las tres últimas el apellido de sus respectivos esposos y se reivindica la figura de doña Gertrudis, criolla ilustrada que perdió a su marido y a su hijo varón en la guerra de Independen-cia, durante la cual ella misma fue fusilada por su participación en la insurgencia. Ojalá que en este sexenio se levante un monumento a la gran Leona Vicario, dama de familia pudiente que arriesgó todo para llevar un retal de imprenta a los insurgentes, sufriendo persecuciones y llevando una vida de sacrificios, al extremo de vivir en una cueva donde dio a luz a sus hijos. Abundan las mujeres notables en nuestra historia, proletarias unas, fifís otras, pero todas comprometidas y entregadas al pueblo mexicano. Estamos en deuda con ellas y es de justicia que se reconozca su grandeza.

Breviario…

Murió Julio Labastida Martín del Campo, profesor e investigador de la UNAM, donde fue director del Instituto de Investigaciones Sociales, coordinador de Humanidades y miembro de la Junta de Gobierno. @@@ Del viernes 8 al domingo 17 de octubre, de 10 a 20 horas, se celebrará la Feria Internacional del Libro del Zócalo. Por supuesto habrá que ir enmascarados y tomar las precauciones del caso. @@@ Se inauguró en el Museo Carrillo Gil una exposición retrospectiva dedicada a las múltiples facetas como creador de Juan José Gurrola, “el único genio del teatro mexicano”, dijo el también genial Ludwik Margules. @@@ Patricio y José (así, sin apellidos), fueron puestos en libertad porque la apoderada legal de la alcaldía Cuauhtémoc “les otorgó el perdón”, después de que lanzaron pintura blanca sobre las esculturas de Fidel Castro y el Che Guevara, las que se hallan en la colonia Tabacalera de la Ciudad de México. Una peligrosa invitación al vandalismo.